El agua es uno de los recursos naturales más importantes de los que disponemos, además es esencial para la vida, pues necesitamos tomar agua para que nuestro cuerpo funcione correctamente.

Nuestro planeta es el planeta azul debido a la cantidad de agua que hay en él, pero debido a los mal usos y desperdicios de agua que hemos realizado a lo largo de los años, las reservas de agua mundiales se están agotando a una velocidad alarmante. De ahí que sea fundamental la colaboración de todas las personas para cuidar el agua.

Algunos países han tomado acuerdos para la protección del agua, pero nosotros tenemos en nuestras manos el poder de contribuir al cuidado del agua.

Pero si eres de los que piensa que su acción no vale la pela quizás te gustaría saber la gran cantidad de dinero que puedes ahorrarte al año simplemente cuidando el agua en casa.

Si quieres saber cómo cuidar el agua para colaborar en que este recurso dure mucho más tiempo o ahorrarte algún dinero al año sigue leyendo este artículo de doncomos.com donde te damos algunos consejos claves para conseguirlo.

¿Sabías que de toda la cantidad de agua en la tierra tan sólo el 2.5% es apta para el consumo humano? Y que ese porcentaje se está disminuyendo con demasiada rapidez.

¿Sabes que se desperdician 12 litros de agua solo por tener el grifo abierto durante 1 minuto? Por eso se hace fundamental aprovechar cada gota al máximo.

Cuidar el agua en el baño

Estos son algunos pasos que podemos seguir para ahorrar agua mientras hacemos algunas tareas en el baño:

No tirar de la cadena cada vez que vayas al baño. Podemos ir varias veces a orinar sin necesidad de tirar de la cadena cada vez.

En el tanque del inodoro meter una botella de agua vacía, de forma que cuando se tire de la cadena quedará agua en la botella y el consumo de agua para el vaciado será menor, pero aun así hará bien su función.  Cuanto más grande sea la botella que nos quepa mejor, puesto que ahorraremos más agua con cada vaciada (usa botellas de medio, 1 litro o 1 litro y medio).

Cambia el inodoro por otro de doble carga, son económicos y ayudan a reducir mucho el gasto de agua.

Usar el vaciado pequeño de la cadena del inodoro en vez del grande a menos que sea totalmente necesario.

Además echa los papeles y desechos en una papelera en el baño y no lo tires al inodoro, puesto que puede ocasionar atascos y además te hará gastar más agua para deshacerte de ellos.

Toma duchas en vez de baños, pues se ahorra más del 60% de agua, además no malgastes agua y date duchas cortas.

Cerrar el grifo cada vez que te enjabones y no dejes correr el agua mientras tanto.

Mientras dejas correr el agua hasta que salga a la temperatura deseada durante la ducha, echa el agua en un cubo y no la desperdicies. Puedes usar el agua luego para vaciar el inodoro, regar las plantas o fregar el piso. Recuerda que al ahorrar agua caliente también estarás ahorrando electricidad.

Cambia el cabezal de la ducha por otro de bajo consumo, gracias a esto podrás ahorrar unos 50 mil litros en un año.

Cuando te laves los dientes usa siempre un vaso de agua para enjuagarte, de este modo no desperdiciaremos agua dejando correr el agua mientras te enjuagas los dientes y limpias el cepillo.

El consejo anterior también lo pondremos en práctica en el momento del afeitado, mojaremos la cuchilla en un bol de agua en vez de remojarla bajo el grifo.

Cómo cuidar el agua en la cocina

Con estos consejos podremos ahorrar agua en las actividades que realizamos en la cocina:

A la hora de fregar llena un poco la pica y deja los utensilios a lavar en remojo, así se ablandarán los restos más rápido y sin gastar tanta agua.

Enjabona todo lo que quieres primero lavándolo bien con la esponja y jabón, acumula todo y luego pásalo bajo el grifo todo de una vez, cerrando el chorro cada vez que termines de enjuagar un utensilio. Otra opción es llenar la otra pica o un gran cubo e ir enjuagando todos los utensilios que más puedas en esa agua. El truco reside en no llenarlo demasiado de agua puesto que si no, al llenarse pronto de jabón también se desperdiciará más agua.

Nunca pongas una lavadora con poca carga, siempre debes encender la lavadora cuando esté completamente llena de ropa, aunque sin sobrecargarla, puesto que puedes estropear tu lavadora. Si es realmente preciso poner la lavadora antes de llenarla por completo usa lavados más cortos.

Usa electrodomésticos de bajo consumo. Los A+++ son los mejores y más eficientes pues consumen menos agua y electricidad.

Si vas a usar el lavavajillas para fregar tus platos siempre elígelo de bajo consumo, y si puedes regula correctamente el consumo de agua, además siempre deberás usarlo cuando la carga esté completa, puesto que si usamos el lavavajillas casi vacío o a media carga también malgastaremos agua (si es preciso espera al uso de utensilios durante todo el día). Además cuando escojas tu lavavajillas recuerda que debe ser lo más eficientemente posible, por lo que debes escoger un lavavajillas que no precise de un enjuague previo de los utensilios de cocina.

