El pasado año 2016, la población judía (mundial) estaba sobre los catorce millones de personas. Si quieres unirte a esta estadísticas sobre los judíos, sigue leyendo; de la manera más práctica y sencilla posible, te muestro qué necesitas saber y hacer para ser judío. Increíblemente, solo en estas páginas aprenderás lo necesario.

¿Por qué “judío” y “judaísmo” no siempre van de la mano para algunos?

Resulta que “judío” según la ley que los dirige, solo puede ser aquella persona que proviene de madre judía. Si esto no sucede, entonces únicamente el individuo puede serlo a través de una conversión oficial. La misma debe ser asistida oficialmente por una Corte judía, la cual supervisará el acto de la conversión.

Quizá, para mejores noticias, puedo decirte que las corrientes reformistas judías, permiten que sea tanto la madre como el padre quienes otorguen esta identidad; es decir, a través de cualquiera de ellos, la persona puede reclamar su lugar como judío. Aun así, tras años de adaptación y reforma por parte de esta comunidad en su religión, se tiene como resultado que, en la actualidad, y siempre que sea “judaísmo reformista”, se acepta a la persona que simplemente desee formar parte de este pueblo. Se permite la integración de aquellos que siguen sus leyes o adoptan costumbres propias de sus libros sagrados, aquellos que “de corazón” se sienten emparentados a la palabra general del judaísmo.

¿Quiénes son los judíos?

Es importante que sepas lo siguiente: dentro del judaísmo se encuentran tres clasificaciones. Estas se dan por el nivel con que los sujetos siguen los dogmas y la ortodoxia de esta religión. No diríamos que con el tiempo ha ido “evolucionando”, sino que se ha adecuado un poco a la sociedad, al mundo exterior; de esta manera saliendo un poco del estrecho círculo que declaran tener los ortodoxos. Esta clasificación, sigue estrictamente las disciplinas y acciones dictadas por la ley judía. No hay violaciones respecto a esta que valgan. Las máximas escrituras para los judíos ortodoxos, se encuentran en la Torá. Este rollo contiene escrituras sagradas que son muy importantes para ellos, y en realidad también para toda la población judía. Son significado de lo Divino.

En el caso de los reformistas, son los judíos de mayor “mente abierta”. ¡Un momento, esto no quiere decir que gocen de la anarquía! Estos, sencillamente deben su historia a los antiguos judíos que decidieron formar parte del entorno que les rodeaba, sin dejar su religión a un lado; o sea, salir del hoyo de las doctrinas extremistas. También deben su creación a la Haskalá; este movimiento pretendía educar sobre las enseñanzas judías, tratando de tomar un rumbo menos exquisito y más maleable. Todo ello con el fin de relacionar sus vidas con la vida exterior.

judios

En estos días, los reformistas aceptan la existencia de Dios, tal como lo otros, respetan la Torá como obsequio de Dios. Alejándose un poco de los dogmas, también aman y propagan la unidad con el mundo, la aceptación de todos por igual, la admiración por la mujer y su importancia en todos los temas, sin exclusión. Luego, los conservadores son los que aparecen históricamente de último. Como podrás imaginar son una mezcla de los mencionados anteriormente. No dejan de entender como gran fundamento de su ideología la Torá, pero a la vez, separándose de la inflexibilidad, aprecian tanto su explicación religiosa inviolable, como la ofrecida por los analistas historiadores y los que dirigen la opinión a niveles más instructivos.

Ultra ortodoxia- ¿existe?

No creas que, al existir tres clasificaciones dentro de la religión, ahí ha quedado el asunto en lo que respecta rigurosidad. Los judíos ultra ortodoxos son una denominación, digamos, un tanto extra oficial. Estos verdaderamente toman la Torá como el pilar número uno de sus vidas, rigiendo todas sus acciones por estas palabras. De igual manera, no se mezclan con la sociedad, no aceptan sus mandatos, ni su ideología. Solo ellos tienen “la verdad”, su verdad. Cuentan con centros de salud y escuelas propios. Llevándose a sí mismos al aislamiento. La forma de vestir es la dictaminada, y no se permiten variaciones mínimas.

¿Qué conecta a todos los judíos?

Leyendo en párrafos anteriores, ya sabrás que la Torá es el elemento que más une a los seguidores de la religión. Aunque existan ligeros cambios, o niveles de rigidez a la hora de seguir estas escrituras, es innegable que todos veneran esta enseñanza plasmada. Te cuento más sobre la Torá, pues si deseas ser judío, no puede faltarte saber de qué se trata y por qué debería ser tan importante para comprender el judaísmo.

judiosEs un rollo que sostiene la estructura de la ley judía, es patrimonio. Fue escrito por Moisés, profeta elegido por Dios para llevar mediante la palabra, revelaciones y declaraciones sagradas. Es por eso, que el rollo en su totalidad se ve como prueba de la divinidad. Sin exclusión, cada frase tiene significado religioso, incluso los signos de puntuación. Este rollo no puede faltar en las ceremonias efectuadas, ni en los cultos, tampoco en la sinagoga, que es el lugar donde se realizan todas estas reuniones religiosas; en dicho lugar debe estar bien guardado y custodiado mientras no está siendo utilizado.

Ortodoxia que puede ser aplicada a todos los judíos

Independientemente de cuál sea la clasificación dentro del judaísmo, hay leyes que en realidad toman muchos reformistas y conservadores. Esto se debe a que son bastante aceptables y no entran en demasiada oposición con el entorno exterior. A la misma vez, reafirman la ideología del judío, haciéndolo sentir mucho más cerca de las verdaderas raíces. O sea, podríamos estar hablando de un reformista que por supuesto, necesita y admira el contacto con el mundo, pero también se alimenta de ciertos dogmas que lo satisfacen por pertenecer al judaísmo.

Por ejemplo (y hablando de alimentar) para consumir carnes, primero deben someter a los animales a un procedimiento llamado “santificación”. Solo así, pueden comerla. La morcilla es prohibida pues, esta se elabora a partir de la sangre (normalmente de cerdo), más, sin importar de qué animal provenga, se dice que en ella está el espíritu, pasando a verse como algo sagrado e intocable. Por esto, a los animales santificados y luego sacrificados, simplemente se les extrae. Además, podemos ver los rituales que se hacen referente al pan. El modo considerado como “correcto” de comerlo, tiene un nombre: jalá. Un pedazo de masa debe ser quemado, como recordatorio de los sacrificados en Jerusalén.

Festividades que debes conocer

Pésaj (Pascua judía):  Forma parte de las fiestas de peregrinaje. Su inicio es en el mes de Nisán (calendario hebreo), día 15. Uno de los rituales más importantes es el Séder de Pésaj. Se celebra en la primera noche. Es básicamente una cena con alimentos sagrados y significativos, donde no puede faltar el matzá, que es un pan ácimo. Se utiliza un mantel blanco para toda la mesa y se coloca la vajilla más elegante, como símbolo de respeto.

Shavuot: Toma momento el 6 del mes de Siván (calendario hebreo). La importancia de esta fecha se debe a que es una conmemoración de las revelaciones dadas a Moisés por Dios, en el Monte Sinaí. Es común comer pan durante esta festividad. Una vez más el pan aparece como elemento sagrado, por ser parte de la liturgia judía.

¿Te ha gustado?
15 usuarios han opinado y a un 86,67% le ha gustado.