¿Cómo crear un personaje para una novela o cuento?

Cuando vamos a escribir una historia, es fundamental primero saber definir al (o los) protagonista de la historia. Así como a los secundarios, antagonistas, co-protagonista y de más personaje que terminan aportando de una u otra manera en el desarrollo de la novela, cuento o escrito. Los personajes son un elemento fundamental en la creación de una buena historia, por lo que es algo que en don cómos, no podíamos dejar pasar sin más. Es así como nos hemos dignado hoy en escribir este artículo sobre ¿Cómo crear un personaje para tu novela o cuento?

Si pretender escribir o adentrarte en el mundo de la literatura y aspirar a ser un novelista, nuestra recomendación es que os quedes leyendo hasta el final. Daremos mención a los puntos importantes y que debemos tener en cuenta a la hora de crear un personaje. Así como dar mención algunas recomendaciones y ejemplo sobre cómo hacerlo de forma correcta.

Tengamos en cuenta que el proceso de definición de un personaje es tan importante como escribir la historia mismo, si no logras crear bien a tu personaje. Lamentablemente puedes ser propenso a que tu historia falle o bien el personaje en cuestión no genere el resultado que esperas en el lector.

personaje

También os recomendamos visitar nuestra entrada sobre “Cómo escribir una novela”.

Conoce la ambientación.

Antes de siquiera definir un personaje, lo recomendable es primero tener claros el ambiento o lugares donde se van a desarrollar la historia. Ya que eso os puede facilitar mucho la creación de su personaje, obteniendo un resultado que se mezcle en armonía con el entorno.

Cuando hablamos de ambientación no solo nos referimos a definir aspectos como la época, estética y géneros de la obra. Ya que la unión de todos estos elementos os permitirán una correcta creación de personajes. Por darles un ejemplo, digamos que pretende escribir una historia con la siguiente ambientación:

  • Se desarrolla en los años 30.
  • Sera una historia de misterio con detectives.
  • El lugar será la gran Bretaña de aquella época.

Teniendo esos elementos, el crear un peros naje se vuelve más sencillo, porque al hacerlo debemos hacer que nuestro personaje se acople bien a la ambientación.  Si bien hay quienes lo hacen al contrario (Primero definen al personaje y luego la ambientación). Consideramos que la forma correcta es esta, pues es más sencillo adaptar un personaje a un determinado ambiente, que viceversa.

El conflicto o aporte que involucra al personaje.

En una novela nos e puede añadir un personaje porque sí, siempre que se pretenda unir a uno nuevo. Tiene este que tener un propósito, una misión la cual atender en el desarrollo de la historia. Si solo introduces un personaje porque solo os apetece, será uno que pasara sin pena ni gloria en su obra.

No solo eso, sino que también debes considerar como va a evolucionar tu personaje en la obra. Por daros un ejemplo… Digamos que lo tuyo es escribir una aventura épica, donde al comienzo de la misma el personaje es un joven inexperto. Pero que tras una serie de sucesos en la obra, el joven inexperto se volverá un aventurero experimentado. Si tiene claro esto y que “sucesos” hacen que tu personaje pase de su estado inicial al final.  Podrás crear un personaje buenísimo, no solo que tenga armonía con la ambientación de la obra, sino a su vez uno que se involucra y participa activamente en la misma.

Es posible que os interese leer nuestro artículo sobre “Cómo escribir un libro”.

Para crear un personaje, necesitas construir su ficha descriptiva.

Si os dais cuenta, hasta ahora hemos comentado una serie de puntos que ayudan más que nada a la creación de su personaje, teniendo en cuenta su entorno y conflictos. Sin embargo no nos hemos detenido hasta ahora en comentar cuales son esos datos generales que lo construyen. Y con esto no solo nos referimos a tener en cuenta aspectos físicos del personaje, sino también psicológicos y sociales.

Cuando creamos un personaje, mientras más podamos definir del mismo, mejor. No solo porque eso nos ayudara a que cuando escribamos la novela, sepamos como el personaje responderá ante X situación. Sino que además los elementos que ya definimos del mismo, pueden ayudar con el avance de la historia.

personaje

En la ficha descriptiva debes tener en cuenta datos como:

  • Edad.
  • Nombre completo.
  • Persoanlidad.
  • Color de piel.
  • Rasgos físicos destacables (Ejemplo tiene un tatuaje).
  • Color de pelo.
  • Si maneja algún tipo de arma.
  • Pasatiempos o hobbies.
  • Estatus social.
  • Nivel académico.
  • Profesión o trabajo.
  • Gustos.
  • Orientación sexual.

Estos fueron apenas algunos de los rasgos descriptivos que debemos considerar cuando creamos un personaje. Si bien en primera instancia parece absurdo construir una ficha. La verdad es que ayuda enormemente en la comprensión y estructura de nuestro futuro personaje.

Si disfrutas de nuestro contenido, podéis pasaros por “Cuáles son las Bellas Artes”.

¿Te ha gustado?
3 usuarios han opinado y a un 33,33% le ha gustado.

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada.