Cómo escribir una crónica

A la mayoría de los niños les encantan las historias, en especial al momento en que se van a dormir. Dejan volar su imaginación y conocen lugares en donde nunca han estado, personas a las que nunca han visto y presencian acontecimientos que nunca llegaron a vivir, gracias al poder de las palabras.

Estas historias pueden ser imaginarias con personajes mitológicos, dragones, naves espaciales, extraterrestres, princesas, hadas, etc. Pero también pueden ser hechos reales, todo dependiendo de las vivencias de quien narra.

Quienes suelen tener muchas historias que contar son los abuelos. Las personas de la tercera edad conservan en su memoria muchas anécdotas de su infancia, de la crianza que le dieron sus padres, de su primer romance y más.

crónica

Sin importar qué tan mayores sean, la mayoría de ellos recuerdan fechas, nombres, lugares y otros detalles que quizás otros hayan pasado por alto. Además, cuentan sus historias con mucha emoción, como si lo estuviesen viviendo nuevamente y tienen el potencial de trasladar a sus oyentes hasta esa época.

Este tipo de narraciones tiene mucha similitud con la crónica, un género de la narración muy descriptivo, el cual se basa en la reconstrucción de un suceso dando especial atención a los detalles relacionados con el espacio y el tiempo en el que ocurrieron los hechos.

¿Eres de los que les gusta contar historias? ¿Te gusta narrarlas oralmente o escribirlas? En caso de que te guste la escritura, la crónica puede ser el género narrativo que mejor defina tu estilo. Pero, ¿cómo puedes escribir una crónica? ¿Cuáles son sus características? ¿Qué necesitas para lograrlo? ¿Cuáles son los pasos que debes seguir?

Durante este artículo se estará dando respuesta a estas interrogantes. Por eso, si te interesa ser un gran cronista, no puedes dejar de leerlo por nada en el mundo.

Instrucciones para escribir una crónica

crónica

Al hablar de una crónica nos referimos a un género narrativo binario, en donde conjugan una parte literaria y otra periodística. No cuenta con las libertades de imaginación que ofrece la ficción literaria, pero cuenta con una serie de elementos formales con los que aborda suceso y personajes reales y comprobables.

En otras palabras, la crónica no es más que un cuento que ocurrió en realidad. Por lo general, suele ser escrita por personas que han sido testigos oculares de los acontecimientos o por contemporáneos que se han encargado de registrar meticulosamente cada detalle de lo que han visto.

El lenguaje que se utiliza para su elaboración es sencillo, directo, con un toque personal y ciertos detalles del lenguaje literario, con un uso repetitivo de adjetivos y poniendo especial interés en las descripciones.

En resumen, podemos decir que una crónica es el testimonio de un autor que toma como referencia la realidad perteneciente a un determinado contexto social e histórico.

Ahora que sabes lo que es una crónica, el siguiente paso es determinar cuál es la manera correcta de escribir una. Algo que te puede ayudar es guiarte por los siguientes pasos:

El tema

crónica

En primer lugar, debes tener claro el tema sobre el cual deseas escribir. A fin de generar un gran impacto entre los lectores, lo más recomendable es que selecciones un tema que tenga cierta relación con sucesos de la actualidad.

La historia tiene que contar con un nudo o conflicto que despierte el interés y pueda conmover a los lectores a fin de que ellos puedan ser los jueces y llegar a sus propias conclusiones.

Esfuérzate para que la narración muestre un ángulo diferente de la historia, de seguro con esto conseguirás la atención del público.

A fin de que te mantengas motivado y disfrutes de todo el proceso de producción de la crónica, la sugerencia es que escribas sobre un tema que te guste, tal vez la muerte de algún personaje conocido en la localidad, un desastre ambiental muy sonado en las noticias o algún hecho histórico relevante, que haya causado un gran impacto social.

La investigación

crónica

Hazlo con tanto afán como si fueras un investigador profesional. En este punto entra en juego tu capacidad de relacionarte con las demás personas.

La idea es que puedas entablar conversaciones, indagar y realizar conexiones entre los hechos y personajes que te permita conocer cuál es la esencia de la historia que vas a dar a conocer.

Agudiza tus sentidos, pues estos son los que te permitirán entrar en contexto y conseguir el ritmo de narración adecuado. No te conformes con las entrevistas que logres conseguir. Acompaña a los personajes, forma parte de su vida diaria para que puedas estar al tanto de todas y cada una de las facetas en las que desenvuelve y así contar con una perspectiva más amplia y realista.

Al momento de entrevistar a los personajes, procura hacerlo de manera natural, tal como si estuvieses teniendo una conversación íntima con un buen amigo, para que la crónica adquiera un carácter personal y subjetivo.

Durante tu investigación, toma nota de todo cuanto puedas registrar. Por ejemplo, lo que ves, lo que escuchas, lo que hueles o saboreas. Todos estos detalles te serán de mucha utilidad al momento de redactar la crónica.

Documenta la crónica

Para ello, puedes valerte de las fotografías. Toma fotos de todo y, de ser posible, de todos. Mientras más fotos logres capturar, más rica, verídica y creíble será tu investigación.

Usa una grabadora para llevar un registro de las entrevistas. Identifica cada una de las grabaciones con los nombres de quienes las protagonizan y la fecha y la hora en que las realizaste. Esto te ayudará a estar al tanto del material que tienes y a organizarlo de manera cronológica.

Determina qué tipo de crónica quieres realizar

crónica

Existen crónicas periodísticas que narran acontecimientos de forma específica y ordenada con un estilo propio para captar la atención de la mayor cantidad de personas posible.

A su vez, dentro de la crónica periodística es posible encontrar la crónica deportiva, la negra o de sucesos, la crónica política, la crónica de viaje, etc. Según el enfoque que se le dé, también se pueden clasificar en blancas o informativas, con mayor semejanza a la noticia e interpretativas, es decir, las que se encargan de investigar, interpretar y explicar lo que se narra.

También existen crónicas literarias, las históricas, las sociales y las policiales. Escoge la que mejor se adapte a tus gustos y necesidades. Preferiblemente, una con la que estés familiarizado.

Ahora bien, ¿Qué otras cosas necesitas saber en lo relacionado con la escritura de una crónica? Veamos algunos aspectos de interés.

¿Que necesitas para escribir una crónica?

crónica

  • A fin de realizar un buen trabajo de campo, necesitas ser un investigador muy curioso. Esta cualidad te permitirá encontrar una gran cantidad de detalles relevadores sobre la historia.
  • No te conformes con la información que pudiste encontrar a simple vista, continúa indagando y, de seguro, encontrarás detalles sobre los hechos y los personajes involucrados que son desconocidos por la mayoría de las personas y que enriquecerán tu historia.
  • Entre tus herramientas de trabajo necesitas tener una cámara fotográfica que tenga una buena resolución, la cual te permita captar detalles sobre lugares y personas.
  • También debes contar con una grabadora para registrar todas las entrevistas que logres hacer y así no perder ni una sola palabra. No obstante, a la hora de hacer las entrevistas, no dependas de ella, pues te puede restar naturalidad y sacrificarás un aspecto importante de la crónica.
  • Usa papel y lápiz para registrar lo que no puedas captar con la cámara o con la grabadora, como los olores, los sabores, las texturas, tus impresiones, etc.
  • Necesitas cultivar el sentido del compromiso. Escribir una crónica exige estar dispuesto a caminar grandes distancias, a recorrer senderos, a acercarte a las personas y formar parte de sus vidas. En otras palabras, un cronista debe estar dispuesto a vivir situaciones y experiencias únicas y jamás pensadas.
  • Resiste el impulso de inventar cosas que no sucedieron o personajes que jamás existieron. Basta con la realidad para que logres crear una historia rica, compleja y mágica
  • Si te tomas el tiempo necesario para realizar una investigación previa encontrarás muchos detalles que te permitirán enriquecer tu crónica y hacerla veraz y confiable, una verdadera referencia informativa.

¿Qué otros aspectos debes tener en cuenta a la hora de escribir una crónica? Presta mucha atención a los siguientes consejos que estaremos compartiendo contigo.

Consejos para escribir una crónica

crónica

El último paso para la creación de una crónica es la escritura de la misma. Al hacerlo, es importante que le des respuesta a las preguntas básicas del periodismo: ¿Qué? ¿Cuándo? ¿Cómo? ¿Quién? ¿Dónde? Y ¿Por qué?

Procura que el inicio de tu crónica tenga suficiente fuerza. Una entrada contundente desde el primer párrafo es fundamental para definir el tono que va a tener la crónica. Cuando hayas encontrado esa buena entrada, lo siguiente será sostener el mismo ritmo para mantener el interés del lector.

A la hora de escribir, no abuses del uso de la primera persona. Aunque algunos cronistas consideran que ni siquiera se debe utilizar, la primer apersona puede tener cierta participación, siempre y cuando esté justificada.

No se trata de que seas el foco central de la narración, más bien lo que se busca es que tu presencia enriquezca la historia al aportar detalles y datos nuevos que no serían creíbles si no estuvieras dentro de la escena.

Al escribir, sé libre, da rienda suelta a tu creatividad y utiliza un lenguaje sencillo. No oscurezcas la crónica empleando palabras rebuscadas ya que no aportan nada a la historia. Sé conciso y directo, sin caer en detalles que desvíen la atención del lector a otro lado.

Para evitar los lugares comunes, la recomendación es que leas más. Mientras más leas, más enriquecerás tu vocabulario y más atractiva será la narración.

Toma en consideración que toda crónica debe contar con un inicio, una trama o nudo y un desenlace. Por eso, procura respetar todos y cada uno de estos momentos. Por lo general, tanto el inicio como el cierre de la crónica están relacionados, de manera que deben llegar al mismo punto.

Distribuye bien la información. No lo cuentes todo en los primeros párrafos. Debes despertar el interés del lector, pero dejarlo con hambre para que se vea en la necesidad de seguir leyendo.

No escribas párrafos muy largos porque cansarán la vista de los lectores y harán la lectura muy pesada y aburrida. No olvides darles uso a las fotografías, notas de voz y otros elementos que tengas. Analízalos y transcríbelos con la mayor exactitud posible dando suficiente espacio para las interpretaciones personales.

Finalmente, revisa todo el material. Verifica que no tenga errores ortográficos, pues esto podría desacreditarte como escritor. Luego que hayas corregido los errores de ese tipo, ubica las posibles incoherencias de las ideas abordadas.

Al cabo de un tiempo, sométela a una segunda revisión. Es posible que encuentres errores y detalles que pasaste por alto anteriormente. Por supuesto, haz las correcciones pertinentes antes de dársela a tus amigos y familiares para que te den su opinión.

Puesto que la crónica es considerada como uno de los géneros periodísticos más estéticos y más exigentes, debes dar todo de ti, en cuanto a tiempo, recursos, esfuerzos y compromiso. Solo así obtendrás buenos resultados, una narración que capte el interés de las personas y que perdure en el paso del tiempo.

Si tomas en cuenta todos y cada uno de estos consejos, de seguro lograrás escribir una crónica que te deje muchos éxitos y satisfacciones a nivel personal y profesional.

 

 

¿Te ha gustado?

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada.