Cómo escribir prosa poética

Para los amantes de la poesía, es todo un deleite poder leer un poema. Y es que con cada palabra el autor transmite un sinfín de emociones, muchas de las cuales están relacionadas con el amor, con la tristeza, la melancolía, el recuerdo, una despedida, etc.

Puesto que son emociones que el ser humano experimenta en diferentes circunstancias de la vida, es normal sentirse identificado, hacer nuestras las palabras del autor, dedicarlo, vivir cada verso y más.

Si bien es cierto que cualquiera puede leer un buen poema, ¿diríamos que cualquiera puede escribirlo? ¡Ni mucho menos! Para escribir un poema es necesario contar con diferentes elementos, así como con una técnica limpia y estética. Además, requiere de mucha lectura y práctica. Por eso, podríamos decir que no es algo que pueda surgir de la noche a la mañana o como producto de la casualidad.

No obstante, si te gusta escribir, ¡que no se te vaya el loro! También existe algo conocido como prosa poética, la cual, aunque cuida la estética del lenguaje que utiliza, le brinda una mayor libertad al escritor.

soneto

Sin embargo, no hay que confundirla con el poema ni con la prosa. Entonces, ¿qué es? ¿Cuáles son sus características? Y, especialmente, ¿cómo se puede escribir una? ¿Qué pasos hay que seguir? ¿Qué recomendaciones hay que tener presente?

En este artículo tendrás la oportunidad de encontrar las respuestas a tus preguntas. Se ha escrito pensando en aquellas personas con cierto grado de sensibilidad particular que desean exteriorizar sus emociones y sentimientos de una manera que puedan trascender con el paso del tiempo y que afecte la vida de alguien más.

Por eso, no puedes dejar de leerlo. Al terminarlo, tendrás las herramientas para comenzar a escribir tu propia historia utilizando un lenguaje poético. Veamos ahora mismo cómo puedes hacerlo.

Instrucciones para escribir prosa poética

prosa

A la prosa poética también se le conoce con el nombre de poesía en prosa. Se trata de un género literario moderno conocido por pocos y que, por lo tanto, casi no se ha explorado. Sin embargo, es el estilo que ha sido elegido por grandes escritores.

Se encarga de combinar diferentes elementos que son propios de la poesía, como es el caso del hablante lírico, la actitud lírica, el objeto y el tema, con la forma de escritura que suele utilizarse de manera cotidiana. Excluyendo los elementos formales del verso, como la métrica y la rima.

Se diferencia del poema porque está escrita en prosa. Pero no es igual al cuento porque su finalidad o propósito es el de transmitir los sentimientos, las sensaciones y emociones del poeta sobre aquello que lo inspira y no simplemente narrar hechos.

Aunque hay muchos poetas que escriben poesía en verso, pocos exploran la poesía en prosa. Algunos de sus máximos exponentes son los siguientes: Charles Baudelaire, Arthur Rimbaud, Gabriela Mistral, Pablo Neruda, Julio Cortázar, entre otros.

En pocas palabras, podemos decir que la poesía en prosa es un estilo rebelde que rompe las reglas que han sido establecidas por la poesía tradicional, para dar paso a una manera más libre de expresar los sentimientos del poeta.

Pero, ¿cuáles son los pasos para escribir prosa poética o poesía en prosa? Son los siguientes:

