¿Cómo eran las espadas medievales?

Las espadas, el arma por excelencia de las antiguas civilizaciones, imperios y culturas. Todos los guerreros de la antigüedad han llegado a portar alguna en sus manos y con ella han escrito alguna épica página de nuestra basta e interesante historia. Sin embargo cuando pensamos en espadas antiguas, seguro la primera que llega a tu cabeza son las clásicas espadas cortas de doble filo, mismas que usaban los caballeros acompañado de un escudo. O quizás la misma espada medieval peor en sus versiones largas de dos manos. Armas imponentes y grandiosas a su manera, que todo hombre debía portar para reflejar autoridad o respeto.

Pero pese a lo increíbles que son estas armas ¿Te has preguntado cómo están hechas? Es decir, sabemos que el acero es el material primo para la elaboración de este armamento. ¿Pero conoces los parámetros de estas? ¿Así como sus tipos? Si quieres conocer la respuesta a estas interrogantes, permítenos decirte que has llegado a la entrada correcta. Pues te brindaremos toda la información que necesitas saber de las espadas medievales.

espadas medievales

Si quieres leer contenido relacionado, recuerda que siempre puedes visitar nuestro blog. Allí encontraras entradas como “Cómo escoger una espada de esgrima”.

Tipos de espadas medievales.

Por si no lo sabias, las espadas medievales no son de un solo tipo. De hecho existe una considerable variedad de las mismas, cada una igual de letal, pero que se adapta a diferentes tipos de combate. Puede que algunas siendo más eficientes que otras. Pero con rasgos que las distinguían para el tipo de combate que empleara el guerrero o caballero en cuestión.

El Sable.

Se conoce como uno de los primeros tipos de espadas medievales que surgieron en el siglo VI. La espada anche se presentaba como una hoja de doble filo, cuyo anchor es de aproximadamente cinco o seis centímetros. Y en cuanto a su longitud total, suele abarcar unos 70cm o 1metro. Considerando un peso total de unas 5libras, la hace una espada pesada.

Bracamarte.

Las bracamarte son consideradas como una d elas espadas medievales favoritas por los caballeros. Son básicamente un tipo de espada que comparte muchas similitudes con las pesadas cimitarra. Son arma de un solo filo (Imaginemos una catana). Salvo que son consideradas espadas cortas (50cm) y muy pesadas. En cuanto a diseños suelen variar bastante, pero sueles ser muy similares a los sables.

La Cimitarra.

Las espadas por excelencia de los sarracenos de tierra santa. Así es como se le conoce a aquellos que le hicieron frente a los cruzados. La cimitarra se destaca por tener un diseño curco, con una punta increíblemente afilada. Su filo era tal que con una cimitarra en las manos de un guerrero con experiencia, era capaz de cortar la cabeza o alguna extremidad de un solo corte.

La gran espada medieval o Claymore.

Tal y como señala su propio nombre, estas eran espadas que destacaban por su considerable tamaño y peso. De hecho son armas que deben ser manipuladas con ambas manos. Para poder sostener un mejor dominio de la misma. Solían medir de entre 1.20m a 1.60m lo que deja que eran inmensas, pues eso es casi la estatura de un hombre bajo. Además de sumarle unos 30cm más para lo que es el mango.

Su peso evidentemente era superior al de las espadas ordinarias. Pues rondaba los 3 a 5 kilos. Debido a su considerable longitud, es evidente que fueron armas creadas para cortar y no apuñalar. Y si bien eran algo complicadas de manipular, le brindaban mayor alcance y poder a su portador. Por lo que al final seguían siendo sumamente letales.

Espada medieval de mano y media o espada bastarda.

Se podría considerar la versión intermedia entre una espada claymore y una corta. Pues las longitudes que solían alcanzar las espadas bastardas eran de 1.14 a 1.20cm lo que las vuelve espadas largas, aunque posibles de manejar con una sola mano.

Esta versatilidad permitía que el arma fuese empuñada a doble mano o con una. Aunque solean usarse más como ambas. Por supuesto su empuñadura contaba con una empuñadura lo suficientemente larga para poder sostenerla con ambas manos.

espadas medievales

¿Qué material estaban echas estas espadas?

Ya para concluir esta entrada, queremos responder a la interrogante respecto a cuál es el material con el cual se hacían las espadas. Principalmente eran de acero forjado, por ser un material mucho más resistente y manejable para el herrero. Aunque existían algunas hechas de hierro y otros materiales, pues como tal se puede forjar una espada con casi cualquier metal solido de la antigüedad.

Sin embargo como dijimos, el acero era el material predilecto para estas armas. Y llegado cierto punto fue el único usado para su fabricación. Si te ha parecido interesante este artículo, considera visitar nuestro blog, allí encontraras otras entradas relacionadas “Cómo aprender esgrima”.

¿Te ha gustado?

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada.