Una ouija es una supuesta forma de comunicarse con los espíritus. Muchas personas creen que a través del tablero de la ouija pueden hablar con familiares o amigos que ya no están. Una manera de darles consejos desde el otro mundo.

Los tableros de ouija se venden en algunas tiendas y sobre todo en las dedicadas al espiritismo, pero también puedes hacerlos tú mismo. Si lo haces tú quizá es otro forma de estar tú mismo más en contacto con los espíritus. Es muy sencillo de hacer y hay varios métodos, dependiendo de cuánto te quieras complicar.

Cómo hacer una ouija

  1. Papel y boli. Es el método más sencillo y el que puede hacer todo el mundo. Coge un folio y escribe a mano las letras del abecedario y las palabras ‘sí’ y ‘no’, cada una a un lado. También puedes escribir otras como ‘hola’ o ‘adiós’, como inicio y fin de una conversación con los espíritus.
  2. Con una cartulina. Si quieres hacerlo algo más profesional coge papel y boli y dibuja las letras. Puedes hacerlas más anchas y colorear su interior para que sean más vistosas, puedes escoger el negro o el rojo para hacer que estén más dentro del ambiente de espiritismo. Cuando las tengas, tanto las letras como las palabras que hayas querido escribir, que debes saber que el ‘sí’ y el ‘no’ estarán siempre y el resto ya dependerá de lo que tu prefieras. Ahora tienes que coger una cartulina lo suficientemente grande para que quepan todas las letras. Ahora coloca las letras haciendo una semiluna y el resto de elementos y pégalos con pegamento para que no se muevan. Como pasar un vaso por encima de una superficie con elementos recortados y pegados puede traer problemas porque al mover el vaso alguna letra puede moverse, pon una superficie que deslice bien, trasparente para que sigas viendo la cartulina sin problemas. Recuerda pintar las letras de un color diferente a la cartulina, sino no resaltarán y no verás las letras.
  3. Con un tablero de madera. Con esta técnica harás la oiuja prácticamente igual que si la hubieras comprado. Tienes que comprar un tablero de madera bastante grande. Cuando lo tengas asegúrate de que su superficie está lisa y sino pásale la lija. Antes de lanzarte a hendir el punzón o el elemento con el que vayas a grabar las letras, pinta el patrón con lápiz. Así sabrás cuánto espacio te van a ocupar las letras y las palabras, qué forma le vas a dar y también puedes decorarlo con un sol en una esquina y una luna en la otra esquina superior, que el lado del sol sea el del ‘sí’ y el de la luna el del ‘no’. Quieres hacer un tablero lo más profesional posible, y de esta manera parecerá que lo has comprado aunque en realidad lo has hecho con tus propias manos.

Cómo hacer una ouija

Ahora que ya has dibujado el patrón, asegúrate que es así como lo quieres, piensa que una vez empieces a trabajar no te podrás arrepentir y tendrás que comprar otro tablero y empezar de nuevo. Si hay alguna letra que no te convence, bórrala y hazla de nuevo. Piensa que las letras deben ser lo suficientemente grandes para que entren dentro del vaso, es decir, cuando el vaso se mueva no debería caber más de una letra en el hueco del mismo, si es así tendrás que repetir las letras, por esto mismo el tablón debe de ser grande. Será mejor que te sobre madera y que puedas usarlo para decorar a que te falte porque entonces no te enterarás una vez te pongas con la ouija.

Ahora que ya tienes claro que tienes el boceto de las letras que quieres, es el momento de que uses el punzón o un soldador eléctrico. Éste es más complejo pero lo harás mucho más rápido. Con el punzón vas a tardar bastante más tiempo pero es más sencillo de conseguir y mucho más barato.

Cuando ya hayas terminado con todo el tablón, espérate a que se enfríe, en caso de que hayas usado el soldador eléctrico. Cuando puedas retira las virutas que sobren con un paño húmedo y si hay alguna letra que no se ve del todo bien vuelve a repasarla. En este punto y cuando esté listo tendrás que borrar las marcas de lápiz que hiciste en un principio como boceto. Ahora ya tienes las letras grabadas, así que ya no te sirve de nada el lápiz. Cuando hayas borrado las marcas de lápiz, quitado las virutas y pasado un trapo húmedo, espera a que la superficie se seque.