Otros consejos

Estos consejos también te ayudarán a ahorrar agua en otras tareas o gastos de agua que solemos tener:

Lava las frutas y verduras poniéndolas en remojo en un plato hondo o en un cuenco profundo, así podrás lavar varias en la misma cantidad de agua y no se desperdiciará agua con este hecho. Puedes aprovechar el agua para otras cosas, como fregar los pisos o limpiar las ventanas.

Puedes recolectar el agua de la lluvia con cubetas o con recolectores de agua de lluvia en el jardín o el techo de tu casa. Usa el agua de la lluvia para regar las plantas de interior o regar más adelante el jardín, también puedes usar el agua de jarras o de lavar la verdura para las plantas u otros posibles usos, como fregar el piso de tu terraza o balcones, o incluso limpiar las persianas o verjas de casa.

Este uso del agua también es aplicable al hecho de reservar el agua que podrías estar malgastando (por ejemplo el agua fría de la ducha que podrías estar dejando correr hasta que salga caliente) y toda la que puedas guardar de la lluvia para usarla poco a poco en tus tareas. Esta agua puede guardarse durante un poco tiempo, pero te dará la oportunidad de ahorrar más agua y usar agua de forma gratuita y responsable.

Limpia las ventanas, verjas, garajes, etc con cubetas de agua en vez de usar una manguera, la manguera es el peor enemigo del agua, puesto que malgasta una gran cantidad de agua en tan solo unos minutos. Verás cómo puedes hacer que todo quede muy limpio sin necesidad de usar tanta cantidad de agua.

Repara cuanto antes las tuberías y los grifos que goteen puesto que puedes gastar hasta 170 litros en un mes. Además realizar un correcto mantenimiento de las instalaciones de agua para prevenir posibles averías.

A la hora de lavar tu coche o moto usa cubos de agua en vez de una manguera para mojar tu coche. Gracias a esto podrás usar hasta 12 litros menos por minuto de uso de la manguera. Usa primero un cubo con jabón y una esponja para frotar y fregar el coche primero, (siempre limpia primero la carrocería y deja las llantas para el final, de este modo el agua durará limpia por más tiempo), echa por encima del coche el agua que te sobra y la que uses para quitar el jabón del cubo, y después, a la hora de enjuagar hazlo con cubos de agua limpia en vez de la manguera para ahorrar agua.

Debes regar siempre al amanecer, bien temprano, o al atardecer, de este modo el agua no se evaporará fácilmente debido a la acción del sol y no tendrás que usar tanta agua para tus plantas. Además, si pones una capa de rofe o gravilla la tierra se mantendrá húmeda por más tiempo y no tendrás que regar con tanta frecuencia. Además para las plantas que estén en macetas pon debajo un plato, de forma que el agua que sobre se quede ahí y la planta pueda absorberla cuando la necesite y la planta dure húmeda durante más tiempo sin necesidad de riegos frecuentes.

Para las macetas o zonas de plantación pequeñas es mejor que riegues con una regadera y no con la manguera, así conseguirás ahorrar agua y además puedes evitar ahogar tus plantas y mantenerlas a salvo.

Debes educar bien a tus hijos y a las personas con las que vivas acerca de la importancia del agua y qué se puede hacer para cuidar y ahorrar agua. Para ello no deben malgastar el agua jugando o haciendo las tareas cotidianas sin cerrar los grifos.

Evita realizar juegos con agua, sobre todo si requiere grandes cantidades de agua, como lanzarse cubos de agua unas personas a otras.

Evita dejar los grifos abiertos sean cuales sean las tareas que estés haciendo, ya sea lavándote las manos o lavándote la cara. Siempre cierra el grifo cuando tengas que enjabonarte o frotarte, además no te quedes entretenido mientras el agua corra.

En el caso de cuidar el agua de la piscina debes cuidar el agua usando productos naturales o químicos no invasivos de forma que se conserve el agua, además es preciso que establezcas un sistema de filtrado y otro de re-circulación, de forma que se puedan realizar las tareas de mantenimiento con frecuencia y sin excusas, por eso debes realizar todas estas y otras tareas que sean necesarias para cuidar el agua y que no se mantenga sucia ni se estropee y tengas que vaciar la piscina y volver a llenarla (por ejemplo, podrías taparla con una lona después de usarla y/o limpiarla). Además, cuando sea necesario vaciar la piscina siempre podrás usar el agua para lavar el coche, regar las plantas, etc.

Si en verano necesitas agua fría, no dejes correr el agua del grifo, en vez de eso pon agua a refrigerar en la nevera y úsala cuando lo necesites.

Con estos consejos te hemos querido mostrar cómo cuidar el agua, de forma que entre todos podamos hacer algo útil y protejamos este bien tan preciado y no lo malgastemos sin pensar en el futuro, ya que como hemos dicho, el agua de consumo cada vez es menor y la población cada vez mayor. Además, lograrás gastar mucha menos cantidad de agua lo que conlleva una gran reducción en tus facturas de agua al año.

¿Te ha gustado?
3 usuarios han opinado y a un 100,00% le ha gustado.