Las pesadillas son una respuesta que el cuerpo tiene como reacción a cualquier tipo de estímulo impactante, miedoso, ira, frustración entre muchos otros sentimientos que se ha producido en un día o en un periodo de tiempo, pero es un problema que debe saberse cómo evitar.

Todo individuo pude tener en algún momento un sueño malo, desde los más pequeños de la casa que son más propensos a tenerlas por cualquier película de terror que hayan visto y por su inocencia, los adolescentes y por supuesto los adultos por sus diversos problemas.

Se piensa que los niños entre 5 y 10 años suelen tener malos sueños o pesadillas las cuales estiman que el infante pierda el sueño reparador de la noche y surjan problemas de salud motivado a esto, ya que se sigue teniendo este tipo de afección hasta la edad adulta.

Muchas pesadillas reflejan las molestias y sentimientos que se tienen durante el día, y que son manifestaciones a situaciones que a pesar de los mitos y creencias afectan mucho más de lo que se cree el subconsciente, generando que se produzcan sueños malos o pesadillas.

¿Que necesitas para evitar las pesadillas?

  • Origen de las pesadillas.
  • Funciones de los sueños.
  • Concepto de pesadilla.
  • Diferencias entre sueño y pesadilla.
  • Investigaciones sobre los sueños.
  • Funciones biológicas de las pesadillas.
  • Nuestra vida diaria.
  • Los problemas.
  • El pensamiento.

como-evitar-las-pesadillas3

Instrucciones para evitar las pesadillas

Al acostarnos para dormir durante la noche se producen unas fases que son parte del sueño y que las podemos identificar de la siguiente manera:

  • Etapa del adormecimiento, siendo el comienzo.
  • Sueño ligero más o menos en un 50% de todo el proceso.
  • La etapa de transición que es moderadamente corta por durar unos minutos y es el paso previo al sueño profundo.
  • El sueño profundo o delta.
  • El sueño REM (rapid eyes mevement) o movimiento rápido de los ojos.

como-evitar-las-pesadillas2

Esta última etapa es donde surgen los sueños o pesadillas ya que es donde se establece una mayor actividad cerebral y por eso es que existe un movimiento de los ojos, aunque permanezcan cerrados con una duración  de entre 20 o 30 minutos o hasta un poco más.

Generalmente la fase donde se descansa más son la tres y la cuatro, donde el cuerpo tiende a relajarse más y dejarse llevar, antes por supuesto de la fase REM donde se originan los sueños o en su defecto las horrendas pesadillas que acaban con el descanso.

Comprender las pesadillas paso a paso

  1. El estudio de los sueños. Para una mejor comprensión de las pesadillas se debe tener a ciencia cierta el significado de los diversos sueños que tenemos durante una noche de descanso, ente los cuales debe distinguirse los que son malos de los que son buenos e incluso las pesadillas. Además de todo esto se tiene la idea que una comida copiosa antes de acostarse, una taza de café, ingerir alcohol, tener problemas en el trabajo, el estrés entre otros factores pueden incurrir en que una persona sufra de pesadillas durante la noche.
  2. Trabajar mientras se duerme. Otra teoría apunta a la posibilidad de trabajar mientras se tienen pesadillas, ya que estas muchas veces pueden tener las diversas soluciones a problemas que tenemos durante el día con cualquier actividad que realizamos y en las que nos movilizamos diariamente. Aunque no se sabe cuál es la realidad de los sueños y pesadillas, al menos se tiene la posibilidad de tenerlos ya sean inofensivos o un advertencia que va a pasar algo dentro del seno familiar, siendo una premonición a la cual hay que atender.
  3. Tensiones acumuladas. Las pesadillas suelen ser también una liberación de las muchas tensiones, problemas y preocupaciones que nos pasan durante día, teniendo que recurrir a alguna forma de desahogo que nos quite la influencia negativa que se puede acumular en el subconsciente. Además este tipo de problemas pueden hacer que la glándula que libera la hormona del sueño o  melatonina sufra algún tipo de desequilibrio y nos evite que descansemos, aparezcan los efectos del insomnio y tengamos problemas de salud grave.
  4. Estímulo y factores que causan las pesadillas. Algunos factores o estímulos exteriores que pueden ser causantes de las pesadillas podemos mencionarlos en: La edad. De acuerdo a esto, es el factor que ataca a los más inocentes de la casa ya que son más propensos a los malos sueños, ya que muchas veces no entienden lo que sucede a su alrededor y son testigos de muchas malas experiencias que les quedan grabada y lo reflejan durante las noches; El sexo. Las féminas suelen tener más sueños y pesadillas, aunque no necesariamente tiene que ser una connotación de la regla, porque también los de sexo masculino experimentan pesadillas en alguna etapa de sus vidas sin querer o porque son abducidos por el cansancio y la ansiedad; Alguna mal función biológica. Quizás en alguna oportunidad al estar dormido se pierda una función corporal sin darnos cuenta por espacio de unos segundos, enviando impulsos eléctricos al cerebro para despertarlo y así poder hacer algo para contrarrestar este problema para que no cause una grave enfermedad; Cambios hormonales. Durante diversas etapas de la vida pueden surgir cambios que afecten el organismo de la persona como el desarrollo, la menstruación, la menopausia, el embarazo, entre muchos de los factores que pueden regir los cambios hormonales en el organismo; El estrés y la ansiedad. El trabajo, el estudio, el hogar son factores que nos provoca que se produzcan  muchas tareas y responsabilidades que han hecho que el cuerpo reaccionara con una inyección de adrenalina tan fuerte para terminar todo a tiempo, generando un estado de alerta y ansiedad que termina en una pesadilla; Una comida suculenta. Las personas a veces cometen la locura de comer demasiado durante la noche, antes de acostarse y en vez de caminar para que el cuerpo comience a digerir lo que ha comido, se genere una consecuencia que es el tener muchas pesadillas durante el sueño profundo y no descansar; Bebidas energizantes antes de acostarse. Estas son bastante nocivas de y ofrecen que tu cuerpo permanezca despierto para restablecer el cuerpo cuando se necesita o necesita más fortaleza y vigor para realizar diversas tareas y si se toma durante la hora en que debemos ir a dormir, tiene un efecto bastante negativo para el organismo; Fármacos para evitar el sueño. Es posible que cuando se necesite un trabajo de inmediato o se necesite una respuesta para aprenderse el contenido o información para un examen, expongamos al cuerpo a dosis de fármacos para estar despiertos, cuando la acción pase y queramos dormir aparezcan las pesadillas; El alcohol y el tabaco. El alcohol y el tabaco tienen efectos estimulantes por lo que son nocivo para la hora de dormir, es por tanto una fatalidad que se haga uso de los dos durante las horas previas a dormir o descansar, lo que conviene es tener acceso a infusiones tranquilizantes o sedantes; Antidepresivos. Cuando se está en un estado de tristeza profunda donde no se quiere salir de la cama o habitación muchas veces pasamos tanto tiempo con el organismo en letargo por los sentimientos que nos embargan que no podemos descansar después debido a las pesadillas que se acumulan cuando queremos dormir; Enfermedades. Hay padecimientos y enfermedades que pueden originar el tener pesadillas tales como la depresión, la tristeza, la diabetes, problemas estomacales, la gastritis, la migraña aparte de no dejar que descanses puede hacer que tengas muchas pesadillas que no van a permitir dejar que te relajes.
  5. Otros factores son: Programas de televisión violentos o sangrientos. Cuando nos quedamos hasta altas horas de a noche viendo programas sangrientos, de terror, asesinatos o simplemente historias de hechos reales que afectan nuestros nervios pueden originar en una consecuencia fatal para el descanso y relajación; Alza de temperatura en el cuerpo. Cuando se tiene fiebre, producto de cualquier tipo de afección o infección, es posible que el delirio nos provoque pesadillas tendiendo a despertar muchas veces durante la noche, es importante contar con una vigilancia permanente sobre todo cuando se trata de niños; Hacer terapia. Es posible que se necesite la ayuda de algún especialista en trastornos del sueño que pueda ofrecer una ayuda al subconsciente además de recetar algún tratamiento o medicina alternativa para buscar mejoría en lo relacionado con el sueño o las pesadillas que puedas tener. Nada es imposible y puedes recurrir a mejorar cada día la forma de descansar para que te sientas bien contigo misma en el mismo momento que dejes de tener cualquier tipo de manifestación en contra de la relajación, el descanso o las ganas de dormir bien; Descanso. Intenta irte unos días de descanso para evitar que el estrés te gane la batalla y no puedas descansar, ya que esto puede ser motivo que te sientas cada día peor y sufras de múltiples pesadillas en las noches, despertando con problemas de salud grave. Recuerda que al irte de viaje unos días o un fin de semana, no se trata de llevarte los problemas contigo sino más bien de irte a descansar olvidándote de todo por un breve tiempo y encontrarás que te resulta tan relajante que no tendrás problemas para dormir.

Consejos para evitar las pesadillas

  • Aprender técnicas de relajación o de motivación para evitar las pesadillas.
  • No usar bebidas que contengan cafeína o sean estimulantes, más que todo tomar infusiones que tengan efectos sedantes.
  • Aprender a usar tampones de oídos y evitar los diferentes sonidos externos además de mascarillas o antifaces para evitar el exceso de luz.
  • Tener un horario para despertar y acostarse.
  • No cenar en exceso y con alimentos que ofrezcan una rápida digestión.
  • No usar drogas o fármacos para dormir.
  • Practicar algún deporte con el cual te sientas cómodo o hacer posturas de yoga para relajarte todo los días.
¿Te ha gustado?