Cuál es la diferencia entre bilingüe y bimodal

Contenido del Artículo

Dentro de la sociedad, por lo general, siempre existen grupos de personas que, por una u otra razón, han sido marginados. Están los afrodescendientes, por su color de piel; los judíos, por su religión; los indígenas, por su cultura y los audio-impedidos o sordomudos, por su lenguaje.

Con relación a este último grupo, los sordomudos, se ha intentado implementar diferentes tipos de estrategias en los centros educativos, que les permita tener una mejor interacción con las personas que están en su entorno, como la familia, los compañeros de clases y los profesores.

Algunas de estas estrategias consisten en dar a conocer su alfabeto, algunas palabras claves, como las que están relacionadas con las normas de cortesía, el himno nacional del país, etc. Sin embargo, por más que se ha intentado, no se han conseguido logros significativos.

Con el paso del tiempo, las personas suelen perder interés en aprender y, los sordomudos o las personas con déficit de audición, vuelven a quedar relegadas a un segundo plano. Por eso les cuesta mucho poder llevar una vida normal dentro de la sociedad.

bilingüe y bimodal

No obstante, existen entidades que se dedican, específicamente, a la educación de personas sordomudas o con déficit del lenguaje. Por lo general, son intérpretes de lenguaje de señas y suelen comunicarse con facilidad y fluidez con estas personas.

Este hecho ha dado lugar a un debate muy importante, ¿son los intérpretes de lenguaje de señas bilingües? El que la respuesta sea sí o no, dependerá de si el lenguaje de señas es considerado como un idioma o no.

Hay quienes lo consideran como tal, mientras que otros afirman que es otra forma de comunicación y, por ello hacen uso del término bimodal. No obstante, ¿cuál es la diferencia? En este artículo se estarán presentando los argumentos que utiliza cada postura.

Instrucciones

bilingüe y bimodal

Para poder establecer una diferencia entre los términos bilingüe y bimodal, es necesario comprender a qué se refiere cada uno y cuáles son sus principales características.

En el caso de la palabra bilingüe, se considera como tal a aquella persona que tiene la capacidad de hablar dos idiomas, lo que implica también saber escribir y leer en los dos idiomas, de forma perfecta.

Por supuesto, uno de estos dos idiomas es su lengua materna y el otro, es adquirido a través del estudio del mismo. A este tipo de bilingüismo se le conoce con el nombre de adquirido o aprendido.

Mientras que una persona, que haya nacido en Latinoamérica, pero cuyos padres sean oriundos de China, es muy probable que sea un bilingüe nativo, ya que en su casa hablará chino con sus padres, mientras que en la escuela y en otros espacios, utilizará el español.

Sin importar cuál sea el caso, si domina a la perfección ambos idiomas y puede comunicarse en cualquiera de ellos indistintamente, se le considera como bilingüe. Sin embargo, aquella persona que solo tenga ciertos conocimientos de otro idioma y no pueda comunicarse con fluidez, no se le puede calificar como tal.

bilingüe y bimodal

En la actualidad, el bilingüismo ha cobrado mucha importancia en diferentes países, tal es el caso de España, en donde se hay cada vez más escuelas e institutos que se dedican al estudio de una segunda lengua. Una de las más demandadas es el inglés por ser considerado como el idioma universal.

Ahora bien, ¿qué se puede decir del término bimodal? Este es un concepto de uso genérico, el cual incluye cualquier tipo de programa que se encargue de hacer una combinación del uso de los signos manuales con el lenguaje oral, así como también las diferentes adaptaciones de las estrategias de interacción, con el objetivo de mejorar y facilitar la comunicación y de potenciar el acceso al habla.

El término bimodal surgió en el año 1978 y se utilizó para designar la relación o asociación de dos modalidades de comunicación: la signada y la hablada. Pese a ello, se define como un método oralista. La razón es que los signos son acompañantes del lenguaje oral y, por lo tanto, siguen su misma estructura, lo que hace posible orientarse tanto en el tiempo como en el espacio, así como facilitar la comunicación.

Así, los gestos hacen posible que las personas con déficit auditivo o sordomudas tengan la capacidad de comprender mejor los mensajes orales que se les envían y que, a su vez, constituyen su soporte para manifestar sus ideas personales.

Este sistema de comunicación se basa en la expresión del mensaje en dos modalidades. No obstante, la lengua base es la que se encarga de determinar el orden de la frase y de las producciones, en este caso, sería la oral.

Por otra parte, solo se representaría con signos aquellas palabras que tengan contenido semántico, mientras que se continúa hablando, sin suprimir ninguna parte de la oración. Asimismo, esta emisión oral se puede acompañar de lectura labial.

Este sistema de comunicación también va dirigido a personas oyentes que tengan problemas para comunicarse por vía oral y a personas con discapacidad intelectual, que tengan trastornos generalizados del desarrollo o algún trastorno específico del lenguaje.

Ahora bien, ¿qué más necesitas saber sobre los términos bilingüe y bimodal? De ello estaremos hablando ahora mismo.

Que Necesitas

bilingüe y bimodal

Algunos expertos en el uso del lenguaje consideran que el sistema de comunicación empleado por los sordomudos, también conocido como lenguaje de señas o lengua de signos, no es un idioma como tal, sino más bien un tipo de comunicación.

Sin embargo, es necesario destacar el hecho de que, al igual que los lenguajes orales, posee una serie de reglas lingüísticas, las cuales se han establecido a fin de mejorar el proceso comunicativo que existe entre los seres humanos.

Algunas de estas reglas lingüísticas son las siguientes:

  • Posee una estructura gramatical similar a la del idioma inglés, en donde la acción va al finalizar la oración. Por consiguiente, si se quiere expresar esta oración: María va al parque, el orden que se debe utilizar es María parque va.
  • La lengua de señas emplea muchas de las categorías gramaticales que se usan en otros idiomas, como sustantivos, adjetivos, pronombres, verbos, adverbios, etc. No obstante, excluye otros, como los artículos, las conjunciones, las interjecciones, etc. Es decir, solo se representan aquellas palabras que tengan una carga semántica.
  • Para expresar un determinado tiempo verbal, en la oración se debe especificar, con una seña adicional, si se trata de una acción pasada, presente o futura. De esta manera, se obvian otros tiempos verbales como el pretérito imperfecto, el copretérito, el futuro compuesto, entre otros.

bilingüe y bimodal

Lo mismo sucede en el caso de una acción realizada por un hombre o una mujer o si el término es masculino o femenino. Para indicar quién la lleva a cabo, debe estar precedida por la seña de “hombre” o “mujer”, según sea el caso.

  • No posee diminutivos ni maximizadores. Tampoco ningún signo de puntuación.

Al analizar detenidamente estas características generales, es posible determinar el hecho de que la lengua de señas no puede ser clasificada como un tipo de comunicación bimodal, ¿por qué? Por varias razones, la primera de ellas, y las más importante, es que no sigue misma estructura gramatical del lenguaje.

En el caso del español, el orden sintáctico es totalmente diferente. Se produce un rompimiento en la estructura clásica y, por lo tanto, no es posible representar una oración palabra por palabra.

Por otra parte, en la comunicación bimodal se prohíbe suprimir partes de la oración, mientras que en el lenguaje de señas no hay cabida para ciertas palabras y conectores que se utilizan frecuentemente en el lenguaje oral.

bilingüe y bimodal

Además de lo anteriormente dicho, su uso se limita a las personas con sordera total o parcial, ya sea que presente está condición como consecuencia de una enfermedad o desde el nacimiento.

De hecho, se considera que los sordos son los dueños del lenguaje y, por lo tanto, son los únicos con autoridad como para designar señas a los nombres propios de las personas u objetos. Asimismo, puedes vocalizar mientras haces las señas o no. Esto dependerá de qué tan cómodo se sienta el sordo con ello.

Por consiguiente, en vez de considerar a quien domina la lengua de señas a la perfección, como es el caso de los intérpretes, como bimodal, más bien debe considerarse como bilingüe, pues la lengua de señas posee todas las características propias de un idioma o lenguaje nativo y posee una comunidad que lo domina y alimenta, con nuevas señas, constantemente.

Ahora bien, si quieres aprender lenguaje de señas y adquirirla como una segunda lengua, ¿qué debes tener en cuenta?

Consejos

bilingüe y bimodal

Si tienes el deseo de aprender lenguaje de señas, ¡excelente! Ya has dado el primer paso pues te encuentras motivado. Tener la motivación correcta te ayudará a tomártelo enserio y a aprender más rápidamente.

El siguiente paso será aprender el abecedario que utiliza la comunidad sorda de tu país. Ten en cuenta que la lengua de señas no es universal. Cada país tiene la suya propia, tal como es el caso de los idiomas. Por lo tanto, algunos alfabetos omitirán algunas letras mientras que otros no.

Aprende las palabras básicas del lenguaje. Por ejemplo, las que están relacionadas con las normas de cortesía, como “por favor”, “gracias”, “permiso”, “buenos días”, etc. Asimismo, aprende expresiones cortas que te permitan manifestar tus necesidades prioritarias, como pedir agua, comida o el uso del sanitario.

También te será de utilidad aprender las señas que se utilizan para formular preguntas, como “cuándo”, “dónde”, “por qué”, “quién”, “qué” y “cómo”. De esta manera podrás comprender con más facilidad el mensaje que te están transmitiendo, al mismo tiempo que aclararás tus dudas.

Un aspecto muy importante de la lengua de señas es el uso de las expresiones faciales y del lenguaje corporal, ya que a través de ellos también se pueden comunicar diferentes ideas y sentimientos. Por ejemplo, tristeza, rabia, alegría, duda, desconfianza, miedo, etc.

De hecho, si logras dominar este aspecto, no tienes que preocuparte tanto por aprender las señas con tanta rapidez, ya que, de igual manera te harás entender perfectamente.

A la hora de hacer una seña, no solo intervienen las manos y el rostro, también lo hacen otras partes del cuerpo, como los brazos, los hombros, la cabeza, el pecho y el tronco. Si tienes un aspecto rígido, esto le restará naturalidad al mensaje. Asimismo, será un indicativo de falta de práctica y de nerviosismo.

Asimismo, además de aprender el lenguaje de señas, haces bien en familiarizarte con la cultura del sordo. Por lo general, aunque son personas que han sido discriminadas o que han llevado una vida dura, son personas muy amigables y cariñosas, son muy sociables y están dispuestos a ayudar a otros a aprender su lenguaje.

bilingüe y bimodal

Esto nos deja ver que, si quieres aprender y dominar la lengua de señas a la perfección, es decir, ser bilingüe, debes ubicar la comunidad sorda del lugar en donde vives y comenzar a socializar con ellos.

Al principio, esto pudiera ser un verdadero reto. Sin embargo, con paciencia y mucha práctica comenzarás a ver que hay un rápido progreso. Mientras más contacto tengas con ellos, más aprenderás, tal como lo hace una persona que se muda a un país con otro idioma.

Aprender lenguaje de señas es muy beneficioso, tanto para ti, como para los sordos que está a tu alrededor. En el caso de ellos, podrán expresar sus sentimientos, pensamientos y deseos con la plena confianza de que están siendo entendidos y, en tu caso, te hará una persona con más empatía, capaz de ponerse en la piel de otro y comprender sus sentimientos y su visión del mundo.

¿Te ha gustado?

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada.