¿Te gustaría saber cómo hacer agua destilada? El agua destilada es aquella que carece de impurezas. Aquí vamos a enseñarte a prepararla en casa. Pero, antes de comenzar vayamos por partes y aprendamos qué es el agua destilada.

¿Qué es el agua destilada?

Técnicamente se considera agua destilada a aquella que ha sido completamente purificada. Normalmente por medio de la destilación.

Desde hace muchos años el agua destilada ha ido sustituyéndose poco a poco por el proceso de potabilización propio de las zonas habitadas por población, y por el próspero mercado del agua embotellada. Sin embargo muchos fabricantes de bebidas prefieren destilar el agua que utilizan para garantizar la pureza del sabor en sus productos.

Igualmente, aunque la mayor parte de las familias disponen de agua potable en sus viviendas, hoy en día muchas prefieren destilar el agua para asegurarse su pureza a la hora de consumirla. Por ejemplo, si vives en una zona donde hay obras es probable que el agua del grifo que tomas no te sepa bien. En estos casos, o simplemente porque te gusta tomar el agua lo más pura posible, se utilizan diferentes métodos de destilación. Uno de los más comunes es el uso de jarras que incorporan filtros capaces de destilar el agua del grifo. Estos filtros son capaces de eliminar parte de los iones calcio y magnesio. Estos iones se utilizan para “endurecer” el agua y poder someterla al proceso de potabilización. Estos dispositivos permiten una ósmosis inversa para obtener un agua todavía mucho más pura en los hogares de todo el mundo. Sin embargo las destiladoras de uso doméstico son los únicos productos que pueden garantizar al 100 % la destilación del agua. Por desgracia hoy en día no es común encontrarlos en el mercado.

Cómo hacer agua destilada

¿Por qué hacer agua destilada, qué usos tiene?

El agua destilada no solamente es excelente para el consumo humano, sino que también es muy recomendable para regar las plantas, para llenar los humidificadores o incluso las peceras que podamos tener en casa o en la oficina. Tus plantas y tus animales de compañía te lo agradecerán. Sobre todo si eres uno de esos amantes de crear su propio huerto en casa. Tendrás unas frutas y unas verduras mucho más sabrosas y frescas ya que serán criadas con agua destilada.

A pesar de que las destiladoras para uso casero no son fáciles de encontrar y de que existen las jarras capaces de destilar el agua, te vamos a enseñar algunos trucos para que sepas cómo hacer agua destilada desde tu propia casa.

Esperamos que estos consejos te sirvan de ayuda y puedas comenzar a beber el agua más pura que jamás hayas bebido. ¡Vamos a ello!

¿Que necesitas para hacer agua destilada?

  • Agua del grifo
  • Una olla de acero inoxidable con una capacidad mínima de 5 litros
  • Un recipiente de cristal
  • Una rejilla para la olla
  • Cubitos de hielo
  • Guantes o manoplas de cocina
  • Botellas de cristal
  • Leer este post y llevar a cabo los siguientes consejos

Instrucciones para hacer agua destilada

  1. El primer paso para poder destilar agua es llenar una olla de acero inoxidable con agua del grifo. Es conveniente que no la llenes hasta arriba para que después el agua no se desborde durante el proceso de destilado.
  2. Lo siguiente que tienes que hacer es usar un recipiente de vidrio. Debes de ponerlo dentro de la olla y evitar que se sumerja hasta el fondo. Puedes ayudarte de una rejilla, de las que se usan en el microondas para el grill, para colocar encima el recipiente de vidrio. Mete la rejilla dentro de la olla y coloca sobre ella el recipiente de vidrio.
  3. Pon la olla al fuego y enciéndelo. Has de calentar el agua pero evitar que llegue a hervir. La idea es crear un efecto de condensación donde el vapor que se va generando al contacto con el vidrio termine por convertirse de nuevo en agua durante el proceso. Para que este efecto de condensación se cree adecuadamente hay que generar una barrera de frío / calor. Para conseguir generar esta barrera hay un truco muy sencillo: coge la tapa de la olla, dale la vuelta y coloca sobre ella unos cuantos cubitos de hielo. Ya solo hace falta esperar a que el vapor vaya subiendo lentamente hasta la tapa de la olla. Cuando choque con el frio de los hielos que hemos posicionado sobre la tapa invertida se creará el efecto de condensación.
  4. Poco a poco, y mientras la olla siga caliente, el vapor irá subiendo y convirtiéndose de nuevo en agua debido a la condensación. Esta agua terminará por caer en el recipiente de vidrio que hemos colocado dentro de la olla. De esta manera el agua que caiga dentro del recipiente ya estará destilada y libre de cualquier impureza. Puedes levantar levemente la tapa de la olla para ver cuánta cantidad de agua destilada tienes. Si quieres más, vuelve a tapar la olla y espera a que la condensación siga haciendo su efecto. Si los hielos se van acabando, vuelve a echar más sobre la tapa para que la condensación continúe.
  5. Cuando ya tengas suficiente agua destilada es el momento de apartar la olla del fuego. Apaga el fuego, retira la olla y levanta la tapa. Ponte unos guantes o unas manoplas de cocina para poder retirar el recipiente de vidrio. Hazlo con cuidado para no quemarte con el vapor. Recuerda que si queda agua en el fondo de la olla este seguirá subiendo y puede quemarte.
  6. Una vez retires el recipiente de vidrio de la olla déjalo enfriar durante un tiempo. Puedes taparlo para evitar que caigan partículas de polvo sobre el agua y la manchen. Cuando el agua ya no esté caliente es el momento de almacenarla. Lo más conveniente es que utilices botellas de cristal para hacerlo. Puedes comprarlas en cualquier supermercado.hacer agua destilada

Consejos para hacer agua destilada

  • A la hora de utilizar este truco para destilar agua es importante levantar de vez en cuando la tapa de la olla para asegurarte de que el vapor de agua se está almacenando correctamente dentro del recipiente de vidrio. En caso contrario no servirá de nada todo el proceso de destilado que estás realizando.
  • Muchas personas también se atreven con el agua de lluvia para preparar agua destilada. Este proceso puede resultar algo más tedioso que otros sistemas porque hay que recoger el agua de lluvia. Para hacerlo más cómodamente puedes recurrir a sistemas especiales de recogida de aguas pluviales. Por ejemplo, la casa MM de Palma de Mallorca recoge el agua pluvial en la cubierta del edificio. Esta agua pasa por un total de cuatro cubiertas. Tres dedicadas para utilizar el agua como agua de riego y una cuarta cubierta que se encarga de limpiar el agua. Este tipo de cubiertas suele incluir sistemas que destilan el agua directamente. Son sistemas algo caros pero cada vez son más utilizados por muchas personas. Un ejemplo perfecto es el de la casa MM, capaz de ser auto sostenible tanto en la recuperación de agua como a la hora de calentar el espacio.

Esperamos que estas ideas te hayan servido de ayuda para aprender a hacer tu propia agua destilada. Puedes compartir con nosotros a través de los comentarios tus experiencias y aportar tus propios consejos al proceso. ¡Estarnos encantados de aprenderlos!

¿Te ha gustado?
8 usuarios han opinado y a un 75,00% le ha gustado.