Los números son un mundo realmente complejo que requieren de un profundo conocimiento para realizar operaciones matemáticas de una forma correcta sin cometer errores que puedan arruinar el resultado final. Por esta razón, a la hora de llevar a cabo las operaciones más básicas suele empezarse con los números naturales. Las sumas se aprenden casi al mismo tiempo que contar. Sin embargo, todas las operaciones son realmente variables y, por ello, hay que estudiar paso por paso para poder resolverlas correctamente.

En este sentido, cuando se aprende a sumar con números naturales y reales, posteriormente se hace con las fracciones y finalmente se añaden los decimales. Por ello, para llegar al último paso es necesario que se interiorice bien las sumas con números naturales.

¿Qué son los números decimales?

Cuando aprendemos a contar utilizamos las unidades como elemento más básico. Contamos uno, dos tres, cuatro, cinco, seis, siete, ocho, nueve, diez y así sucesivamente. Todos estos números, que son conocidos como los números naturales, se pueden representar en una recta infinita de valores. Sin embargo, lo que se conoce como números decimales son las pequeñas partes de la unidad que están situadas entre las diferentes unidades. Por ejemplo medio kilo de manzanas puede representarse como 1/2 en forma de fracción o como 0,5 en forma de decimal. Sin embargo, medio kilo, 1/2 o 0,5 sirve para representar exactamente el mismo valor numérico en todos los casos.

Una de las características principales de los números decimales es que son una de las pocas situaciones en las que se pueden expresar números racionales y números no racionales en una misma línea. Por ejemplo, si cogemos como referencia a 1,5 nos encontramos que el 1 sería un número racional ya que representa a una parte entera. En cambio, el 0,5 restante que sirve para llegar al 1,5 sería un número no racional al no ser entero. De esta forma, en todos los casos en las que expresemos números decimales nos encontraremos con una parte de cada en todos los casos.

No olvidemos, además, que con los números decimales se pueden expresar los valores con total exactitud. Sin embargo, en diferentes casos podemos encontrarnos con números infinitos. Uno de los principales es el conocido como número pi (también puede expresarse en el alfabeto griego). Todos lo conocemos como 3,14. Sin embargo, la cantidad de valores que aporta es infinito, pudiendo representarse con multitud de decimales. El otro caso principal en el que los decimales son totalmente infinitos son los decimales periódicos. En este caso, son aquellos decimales en el que la última unidad se representa de forma infinita. Por ello, se realizan aproximaciones o se truncan los números para encontrar un valor que sea más fácil de expresar.

El decimal siempre se encuentra a la derecha

Las medidas también sirven para el uso de decimales. No existen excepciones ni de peso, longitud ni masa ni densidad. 1 gramo son 0,001 kilos. Al igual que 1 kilo son 1000 gramos. Si queremos expresar pequeñas cantidades como algo grande será recomendable el uso de múltiples decimales. Sin embargo, en la mayoría de casos se recomienda el uso de pocos decimales y de mayor número de nombres enteros para conseguir opciones que sean mucho más flexibles a la hora de leerse. Especialmente en aquellos casos en los que sea necesario leer e interpretar múltiples datos que se deban comparar.

A nivel estructural, los decimales siempre se encuentran en el mismo sitio: a la derecha de la coma. El primer número es el que se conoce como entero, y a partir de la coma, todo lo que venga por detrás son los decimales. La coma es importante ya que es la que marca la separación entre los números racionales y no racionales. De hecho, cuando llevemos a cabo cualquier tipo de operación con decimales como es la de sumar decimales será necesario tener este aspecto en cuenta.

Beneficios de saber sumar decimales

Con todo, existen numerosos beneficios de sumar decimales tanto a nivel cultural como a nivel de oportunidades laborales. Algunos de los más destacados son los siguientes:

  • Hacer sumas con cantidades más exactas. El análisis de datos es una de las grandes prioridades de muchas personas. Por ello, si usamos números más exactos como son los decimales podremos realizar un análisis mucho más preciso, algo especialmente importante si debemos llevar a cabo cualquier presentación.
  • Aprobar matemáticas. Las operaciones con números naturales son el primer paso pero si se quiere seguir aprobando matemáticas es necesario que se aprenda a operar correctamente con números decimales, ya que es parte del cuadro académico.
  • Usar la calculadora. Uno de los botones de la calculadora es el punto de decimal. Si no conocemos la estructura ni el uso que tienen los números decimales no lo podremos aplicar correctamente ni tampoco llevar a cabo las operaciones correspondientes.
  • Entender muchas medidas. En muchas ocasiones si no dominamos los decimales no podemos hablar sobre muchas medidas de longitud, masa o peso. Una vez tengamos el concepto claro entenderemos el atributo que nos dan estos números y que significado le podemos aportar.

Cómo sumar decimales

Una vez tengas claro el concepto de número decimal es hora de entender el método a seguir para poder sumar decimales de una forma adecuada y sencilla. Antes de nada será realmente útil echar la vista atrás y recordar cuando éramos pequeños y nos enseñaban a sumar números naturales y racionales porque el procedimiento es realmente similar. ¿Te acuerdas cuando el profesor te decía que tenías que separar las unidades, las décimas y las centenas? Con los decimales pasa lo mismo.

Separabas las diferentes partes numéricas porque se deben sumar cada oveja con su corral por decirlo de algún modo. En caso que alguna parte numérica no tuviera homónimo se decía que tenía un cero imaginario y, por tanto, el resultado final era el mismo número que ya teníamos.Con los decimales se sigue un procedimiento similar.

Como hemos dicho anteriormente, los decimales son separados por la propia coma. Todo lo que esté a la izquierda de la coma son números racionales y naturales. En cambio, todo lo que esté a la derecha de la propia coma se considera que son los decimales. Es importante cuando sumamos decimales que juntemos las comas antes de operar. La coma es la que marca la separación entre ambos y, por tanto, tanto un valor como otro deben estar completamente paralelos.

La coma marca la diferencia

Todo lo que esté a la izquierda de la coma se suma con su homónimo y todo lo que esté a la derecha se sigue el mismo procedimiento. Cometer un error de colocación significará automáticamente que la suma estará mal realizada y, por tanto, si estás realizando una operación de examen perderás puntos de forma automática.

Una vez la coma está correctamente colocada, empieza la suma por la derecha. Realiza la suma de los dos valores y posteriormente si el resultado es superior a nueve el primer valor nos lo llevamos a la siguiente operación. Por ejemplo, seis más seis son doce pondríamos un dos y el uno nos lo llevamos al siguiente número.

Como hemos dicho, si uno de los dos nombres tiene más unidades que el otro, el sobrante se interpreta como un cero y, por tanto, se mantiene el mismo nombre. Cuando acabemos con los decimales, realizamos el mismo procedimiento con las unidades, sumando los decimales, las centenas y lo que sea necesario de una forma totalmente escalonada. El orden de los factores es uno de los pasos más importantes para sumar decimales de forma correcta. Recuerda también que la propiedad commutativa nos permite intercambiar los factores de arriba a bajo, ya que el orden no altera el producto.

Usar la calculadora o Excel para operar con decimales

Pongamos un ejemplo rápido. Si sumamos 2,5 y 3,65 seguiríamos los siguientes pasos. El 5 se quedaría igual ya que al no haber en 2,5 pondríamos el cero imaginario y se mantendría. En el caso del 6 pondríamos un uno ya que sumado a 5 da once y nos llevamos una y finalmente el 3 da como resultado seis ya que sumado al dos da cinco, pero nos llevábamos una de la operación anterior. Por tanto, el resultado sería 6,15. Esta es la estructura básica de cualquier suma de decimales.

Sin embargo, se pueden utilizar diferentes procedimientos para agilizar este proceso. El primero es la calculadora que utiliza un sistema artificial para realizar las operaciones de decimales. Básicamente poniendo dos el punto de decimal y el cinco, dándole al botón de sumar e insertando 3,65 ya nos daría el 6,15 en pocos segundos. De hecho, si sigues progresando en tus estudios de matemáticas realizarás operaciones con decimales mucho más complejas y, por ello, se permite el uso de la calculadora.

Además, la hoja de cálculo de Excel, un programa de Microsoft, también realiza operaciones con decimales de una forma sencilla y rápida. Basta con poner en una celda el primer número y en la celda de abajo el siguiente valor y buscar la fórmula de suma. Automáticamente en la celda de abajo aparecerá el resultado de la operación. Sin duda, sumar con decimales es un procedimiento que puede resultar muy sencillo.

¿Te ha gustado?
4 usuarios han opinado y a un 50,00% le ha gustado.