  1. Lo primero que tienes que hacer es seleccionar un tema. Si bien es cierto que la intensión no es narrar una historia, sí debes transmitirle algo al lector. En este caso, elije un tema que evoque sentimientos en ti o uno sobre el cual tengas una opinión particular, a fin de reflejarla en el poema.
  2. El siguiente paso será diseñar un plan de acción o una estrategia. Piensa en esto: ¿cómo vas a reflejar tus pensamientos? Puedes valerte de diferentes herramientas, como el lenguaje figurativo, el cual está lleno de metáforas, símiles, aforismos, anáforas y otras figuras de dicción.
  3. Piensa en cómo vas a estructurar el poema. Esto incluye decidir cuál será la terminación del poema, es decir, la última palabra que estará en cada línea, pues esta dejará una impresión en el lector.
  4. Aunque la estructura cambie después de haber hecho unos cuantos borradores, conocer este detalle te dará la oportunidad de saber cuán explícita será tu voz en el escrito final.
  5. Cuando tengas claras estas ideas, escribe tu primer borrador. Al hacerlo, debes dejar atrás todas las reglas que aprendiste sobre el verso, el ritmo y la métrica, ya que con la prosa poética eres tú quien decide cuál será su forma.
  6. Este primer borrador te dará la oportunidad de experimentar. Ten en cuenta que, a diferencia de un libro de cuentos, escribir poesía en prosa es un proceso más corto, pero que requiere ser reescrito varias veces.
  7. Luego que hayas escrito tu primer borrador, olvídate de él. Déjalo archivado por un buen tiempo. La tendencia de todo escritor es querer concluir su obra tan pronto como sea posible. Incluso, en su primer borrador.
  8. Sin embargo, es importante ignorarlo por un tiempo y días después volverlo a leer. Hacer este ejercicio te brindará una nueva perspectiva de lo que escribiste. Tal vez veas que es necesario cambiar palabras, modificar ideas o añadir imágenes literarias para poder transmitir lo que realmente querías en el principio.
  9. Comparte tu escrito con algún amigo o familiar. Cuando lo haya leído, pregúntale su opinión, si notó las ideas que querías expresar a través del lenguaje figurativo, qué te recomendaría cambiar, etc.
  10. Aunque esto puede ser un poco incómodo, porque no suele gustarnos que critiquen nuestro trabajo, hazlo con una mente abierta, pensando que esta es una oportunidad para mejorar, ya que la crítica no tiene la intensión de destruir, sino de construir. No te cierres ante esas posibilidades.
  11. Finalmente, edita tu poema en prosa. Hazlo hasta que te sientas satisfecho con el resultado. Para ello, será necesario que repitas el paso 5 una y otra vez. Sé paciente y no te des por vencido. Solo así obtendrás lo que tanto deseas.

Puesto que ya conocer cuál es el procedimiento para escribir una prosa poética, ¿qué elementos necesitarás para lograrlo?

¿Que necesitas para escribir prosa poética?

prosa

Aunque su forma de escritura es libre, cuenta con un lenguaje culto y altamente estético. Para poder darle belleza al lenguaje, vas a necesitar hacer uso de las figuras o recursos literarios. Pero, ¿qué son?

Son maneras poco convencionales de utilizar las palabras para transmitir expresividad, belleza, vivacidad, emoción, etc. Con el fin de convencer, sorprender, emocionar o sugerir y son típicas del discurso literario y sus distintos géneros, como la poesía, el ensayo, la narrativa y el drama.

Algunas de las figuras retóricas más utilizadas son:

