Cómo escribir un soneto

¿Te consideras una persona creativa? Por lo general, este tipo de personas ven en todas partes formas, figuras, diferentes matices, etc. El simple canto de las aves o el silbar del viento entre los árboles, se convierten en una hermosa melodía.

Tienen la sensibilidad a flor de piel y un momento de inspiración puede asemejarse a una epifanía. Son personas muy espirituales, que tienen una gran conexión con su yo interno, pero también con la naturaleza, con el universo y con una fuerza superior.

Suelen demostrar estas características desde muy temprana edad. Prefieren leer un libro a ver la televisión o escribir, en lugar de salir a la calle a jugar con sus amigos. De hecho, utilizan la escritura como una manera de drenar todas sus emociones, negativas y positivas.

soneto

Escribir se convierte en una alternativa para mostrarle a otros cómo ven el mundo y lo que hay en él. Algunos se valen de las historias para recrear la suya propia, la de alguien más o la que querrían llegar a vivir.

Sin embargo, otros más prefieren la poesía. En la belleza de las palabras encuentran la manera perfecta de expresarse. ¿Eres de los que les gusta escribir poesía? Dentro de este estilo literario es posible encontrar una gran variedad de formas de escritura. Esto te da la oportunidad de probar diferentes estilos y así evitar caer en la monotonía.

Uno de los estilos más clásicos y antiguos es el soneto. ¿Sabes qué es un soneto? ¿Cuáles son principales características? En especial, ¿Cómo puedes escribir uno? En esta oportunidad te estaremos diciendo la manera de hacerlo.

En realidad, te darás cuenta que no es tan complicado, como pudiera parecer. De hecho, con suficiente práctica, en poco tiempo te convertirás en un verdadero experto escritor de sonetos. Veamos cómo puedes lograrlo.

Instrucciones para escribir un soneto

En primer lugar, es importante que tengas claro lo que es un soneto. Se trata de una de las formas poéticas más conocidas, la cual se ha empleado desde hace muchos siglos atrás. Su origen se remonta a la época de la edad media, siendo fuente de inspiración para algunos de los más grandes y célebres escritores del mundo, como Francisco Quevedo, Miguel de Cervantes, Luis de Góngora, entre otros.

Un soneto se encuentra estructurado de la siguiente forma: dos cuartetos y dos tercetos. Lo que quiere decir que contiene dos estrofas de cuatro versos y dos más de tres versos, siguiendo ese mismo orden.

En cada uno de los cuartetos, el primer verso rima con el ultimo, mientras que el segundo debe rimar con el tercero. Además, es relevante el hecho de que ambos cuartetos deben utilizar el mismo tipo de rima.

Los versos están conformados por once sílabas, esta es la forma más tradicional. Sin embargo, existe una variante que es conocida con el nombre de soneto alejandrino, el cual cuenta con versos de 14 sílabas cada uno.

soneto

Ahora bien, si tu propósito es escribir sonetos, debes dejarte llevar por los siguientes pasos:

  1. Lo primero es encontrar la inspiración. Piensa sobre qué te gustaría escribir. Puedes valerte de diferentes medios. Por ejemplo, un sueño, un sentimiento específico, una situación real o hipotética, un conflicto, etc.
  2. El propósito es que dejes volar tu imaginación. Te sorprenderá darte cuenta de hasta dónde puede llegar. Luego, debes prepararte para transformar esa idea en una obra de arte, en este caso, en un poema.
  3. Selecciona palabras que guarden relación estrecha con lo que quieres expresar, pero asegúrate de que no sean parte del común. Es decir, incluye verbos, adjetivos, sustantivos, adverbios y nexos que no sea muy utilizados. Para ello, puedes hacer una lista de sinónimos y tenerla a mano cuando vayas a escribir tus sonetos. De esta manera lograrás aportarle mayor riqueza y belleza.
  4. Antes de comenzar, ten en cuenta que, al igual que cualquier historia, un soneto debe contar con una introducción, un nudo, un desenlace y una conclusión bien definida.
  5. En pocas palabras, un soneto es una historia que cuentas siguiendo un modelo de escritura diferente, uno mucho más elaborado.
  6. Al comenzar a escribir, recuerda que el soneto cuenta con una estructura específica, a saber, dos cuartetos y dos tercetos conformados por versos endecasílabos, es decir, de once sílabas cada uno. Siendo la excepción a la regla los sonetos alejandrinos que cuentan con versos de 14 sílabas.
  7. Aunque no hay una manera predeterminada de presentar el tema del soneto, suele abordarse en el primer cuarteto y, en el segundo, se amplía.
  8. El primer terceto recoge reflexiones sobre la idea central de los cuartetos, mientras que, en el último terceto se concluye con una reflexión, una moraleja u otra idea profunda y, por lo general, suele ser el más emotivo.
  9. Trata de que las frases sean propias y no muy extensas, que hagan referencia al tema que quieres abordar en el soneto. Escoge una de estas frases y mide la cantidad de sílabas que la componen.
  10. Si la medida silábica es de once, ¡has dado en el clavo! Puedes continuar. Si te excedes, intenta acortarla quitándole palabras o sustituyéndolas por otras. También está la opción de continuar la idea en el siguiente verso.

Hasta ahora, el proceso de elaboración de un soneto parece sencillo y muy fácil de seguir. Pero, ¿qué otros aspectos necesitas conocer a fin de escribir un soneto correctamente? veámoslo.

¿Que necesitas para escribir un soneto?

soneto

A la hora de escribir un soneto es necesario que cuides la rima. Si bien es cierto que no existe una norma que haya que seguir al pie de la letra, la tradición menciona algunos usos más clásicos.

