La historia del código morse

A comienzos del siglo XIX, con la creación del ferrocarril, era necesario crear un sistema o método para transmitir mensajes, entre las diferentes cabinas existentes, para comunicar la salida y la llegada de los trenes. Por ello en el año 1830 Alfred Vail desarrolla el código telegráfico, que después fue patentado por el pintor y físico, Samuel F.B Morse, nacido en el año 1791, del cual toma su apellido. Los mensajes telegráficos se mandaban mediante este aparato, a través de cables, al igual que lo hacían las compañías telefónicas. El código morse consistía en la transmisión de impulsos eléctricos de diferentes tamaños, también se podía enviar los mensajes a través de otros medios, como eran los, lumínicos, mecánicos o los visuales. Estaba formado por un conjunto de rayas y puntos, que al juntarse formaban símbolos, palabras y números. Tiempo después se bautizó con el nombre de “American code morse”

El telégrafo inventado en el año 1829 por Joseph Henry, se le comenzó a dar uso con el código morse. Este aparato se dividía en varias partes, por un lado, contaba con una pila de electricidad, un receptor que se regía por un electroimán, el cual recogía los puntos y las rayas que formaban el código, y que vibraba con las ondas sonoras de la voz del hombre. Por otro lado, tenía un manipulador, que se encargaba de abrir y cerrar el circuito de la corriente eléctrica.

El electroimán que formaba parte del telégrafo, cuando permanecía activado, atraía hacia él otra pieza del mismo material metálico con forma de punzón, que marcaba una tira de papel, la cual se movía gracias a unos rodillos. También albergaba una especie de tubos con tinta, que eran los que imprimían en dicho papel loa puntos y las rayas.

Los mensajes codificados, se transmitían mediante pulsos eléctricos, que se enviaban de manera intermitente, y que recorrían largas distancias, a través de los tendidos eléctricos que estaban situados en los diferentes países del mundo. De esta forma también era posible la comunicación entre personas a las que les era imposible verse en persona y no tenían otros medios para hablarse. El código morse desde su creación tardó varios años hasta que por fin se instauró por Europa.

Los mensajes del código morse se transmiten, apretando una llave telegráfica, la cual abre y cierra un circuito eléctrico, y que se presiona con dos dedos. Esa llave está conectada a un cable.

El telégrafo se puede usar mediante una toma de tierra, es decir, introduciendo su cable en la tierra y cogiendo de alguna vía de electricidad la cantidad que necesita para funcionar.

Con el paso de los años, la llave telegráfica acabó sustituyéndose por otra más moderna y el pulsador de la esa misma llave se ponía en marcha solamente con haciendo presión con el dedo índice y corazón, sin necesidad de más maniobras.

En la segunda guerra mundial el telégrafo se estableció, y surgió el código de socorro, conocido como SOS, cuya traducción del inglés al español significa, “Salven nuestras almas”. Esta era una llamada de emergencia, que se usaba por entonces, para comunicar que el barco y sus tripulantes se encontraban en peligro y necesitaban ayuda. En alguna ocasión el ejército del aire, se vio obligado a recurrir a la telegrafía, para mandar mensajes con urgencia desde sus aviones de guerra. Este método, se sigue utilizando hoy en día sobre todo en el mar, cuando las condiciones meteorológicas, destruyen los sistemas de los que disponen los barcos, por lo que tienden a recurrir a este método de antaño.

Cómo aprender el código morse

El código morse suele diferenciarse entre puntos y rayas los cuales se separan por pequeñas pausas, los cuales se suelen conocer como dits, que son más cortos y dats que son más largos. Este código no es fácil de aprender, pues necesita de un estudio previo y una dedicación, para saber utilizarlo correctamente. En primer lugar, se deben aprender como en cualquier otro idioma, las señales más básicas, es decir, los números, las vocales y las consonantes que forman el alfabeto, después de eso, se podrá llegar a escribir y traducir los mensajes. Con el tiempo, y una vez adquirida la experiencia y la habilidad necesarias, se enviarán los mensajes de una forma más rápida, así como resultará más fácil transcribirlos.

Es importante tener en cuenta lo siguientes aspectos:

  • La raya es igual a tres puntos
  • El punto es igual a 1/25 segundos
  • Cada letra o número del código morse, está formado por uno o más puntos y rayas, las cuales se separan por pausas de tiempo.
  • Entre la emisión de una letra y la siguiente, la pausa debe tener tres puntos de duración.
  • Entre una palabra y otra, el tiempo de pausa ha de ser de cinco puntos de duración.

Alfabeto en código morse

Números en código morse

 

 

¿Te ha gustado?
10 usuarios han opinado y a un 100,00% le ha gustado.