Las oraciones subordinadas son aquellas que dependen del verbo principal de la oración. Las oraciones subordinadas las podemos clasificar en: subordinadas adjetivas, subordinadas adverbiales y subordinadas sustantivas. Una oración es subordinada cuando no tiene sentido por sí misma  y depende de otra preposición principal, o sea es un complemento o un sujeto de otra.

En este artículo nos centraremos a analizar las oraciones subordinadas sustantivas. Estas son las que dentro de una oración compuesta desempeñan la misma función que un sustantivo o nombre dentro de una oración simple.

Las oraciones subordinadas sustantivas son aquellas que tienen funciones propias de un nombre o un sintagma nominal, por lo tanto, desempeñan las mismas funciones. Deben estar introducidas  por un nexo o un infinitivo y deben ser conmutables por un sustantivo; al no ser posible esta situación, se pueden conmutar por un pronombre demostrativo neutro como: eso, aquello, esto.  En otras palabras, las preposiciones subordinadas realizan funciones de sustantivo.

Introducido por un nexo (pueden ser conjunciones como “si”,  “que” o “que si”)

Me abruma que seas así.

También están las formas interrogativas como quién, qué, cómo, cuándo, dónde.

Cuéntame qué estás comiendo.

Las oraciones subordinadas introducidas por que si o si, son generalmente interrogativas indirectas: No sé si ha llegado tarde (la pregunta sería: ¿ha llegado tarde? Y la respuesta es no lo  sé)

Otro ejemplo de interrogativo que puede funcionar sería: No sé quién ha estado allí.

Introducida por un infinitivo

Me molesta hablar ante el público.

Dentro del análisis serán muy importantes las preposiciones subordinadas sustantivas, éstas hacen las mismas funciones que el sustitutivo. Las principales funciones que desempeñan son las siguientes:

Preposición subordinada sustantiva de sujeto: le gusta que todo salga bien. Acá puedes ver que la oración subordinada hace la función de sujeto del verbo principal. Una táctica es cambiar la oración subordina por “eso” para ver si queda con sentido: “le gusta eso”, como ves tiene sentido.

Preposición subordinada sustantiva  de complemento directo: El abogado dijo que no volvería. Generalmente con nexos como “que”  o “si”;  adverbios como cuándo, dónde y cómo, también actúan como nexos en las interrogativas directas.

Preposición subordinada sustantiva  de  complemento indirecto: siempre damos apoyo a quien lo necesita. El nexo es a + es/quién. En este tipo de oraciones el nexo es la preposición “a” seguida del pronombre quiénes o quién; es una oración que se refiere a personas.

Preposición subordinada sustantiva  de atributo: mi intención es que puedas aprender a escribir bien.   Funciona como atributo a la oración principal.

Preposición subordinada sustantiva  de atributo de complemento de régimen verbal: me acostumbré a que nunca me escuchas.

Preposición subordinada sustantiva de complemento de nombre: me gustó la idea de que fuéramos al teatro. Quién o qué. 

Preposición subordinada sustantiva de complemento de adjetivo: Manuel está seguro de que no aprobará el examen.

Más ejemplos de oraciones subordinadas de sustantivas

Dime si me amas

Camilo dice que trabajas mucho

No hay esperanzas de que regrese

La convencí de que venga el lunes

¿Que necesitas para analizar una oración subordinada sustantiva?

Ganas de aprender sobre gramática del idioma español
Cómo analizar una oración subordinada sustantiva

Instrucciones para analizar una oración subordinada sustantiva

  1. Ten en cuenta que la oraciones subordinadas dependen del verbo de la oración y por lo tanto, por sí mismas no tienen sentido. “Es muy bueno que se haya solucionado todo”.
  2. Ahora debes dividir esta oración compleja en sujeto y predicado. Es posible que el sujeto sea una oración subordinada sustantiva; tienes que tener en cuenta que la oración subordinada sustantiva puede aparecer dentro del predicado o del sujeto.
  3. Para distinguir que es una oración subordinada sustantiva debe tener una conjunción que puede ser “si” o “que” o una partícula exclamativa o interrogativa. En la frase anterior puedes ver la conjunción que.
  4. Divide la frase en dos, para eso detecta los verbos y si hay más de uno, sabrás que es una oración compuesta.   Es muy bueno (principal)  2. Que se haya solucionado (subordinación), como ves la segunda no tendría sentido sin la primera y la primera podría funcionar sola.Cómo analizar una oración subordinada sustantiva
  5. Luego mira el nexo para poder saber ante qué tipo de subordinada estás, sustituye este nexo por la palabra “esto”, la frase quedaría así “es muy bueno esto” como ves, es una frase que queda con sentido, lo que nos indica que sí nos encontramos ante una oración subordinada.
  6. El núcleo de una oración compleja será el verbo que no lleva un nexo.
  7. Teniendo en cuenta que las oraciones subordinadas sustantivas se comportan como un sustantivo, se pueden sustituir por pronombres neutros como esto, aquello, eso. Ejemplo: que se alimente es importante; si sustituyes por “eso es importante” verás que la frase sigue teniendo sentido.

Consejos para analizar una oración subordinada sustantiva

  • Reconoce la oración subordinada sustantiva fijándote en el nexo  o sustituye por el pronombre eso. Son las dos maneras más prácticas que tienes para reconocerla.
    Cómo analizar una oración subordinada sustantiva
¿Te ha gustado?
29 usuarios han opinado y a un 65,52% le ha gustado.