  • La metáfora: esta es una relación de analogía o semejanza que se da entre el significado de dos imágenes o conceptos. Por ejemplo, “tus ojos azules, llenos de mar”. Esta metáfora se usa para indicar que el color de los ojos de la persona se asemeja al color del mar.
  • El símil o la comparación: consiste en establecer una relación de semejanza entre dos cosas. Por ejemplo, “tu cabello negro como la noche”.
  • La hipérbole o exageración: consiste en el incremento o la disminución exagerada de una situación o de una característica de una cosa. Por ejemplo: “Te pedí 1000 veces que me perdonaras”.
  • La metonimia: se trata de designar una cosa con el nombre de otra, para establecer una relación de cercanía. Por ejemplo: “Juró ser leal a la bandera”. Se utiliza la palabra Bandera para indicar que juró lealtad a la nación.
  • La anáfora: es la repetición de varios sonidos de manera rítmica, la cual se ubica al principio de un verso o frase y que ayuda a crear una rima.
  • La personificación o prosopopeya: consiste en atribuir cualidades propias del ser humano o animales o a algún objeto inanimado. Por ejemplo: “El reloj dice la hora”.
  • El hipérbaton: es el medio que se utiliza para alterar el orden natural de las palabras, con el fin de aportar mayor expresividad o, como en el caso de la poesía, para ajustar la métrica, el ritmo o la rima de la frase. Por ejemplo: “si mal no recuerdo” en lugar de “si no recuerdo mal”.
  • La onomatopeya: es una manera de vocalizar, o representar de forma escrita, los sonidos propios de algunos objetos o animales. Por ejemplo: “¡Miaaaauuu!” “el Tic-Toc del reloj”.
  • La antítesis: es la relación de oposición que hay entre dos ideas o frases y que tiene el propósito de hacer que la expresión sea mucho más eficaz y que desarrolle nuevos conocimientos. Por ejemplo: “en cada recuerdo te olvido”.
  • La sinestesia: es la atribución de una sensación, ya sea olfativa, gustativa, auditiva, visual o táctil, a un objeto que no le corresponde de manera convencional. Por ejemplo: “El amargo sabor del adiós”.
  • La interrogación: consiste en formular preguntas, que puede ser respondidas o no, con el fin de inducir a la reflexión o de persuadir. Por ejemplo: “¿Qué haz hecho con mi vida?”.

Para poder escribir una prosa poética es necesario que conozcas y sepas qué es y en qué momento es conveniente utilizar cada una de estas figuras literarias. De esa manera, dirás sin decir todo lo que quieras expresar mediante la escritura.

Pero, ¿qué otros aspectos se deben tener en cuenta a la hora de escribir prosa poética?

Consejos para escribir prosa poética

prosa

Algo que te ayudará a comenzar a escribir prosa poética es contar con buenos referentes. Es decir, es importante que leas a aquellos autores que se esforzaron por utilizar este estilo de escritura.

Copia algunas de las imágenes que emplee, su vocabulario, la manera en la que estructura sus palabras. No te sientas mal por ello. Con el tiempo, podrás desarrollar tu estilo personal. Por ahora, este puede ser un excelente punto de partida.

Presta mucha atención a la manera en la que posicionas las palabras acentuadas en el texto, ya que este detalle le aporta cierta musicalidad propia de este estilo.

Usa un lenguaje culto. No obstante, culto no quiere decir rebuscado, más bien la idea es que sea poco convencional. Si te esfuerzas demasiado en usar palabras rebuscadas, podrás llegar a muy pocas personas. Estarás reduciendo tu círculo de lectores, al excluir a quienes desconocen esos términos. Harás que la prosa poética sea oscura e inaccesible, cosa que no querrás que suceda.

Deja volar tu imaginación. No necesariamente debes escribir de algo que hayas visto, escuchado o experimentado por ti mismo. También puedes valerte de situaciones hipotéticas de experiencias que quisieras vivir, de sueños, de cómo ver e interpretan la vida otras personas, etc. No te limites. Tu cerebro tiene mucha más capacidad de la que crees.

Finalmente, no te des por vencido tan fácilmente. En especial, si es tu primer acercamiento a la escritura. Puesto que se trata de algo nuevo para ti, es muy probable que te equivoques varias veces.

Siendo realista, tal vez llegues a escribir varios borradores antes de que logres sentirte satisfecho con lo que has escrito. Pero, te en consideración que el escritor perfecto no existe. Así que la idea es que seas equilibrado. No puedes darte la licencia de aceptar todo cuanto escribas, pero tampoco debes convertirte en tu propio verdugo.

Sé paciente y dale tiempo al tiempo. Mientras haces tu mayor esfuerzo en escribir prosa poética, continúa instruyéndote leyendo libros relacionados con el tema e indagando en la obra de los grandes poetas de la historia.

Verás que, si así lo haces, pronto podrás escribir tu gran obra de arte. Una prosa poética que refleje tus sentimientos, pensamientos y forma de ver el mundo y lo que lo compone.

¿Te ha gustado?
13 usuarios han opinado y a un 100,00% le ha gustado.

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada.