Mientras nos encontramos ante un tiempo de estudio en que queremos conseguir algo por medio de un examen siempre nos planteamos cuál es el mejor método.

Cuál es la mejor forma de afrontar un examen con éxito. Aunque hay muchos tipos de exámenes (exámenes de asignaturas, oposiciones, carné de conducir, etc) lo cierto es que existen unas pautas que podemos usar para afrontarlos todos. También hay varios métodos de estudio, pero en este caso no podemos indicarte cuál es el mejor para ti de forma segura puesto que eso dependerá de ti, de tus capacidades, preferencias, gustos, habilidades, etc. De todas formas hablaremos de ellos para que tú elijas la mejor forma para ti de estudiar para un examen.

Este artículo seguro te interesará: Cómo Estudiar Mejor

Si quieres saber cómo estudiar para un examen con éxito sigue leyendo este artículo de doncomos.com para que te hagas con el método y los consejos que harán que los consigas.

Dónde estudiar

Escoger el sitio de estudio suele ser una elección personal, algunos pueden preferir la biblioteca, otros la habitación, y otros incluso el salón. Pero lo cierto es que se necesita un sitio de estudio en el que la mente pueda concentrarse sin distracciones de ningún tipo, sin ruidos ni cosas muy atractivas que nos puedan hacer pensar en ellas y desconcentrarnos. Además es importante que esté ordenado y limpio, ya que este factor también ayuda a la concentración.

Además la zona debe estar bien ventilada y debe contar con buena iluminación.

Mesa de estudio

La elección de la mesa de estudio también debe ser la acertada. La mesa debe ser espaciosa y no estar abarrotada de cosas que puedan distraerte, pero sí contar con el material de estudio que puedas necesitar a mano. Debe estar limpia y ordenada. También es preciso que esté colocada frente a una pared o a una ventana, así también evitaremos distracciones. La mesa debe de estar a una altura que impida que te inclines y puedas apoyar los codos en un ángulo de 90 grados.

Elegir la silla adecuada

La elección de la silla adecuada también es importante, ya que equivocarnos en esta elección podría causar molestias físicas y sensación de fatiga precoz. Elegiremos una silla que nos permita adaptarla en altura y que nos haga mantener la espalda erguida. También es importante que tenga cierto apoyo en la zona lumbar. Esto es importante ya que también evitará que nos cansemos antes de tiempo y sintamos fatiga.

La iluminación más adecuada

Poseer una buena iluminación también es clave. Esta debe estar iluminando verticalmente la zona de estudio, justo por encima de la cabeza o de la zona de visión. La bombilla debe ser blanca, ya que otros colores producirían cansancio y visión nublosa en poco tiempo. Con una potencial de 60W puede ser suficiente. También debes pensar que cuantos más voltios o volor tenga más calor producirá y antes te cansarás. Hoy en día las bombillas leds de bajo consumo son las mejores que puedes elegir, pueden ser un poco más costosas, pero a la larga ahorrarás más con el mismo tiempo de luz encendida. Además emiten luz blanca y casi nada de calor.

Evita las distracciones

Lograr el estado de concentración máxima te llevará aproximadamente 10 minutos, por tanto cada vez que interrumpas el estudio y la concentración luego deberás volver a empezar. Deja el móvil apartado de forma que no te resulte una tentación revisar tus redes sociales o el wapp cada dos por tres. No tengas la tele encendida y si debes trabajar con el ordenador evita abrir pestañas o aplicaciones innecesarias, debes contenerte para no perder la concentración y aprender mayor contenido en menor tiempo y con mayor eficacia.

Date recompensas

Descansa cada 60 minutos un período de 10 minutos. Durante ese tiempo de descanso recuerda ir al baño o tomar algo ligero y sano además es el momento de hacer algo que te apetezca, como ver algún video en youtube, entrar a las redes sociales o revisar tus wapp.

Además también prepara recompensas por largos períodos de estudios o por alcanzar ciertos objetivos de estudio, esto te motivará aún más. Por ejemplo después de pasarte toda la tarde estudiando puedes darte el capricho de quedar con algún amigo o descansar y pedir comida a domicilio, darte un baño relajante, etc.

Estudiar con tiempo

Nunca dejes para el último momento el estudio. Ea posible que con mucho esfuerzo puedas aprobar el examen pero los conocimientos no permanecerán mucho tiempo en tu cabeza.

Si estudias poco a poco y con antelación lograrás que los conocimientos se alojen en la memoria a largo plazo del cerebro, por lo que siempre estarán ahí y si estás relajado durante el examen seguro que lo aprobarás.

Además estudiando con antelación no estarás estresado ni preocupado y por tanto te costará mucho menos concentrarte y retener los datos.

Hacer ejercicio o dar largos paseos antes del examen

Está comprobado con varios estudios que realizar ejercicio antes de un examen es realmente beneficioso pues ayuda a relajar el cuerpo y la mente así como favorecerá la concentración y el acceso a los datos.

Si puedes incluso podrías hacer ejercicio hasta 20 minutos antes de un examen, e incluso el día anterior.

Nada se consigue que te pases todo el día anterior al examen estresado y amargado sentado en una silla estudiando. El ejercicio te servirá de distracción y te ayudará a centrarte en el examen y los conocimientos.

Planifica tus estudios

Crea un plan de estudios eficaz y síguelo. Mira la cantidad de páginas que debes estudiarte y la cantidad de días que tienes para ellos. Además deberías calcular días para hacer ejercicios o exámenes anteriores así como unos últimos días de repaso. Si no tienes acceso a exámenes anteriores prepárate algunos exámenes de prueba y hazlos una semana antes, así si tienes que recordar algún concepto tendrás tiempo suficiente

Mentalidad correcta

Debes tener la mentalidad correcta y olvidarte del pesimismo. Piensa en que tu esfuerzo sí merece la pena y estudiar con antelación es lo mejor que puedes hacer para prepararte para un examen.

Olvídate de las frases “no he estudiado nada”, “me ha salido muy mal” y “voy a suspender”. Estas frases preparan tu mente para el fracaso y ya estás predispuesto a aceptarlo como algo normal cuando no debería ser así si le has dedicado tiempo a tus estudios y te has esforzado.

Por otro lado debes sentir gusto por lo que estudias, no pienses en que estás estudiando por obligación sino porque te gusta o porque es el camino para lograr lo que realmente deseas.

Comida, bebida y sueño

Otro factor importante a tener en cuenta es que antes de ponerte a estudiar o antes de afrontar un examen debes haber comido. Tener hambre o sentir fatiga durante el estudio o el examen te distraerá y te desconcentrará.

Evita las comidas copiosas y con demasiada azúcar. También debes evitar la cafeína y las bebidas gaseosas y con estimulantes. Aunque se piense que esta es la mejor opción para estar despierto en realidad es muy mala elección ya que tienen efecto rebote y después te sentirás mucho más cansado y con fatiga, por ello toma siempre agua o algo caliente sin estimulantes. En cuanto a meriendas o picoteos entre tiempo de estudio las mejores opciones siempre serán las frutas, los frutos secos, los yogures y alimentos no pesados.

Con estos consejos hemos querido enseñarte cómo estudiar para un examen para que lo afrontes con el mayor éxito posible.

También te puede interesar: Cómo Aprender a Estudiar y Cómo Divertirte al Estudiar

¿Te ha gustado?
5 usuarios han opinado y a un 100,00% le ha gustado.