Cómo hacer una ouija

Es hora de darle brillo a nuestro tablero para que resalte y dure más tiempo, así que usa barniz o cualquier otro elemento que revista nuestro tablero. Deberás aplicar, por lo menos, dos capas, pero entre una y otra tienes que esperar el tiempo de secado que es bastante amplio. Así que lo mejor es que barnices un día y lo dejes secar toda la noche y a la mañana siguiente le des la siguiente capa y dejes que se seque durante todo el día. En caso de que necesite una tercera capa, aunque siempre siguiendo las instrucciones del fabricante, espera hasta la tarde y vuelve a dársela y que se seque por la noche.

Tu tablero está listo o casi listo, y es que ahora llega el momento de la imaginación. Ahora ya sabes cuánto espacio libre te queda, si es que has dejado algo. Así que, después de barnizar, puedes pintar algunos detalles para terminar de adornar tu tablero. La pintura se asienta mejor en la madera tras el barniz, así que no cometas el error de hacerlo antes y después barnizar porque no tendrás el mismo acabado.

  1. Ahora que ya tienes el tablero te falta el elemento que se va a mover sobre el mismo. Lo más típico es un vaso de cristal dado la vuelta. Es una buena opción en la primera y segunda técnica de creación del tablero, pero ya que en la tercera has usado madera y has barnizado y decorado tu tablero, sería idóneo que crees ese elemento móvil también con madera. Oficialmente se llama planchette y tiene forma de corazón un poco ovalado. Haz lo mismo que has hecho con el tablero, elige una madera y esta vez sí que tendrás que darle tú mismo la forma. Puedes mirar patrones en internet, imprimirlo y ponerlo sobre el tablero, así haces el boceto a mano y es mucho más sencillo que lo cortes. Eso sí, ten cuidado de no hacerte daño.

Cómo hacer una ouija

Cuando tengas el tablero cortado es hora de que lo lijes bien, sobre todo las puntas a las que tienes que darle un acabado redondeado que quizá con la máquina de cortar no has podido. Aquí céntrate en que el planchette no corte, ya que lo vas a tocar muy a menudo. En la parte inferior del planchette, casi en la esquina inferior del corazón tendrás que hacer un agujero, este sirve para que cuando se mueva, la letra que quede en ese agujero será la letra que el espíritu ha querido que veamos, por lo que tenlo en cuenta a la hora del tamaño del agujero. Ya que tienes el tablón, toma las letras como patrón para que no te quede mucho más grande que ellas ni más pequeño, que la letra entre perfectamente en ese agujero. Cuando lo tengas hecho, lija también el agujero.

Si quieres darle un carácter más personal, dibujo algo en la tabla, con algún elemento decorativo para que te quede más original y cuando lo tengas es tiempo de barnizar. Sigue el mismo proceso que con el tablero. Tendrás que darle, al menos, dos capas y esperar bastante entre cada una de ellas, así que aprovecha las noches para dejar que se seque. Cuando ya esté seco y si quieres darle algún motivo decorativo con pincel, es la hora.

Con esto ya tendrás hecho tu tablero de madera y tu planchette, también de madera, para ponerte con la ouija.

Después de estos pasos ya solamente te queda disfrutar de tu tablero y practicar con la ouija. Para ello lo más importante es crear un ambiente místico. Reúne a un grupo de amigos, o puedes hacerlo tú solo sin ningún problema, como prefieras, y escoge una habitación silenciosa, en la que no vaya a entrar nadie. Apaga las luces y escoge encender algunas velas para mejorar el ambiente de espiritismo. Además, y si te gusta, podrían encender incienso para terminar de completar el ambiente.

Después de que has creado el ambiente, tienes que ser tú quien se sumerja en esa atmósfera que has creado, tienes que sentir que estás a punto de comunicarte con alguien y sentirte relajado. Cuando creas que ya has entrado en ese espacio podrás empezar, eso sí, tómate el tiempo que necesites.

Cuando comiences tendrás que lanzar una pregunta al aire y poner tus dedos índices o bien sobre el culo del vaso o sobre el planchette y si consigues contactar con alguien del más allá ese elementos se moverá hacia una de las letras que has escrito, pudiendo llegar a completar frases. Recuerda que es muy importante no interrumpir bruscamente las conexiones que vayas a iniciar y que cuando quieras terminar la comunicación lo hagas de una manera educada, ya que dices que no hay que enfadar a los difuntos.

Video

Si te gustan nuestros vídeos síguenos
¿Te ha gustado?
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.