Redactar correctamente es una necesidad para todos nosotros que supone una gran capacidad de concentración, síntesis y comprensión. Se trata de una habilidad que te será muy útil desde la infancia y a lo largo de los años. Redactar bien te permitirá hacer buenos trabajos y presentaciones en el colegio y en la universidad, te ofrecerá la posibilidad de tratar con mayor corrección a tus clientes o a los clientes de tu empresa y lograrás que las personas te comprendan fácilmente con el mínimo esfuerzo.

También te puede ser de utilidad este artículo: Cómo Aprender a Escribir

Pero la capacidad de redacción no es algo que aparezca de la noche a la mañana y que se de en cualquier persona porque sí. Implica un esfuerzo inicial, al igual que nos sucede con cualquier otra cosa que queramos dominar y aprender, ya sea hacer ejercicio, estudiar las estrellas o nadar bien.

¿Cómo aprender a redactar de forma sencilla?

Si sigues los pasos correctamente y no te agobias con ellos, desde doncomos podemos asegurarte que muy pronto tu redacción será mucho más aguda, adecuada y ágil. En poco tiempo comprobarás que lo que antes te costaba varias horas redactar ahora lo haces en pocos minutos y con mucha facilidad. Si quieres aprender a redactar bien, no dejes de leer el siguiente post. ¡Comencemos!aprender a redactar

¿Que necesitas para aprender a redactar?

Para saber cómo redactar vamos a necesitar

  • Paciencia
  • Muchos libros
  • Un buen ordenador
  • Una libreta y un boli donde hacer pruebas a todas horas
  • Leer el siguiente post

Instrucciones para aprender a redactar

Paso a paso para saber cómo redactar

  1. Lee mucho. La redacción es un arte, y cuanto más leas más sencillo te resultará redactar correctamente ya que adquirirás más comprensión lectora, agilizarás tu mente y serás capaz de entender las cosas con mucha más facilidad. Además, ampliarás tu vocabulario, mejorarás tu redacción y eliminarás tus faltas de ortografía.
  2. Haz un esqueleto de lo que quieres contar. Piensa que la redacción es una manera de expresar ideas y que es necesario organizarlas para que la gente te comprenda. Es lo mismo que hacemos cuando estamos frente a un examen, donde leemos las preguntas, comprendemos lo que nos exigen e intentamos contestar correctamente con todos los datos que conocemos al respecto. ¿A que antes de contestar organizas todo lo que sabes sobre ese tema para que no se te olvide nada y tenga una coherencia a la hora de explicarlo? Pues si haces eso, ¡ya tienes una base muy buena sobre cómo redactar! Precisamente, redactar consiste en eso, en tener un tema que exponer, en organizar nuestras ideas y en volcarlas en un papel. Hay mucha gente que tienen gran capacidad de redacción y crea los esqueletos de sus textos en su propio cerebro. Esta práctica sólo es aconsejable para redacciones cortas y para personas con mucha memoria. Siempre es más correcto que plasmes en un papel el esqueleto de tus ideas. Ten en cuenta que en el momento en el que te pongas a desarrollarlas surgirán muchas más en tu cabeza que pueden hacerte olvidar algunas de las anteriores.desarrolla el borrador
  3. Comienza a desarrollar tu redacción a partir del esqueleto que has creado. Como decíamos en el punto anterior, una vez tengas claro qué es lo que quieres contar, llega el momento de comenzar a redactarlo. Para hacerlo con corrección te aconsejamos el uso de palabras sencillas, que sean fáciles de entender y pocas florituras. Piensa que leer, al igual que escribir, supone una gran capacidad de concentración y si obligamos a nuestros lectores a vagar a través de unas palabras poco claras, probablemente abandonarán la lectura y se sentirán frustrados. Sé directo y conciso con lo que cuentas y la gente te leerá mucho más.
  4. Cuida tu ortografía y gramática. Una vez hayas terminado de redactar es aconsejable que des, por lo menos, una segunda lectura a tu texto. Comprobarás que has podido cometer algunos errores de concordancia en las frases, que has utilizado frases algo complejas, párrafos demasiado largos o que tienes algunas faltas de ortografía. Corrige estos pequeños para que tu texto sea perfecto y la gente no se lleve una mala opinión de ti y tus conocimientos lingüísticos.
  5. Cuidado con las repeticiones. Cuando nos ponemos a escribir, y sobre todo cuando comenzamos, utilizamos sin querer en muchas ocasiones las mismas palabras a modo de “coletillas”. El leer nuestros textos de nuevo nos permitirá reconocerlas y cambiarlas fácilmente por otros sinónimos y expresiones. El propio Word te da la posibilidad de buscar sinónimos entre los términos que usas. Y si esto no es suficiente, métete en Google y busca más y sus antónimos. Es una forma estupenda de aprender nuevas palabras y ampliar nuestro vocabulario.cuidado con las repeticiones

Consejos para aprender a redactar

Un último consejo para saber cómo redactar

No desesperes fácilmente. Tus primeras redacciones no serán un éxito, pero no abandones. Poco a poco irás mejorando y lograrás escribir mucho más rápido. Es algo parecido a lo que pasa cuando comenzamos a leer. Yo todavía recuerdo cómo, con 11 años, ya comencé a leer libros algo complicados para mi edad (Pauline Gedge me encantaba) y tenía siempre en la mesilla de noche un diccionario para poder consultar las palabras que no entendía de un libro. No te des por vencido, ya verás qué rápido aprendes a redactar bien.

Cómo aprender a redactar

¿Te ha gustado?
94 usuarios han opinado y a un 94,68% le ha gustado.