Un prototipo de soneto cuenta con una misma rima en los dos primeros cuartetos, es decir ABBA; ABBA. Mientras que en los tercetos hay variantes más libres y flexibles, como CDE CDE; CDE DCE; CDC DCD.

A la hora de hacer el conteo silábico de los versos, colócale el número de sílabas a un lado junto con la letra A o B para poder designar la rima que conforma el verso.

Continúa con esta idea realizando uniones a través de nexos hasta que hayas logrado completar la primera estrofa del soneto. Por supuesto, como lo hemos mencionado anteriormente, debes asegurarte de que cuente con once sílabas en cada uno de los versos.

A fin de poder realizar este paso, es necesario que cuentes con conocimientos básicos de métrica. Dentro de los diferentes estudios lingüísticos, se encarga de medir la cantidad de versos que conforman una composición poética, con el fin de establecer las características que tiene el mismo.

soneto

Esta es la manera de medir los versos de un poema:

  1. Aprende cuáles son las reglas básicas de la separación en sílabas de las palabras, lo que incluye cómo se forman los diptongos, triptongos y los hiatos.
  2. Relacionado con el primer punto está conocer las reglas generales de acentuación, en vista de que dependiendo de la ubicación del acento puede variar la división silábica. Los acentos son los que constituyen el ritmo del verso y su última palabra debe ser llana. En caso de que no sea así, será necesario que se aplique la ley de compensación.
  3. Esta ley establece que a los versos que terminan en palabras agudas se les debe una sílaba más, mientras que a los que terminen en una palabra llana se les resta una sílaba para lograr conseguir el ritmo natural del verso.

Los versos de arte menor son los que cuentan con un máximo de 8 sílabas. Dependiendo del número de estas se les denominará como bisílabos, trisílabos, tetrasílabos, pentasílabos, hexasílabos, heptasílabos u octosílabos.

Con relación a los de arte mayor son los versos que están conformados por más de 9 sílabas. Según su número se les llamará eneasílabos, decasílabos, endecasílabos, tridecasílabos y alejandrinos.

Medir versos es una disciplina que requiere dedicación, mucha capacidad de concentración y un mínimo de conocimientos básicos. No obstante, al dominar esta técnica, habrás avanzado un paso más hacia la correcta elaboración de sonetos.

¿Qué otros aspectos debes tomar en consideración en este particular? Es importante que no queden dudas sin disipar para que logres tu objetivo de aprender a escribir sonetos.

Consejos para escribir un soneto

Cuando hayas logrado hacer tu primera estrofa, léela en voz alta. Este ejercicio te permitirá determinar si los versos se escuchan bien. Si no es así, tal vez el problema es que carecen de ritmo. En tal caso, préstale atención a la sílaba tónica. Procura que esta esté en la segunda o tercera, la cuarta o la sexta, la octava y siempre en la décima.

Luego, puedes pasar a la elaboración de la segunda estrofa. De igual manera, tal como lo hiciste en el caso anterior, debes verificar tanto el número de sílabas como la rima de cada una de las oraciones.

soneto

Cuando hayas terminado con los cuartetos, será el turno de los tercetos. A estos los puedes designar con las letras C, D y E, como lo señalamos anteriormente. En ellos debe presentarse el desenlace del conflicto, así como la conclusión del mismo.

Finalmente, revisa el soneto leyéndolo en voz alta. De ser necesario, cámbiale palabras para poder brindarle un mejor sonido, aportarle estilo u orden, o para que sea mucho más creativo y original.

Hazle cuantos ajustes sean necesarios hasta que te parezca que ya está listo. Luego, determina dónde está la idea central para cerciorarte de que esta armonice con el tema que querías abordar.

Si todo marcha sobre ruedas, será el momento de ponerle un título y de compartirlo con otros. Pídele a tus amigos y familiares que lo lean y que te den una opinión objetiva. También puedes recurrir a profesores especializados en el área de la literatura para que te hagan las correcciones necesarias y te den recomendaciones para mejorar cada vez más.

En realidad, escribir un soneto no es complicado, todo es cuestión de práctica. Además, debes ser dedicado y detallista, para asegurarte de que cumpla con las características particulares que todo soneto debe tener.

Algo que también puede allanarte el camino es leer la mayor cantidad de sonetos posible. Escoge los autores que más te gusten y la temática con la que te sientas más cómodo.

Ten en cuenta que hay diferentes tipos de sonetos, como el que incluye un verso o un conjunto de versos seguidos de los 14 que conforman la estructura clásica y que se le conoce con el nombre de soneto con estrambote. También está el soneto inglés o el soneto con eco.

Mientras más familiarizado estés con esta forma de escritura poética, mejor te irá a la hora de escribir tus propios sonetos.

Finalmente, te recomendamos la lectura de “Un soneto me manda a hacer Violante”. Este es un soneto satírico de Lope de Vega, el cual aborda el tema de la construcción de un soneto que se ha hecho por encargo.

Esta es una lectura ideal para aquellos que se encuentran frente a la elaboración de un soneto por primera vez. En él podrás notar la construcción de los versos endecasílabos, así como la estructura típica del soneto.

¿Por qué no pones manos a la obra y lo lees hoy mismo? Este puede ser el primer paso que te lleve a escribir hermosos sonetos que podrás compartir con otros y que inmortalicen tu nombre en la historia, tal como sucedió en el caso de los grandes poetas del pasado.

Atrévete a indagar en este estilo literario y comprueba que los límites solo están en nuestras mentes. ¡Tú puedes ser un escritor de sonetos!

¿Te ha gustado?
2 usuarios han opinado y a un 100,00% le ha gustado.

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada.