Si te encuentras terminando tus estudios en el instituto y todavía no sabes qué estudiar no debes preocuparte en exceso pues no eres la única persona a la que le sucede. De hecho es muy frecuente que la mayoría de los estudiantes en su último año de estudios obligatorios no sepan qué estudiar o qué hacer después.

También es posible que después de algún tiempo tras haber abandonado los estudios quieras retomarlos, o incluso que quieras comenzar unos nuevos estudios, de hecho hay personas que finalizan estudios tras otros porque les apasiona o incluso personas de avanzada edad que desean cumplir su sueño de acabar los estudios que no pudieron realizar en su momento. Pero también es posible en estos casos que no tengas claro qué quieres estudiar exactamente.

No todo se centra en estudiar grados universitarios, esta duda también se plantea a la hora de escoger formación profesional o incluso cursos profesionales.

Si tú también te encuentras en esta situación y no tienes claro qué estudiar en este artículo de doncomos.com vamos a darte algunos consejos claves para ayudarte en la toma de decisión y que sepas acertadamente qué estudiar.

No lo dejes todo para el último momento

Si las dudas te abruman o por lo contrario eres muy pasota y crees que lo mejor es esperar hasta el último momento para decidir qué estudiar en realidad te equivocas, puesto que cuanto más te esperes más te agobiarás, y menos tiempo tendrás después para valorar correctamente tu decisión.

Infórmate

Estar informado es la clave de la vida. Las mejores decisiones se toman después de tener toda la información sobre algo, de este modo no tendrás dudas sobre tu elección. Para informarte puedes consultar las webs de las universidades que te interesarían y qué carreras ofertan, así como los programas lectivos. Esto también deberías hacerlo en los centros de formación profesional.

Averigua qué estudios puedes realizar en el sector que te interesa, las características de cada una y sus salidas profesionales.

También puedes hablar con los orientadores profesionales de tu centro de estudios. Incluso podrías preguntar a otros estudiantes, o a profesionales del sector que te interesa para tener varias opiniones que te ayuden en tu decisión.

Qué quieres hacer

Si aún te encuentras un poco perdido ante una gran oferta de estudios y carreras quizás deberías preguntarte en qué tipo de trabajo te imaginas, qué es lo que quieres hacer en el futuro, en qué ambiente, etc. De este modo podrás averiguar qué es importante que aprendas para desarrollar ese trabajo y realizar la elección adecuada.

Es posible que te quede alguna indecisión entre una y tres carreras pero basándote en esta técnica podrás escoger la opción que te ofrezca las herramientas que vas a necesitar en el trabajo que quieres desempeñar. De este modo elegirás los estudios que te proporcionen los conocimientos que necesitarás para desempeñar ese trabajo y no estarás estudiando algo que no te proporciona todo lo que necesitarás.

Intereses y capacidades

Lo más importante en la elección de los estudios más adecuados para ti se centrarán en tus gustos, pero también es importante que tengas en cuenta tus capacidades y habilidades, puesto que esto determinará el éxito en los estudios y posteriormente en el desempeño de tu trabajo.

Muchas personas incluso se centran en estudiar algo relacionado con sus verdaderos intereses o incluso en sus hobbies. Por lo que los estudios y posteriores trabajos no se sentirán abrumadores si se hace algo que verdaderamente apasiona.

No obstante, no sólo debes fijarte en tus gustos, sino también en las habilidades y capacidades que tienes y si son las adecuadas para desempeñar esos estudios y las funciones propias de tu futuro trabajo. Por ejemplo si deseas ser cirujano pero no tienes pulso, esto es algo muy grave, por lo que esta profesión no será la adecuada para ti.

En cambio eres realmente bueno en matemáticas y es un área que te encanta podrías realizar estudios de matemática pura o que contenga un alto contenido de ella, pero que a la vez también esté relacionada con otras áreas de tu interés, como son las carreras de ciencias, o las económicas.

Piensa en que sería ilógico estudiar por ejemplo, enfermería si no soportas ver la sangre, da igual lo mucho que te gusten otras funciones de este trabajo o cuánto quieres ayudar a la gente por medio de esta profesión. El temor a la sangre es difícil de afrontar, y podría llevarte al fracaso en tus estudios y profesión.

Olvídate del salario

Muchas personas escogen sus estudios pensando en el salario que ganarán en un futuro, pero olvídate de esto. Fijarse en un posible gran salario es una mala técnica para escoger tus estudios, ya que nadie puede asegurarte de que llegarás a ganar esa cantidad. Además estarás escogiendo unos estudios por una razón que no se centra en lo que te apasiona, por lo que es posible que te termines cansando y que no acabes tus estudios. Debes estar contento con tu elección, sentirte motivado y con ganas de realizar esos estudios y ese futuro trabajo.

Además como te comentábamos antes nadie puede asegurarte que consigas una alta remuneración en tu futuro trabajo, no obstante cualquier trabajo puede ser muy bien remunerado según como lo desempeñes. Por tanto si te gusta lo que haces y eres exitoso en el desempeño de tus funciones el dinero vendrá a ti.

Toma tu propia decisión

En estos momentos escucharás muchísimas opiniones, tanto si las pides como si no. Todo el mundo tiene algo que decir al respecto, y aunque es bueno escuchar una variedad de opiniones debes tomar tú solo la decisión. Tú eres el que debe decidir qué quieres estudiar y a qué te quieres dedicar y no tomar una decisión porque eso haría más feliz a otras personas como a tus padres.

Tampoco debes prestar atención a las comparaciones pues esto solo podría deprimirte y hacerte sentir mal. Tú eres único y debes tomar la mejor decisión para ti.

Test vocacional o test de orientación

Existen algunos tests conocidos como de orientación o tests vocacionales, los cuales pueden ayudarte a aclararte y que según tu personalidad y tus deseos, gustos y esperanzas te orientarán en la dirección adecuada en la elección de tus estudios y futuro trabajo.

Deseos de comenzar

Si después de haber tomado la decisión te sientes con muchas ganas de empezar, tanto que la espera se te hace eterna o incluso comienzas a prepararlo todo con mucha antelación entonces es que has tomado la decisión correcta.

En cambio si estas deseando que el momento no llegue y lo ves como algo tedioso entonces quizás sea el momento de plantearte otras opciones o volver a pensar en la decisión que has tomado y si es la correcta.

Comienza cuanto antes

Si los estudios que has escogido de verdad te apasiona y no puedes esperar más siempre podrías adelantarte al comienzo de curso leyendo algunos libros, artículos, o incluso realizar algunas prácticas relacionadas con los estudios, como tomando fotografías, coleccionando piedras, etc.

Estos son solo algunos consejos que pueden ayudarte a solventar tus dudas sobre cómo saber qué estudiar. Recuerda que lo más importante es que lo que elijas sea escogido tras la adecuada información y la debida meditación al respecto.

¿Te ha gustado?
1 usuario ha opinado y a un 100,00% le ha gustado.