Se conoce como medio ambiente el lugar en que los seres humanos y el resto de especies animales y vegetales conviven. Y nuestro medio ambiente cada vez está siendo más dañado y en un futuro incluso será imposible vivir con una alta calidad de vida, ya que el aire que respiramos, el agua y la tierra que usamos cada vez están más contaminados y desperdiciados.

El aumento de los usos de productos químicos y las expulsiones de gases tóxicos por parte de las industrias y otros inventos del ser humano como los coches están perjudicando considerablemente el medio ambiente.

Hoy en día los máximos dirigentes de una gran cantidad de países han llegados a acuerdos para la protección del medio ambiente, pero tú como individuo también tienes un papel fundamental en el cuidado del medio ambiente. Como dice el dicho “de poco en poco se consigue mucho”, pues si todos ponemos un granito de arena se puede conseguir si no revertir el proceso por el momento sí dejar de dañar tanto nuestro medio ambiente.

Este artículo también te interesará: Cómo Enseñar a Cuidar el Medio Ambiente

Si estás preocupado por estas acciones y deseas aprender cómo cuidar el medio ambiente sigue leyendo este artículo de doncomos.com. Además estos consejos no solo te ayudarán en esa meta sino que también conseguirás ahorrar dinero y a la vez cuidar tu salud.

Ahorra energía

Cambia tus bombillas por otras de bajo consumo. Estas suelen ser de luz blanca que es una de las mejores para la vista, además podrás obtener la misma luz gastando menos energía. Estas bombillas son un poco más caras que las normales pero en muy poco tiempo habrás recuperado tu inversión e incluso empezarías a ahorrar en tu factura de electricidad. Además la vida útil de las bombillas de bajo consumo es hasta 10 veces mayor que la de las bombillas normales.

Nunca dejes las luces encendidas cuando no estés en una estancia. Debes apagar las luces siempre que no las necesites, aunque vayas a tardar poco tiempo en volver.

Abre tus ventanas y usa lo máximo posible la luz del sol, es natural, te proporciona vitaminas, no daña la vista si estás estudiando o trabajando como lo haría la luz artificial y además ¡es gratis!

Usa aparatos electrónicos de bajo consumo y lo más eficiente posible. Estos se distinguen por ser electrodomésticos A+++ y su consumo de energía es muchísimo más bajo.

Antes de comprarte un electrodoméstico o aparato eléctrico pregúntate siempre si es realmente lo necesitas y es imprescindible su uso. Algunas cosas puedes seguir haciéndolas tú manualmente y puedes ahorrarte mucho dinero en energía (por ejemplo, cortar con un cuchillo normal en vez de uno eléctrico).

Cuando uses la vitrocerámica procura cocinar con las tapas puestas, puesto que el calor se concentrará y tardará menos tiempo en hacerse la comida, además puedes apagar el fuego 5 minutos antes de que esté completamente lista la comida y dejarla al fuego, la comida se terminará usando el calor residual que desprende la placa. Por otro lado evita usar el calor máximo, puesto que consume demasiado, se te puede pegar la comida y puedes conseguir los mismos resultados con un punto o dos menos de calor.

Desenchufa de la electricidad todos los cables y aparatos que no estés usando en ese momento. Aunque no los tengas encendidos en ese momento, por el simple hecho de estar conectados a la corriente ya están consumiendo un mínimo de electricidad, que sumando todos los aparatos y enchufes se convierte en un gran consumo y en un gran coste. Una televisión apagada pero conectada a la red puede seguir consumiendo cerca de un 33% de energía.

¿Sabías que la producción de energía de las pilas es más de 600 veces más cara que la producida por la red? Evita usar pilas siempre que puedas, y si debes usarlas escoge las recargables y reutilizables. Además, si debes tirar las pilas ya gastadas y no reutilizables tíralas siempre en un punto de recogida de pilas o llévalas a un punto de reciclaje, puesto que los elementos que componen las pilas son altamente contaminantes y tóxicas, por lo que su correcto tratamiento y descomposición es importante.

Calefacción

En invierno intenta ventilar tu casa con la calefacción apagada. En el caso se ser calefacción comunitaria y no la puedas apagar siempre puedes ventilar todas las estancias a la vez durante 10 minutos y luego cerrar todas las ventanas, este tiempo será más que suficiente.

¿Sabías que con bajar la temperatura de tu termostato un solo grado ya estás ahorrando un 5% de energía? Esto supone un gran ahorro monetario, por eso debes poner tu termostato a una temperatura adecuada en invierno, no hace falta que pasea calor en casa.

Realiza un buen mantenimiento a tus calderas y radiadores, de esta forma siempre garantizarás un consumo razonable y lo más eficiente posible. Además evitarás posibles incendios y graves averías.

Además si puedes instalar ventanas térmicas o de doble acristalamiento conseguirás que el calor se mantenga mucho más en casa y que no se vaya tan rápido, por lo que podrás bajar el termostato más todavía y ahorrar más en tu factura. Esto también te ayudará a ahorrar en verano si usas aire acondicionado para refrescar los duros y calurosos momentos por los que se llega a pasar.

Basura

En estos últimos a años la cantidad de basura que produce el ser humano se ha multiplicado, y con  ello también se ha multiplicado el daño a nuestro medio ambiente, contaminando la tierra, el mar y el aire, y llegando a acabar incluso con numerosas vidas. Aprende a reciclar y recicla tu basura, esta es la mejor manera se reducir el impacto de tu basura así como colaborar contra el calentamiento global.

Recuerda que siempre debes llevar los productos electrónicos, químicos, escombros, muebles, etc. A tu punto limpio o de reciclado más cercano, donde los tratarán correctamente.

En cuanto al reciclado debes separar envases y plástico, papel y cartón, residuos, orgánico y vidrio.

Jardín

Siempre es recomendable tener un pequeño huerto en casa, te ahorrarás el ir a comprar verduras teniéndolas siempre frescas y sabiendo que no han sido usados pesticidas ni productos químicos durante su cultivo.

Para regar el jardín hazlo siempre a primera hora de la mañana al atardecer, nunca mientras haya mucho sol puesto que el sol evaporará pronto el agua y desperdiciarás mucha más agua.

Usa un sistema de regadío por goteo y una regadera en vez de una manguera, las plantas absorberán el agua mucho mejor y no desperdiciarás tanta cantidad de agua por minuto.

Usa tus residuos orgánicos para hacer compost, es un proceso muy simple y el resultado es el mejor abono que puedes añadirle a tus plantas, pues no contiene químicos y tus plantas crecerán fuertes y saludables. Tan solo deberás guardar un hueco de tu jardín para colocar el recipiente donde echar los residuos.

Baño

Cambia tu inodoro por otro de doble descarga, no son muy caros y pronto habrás recuperado tu inversión y ahorrando hasta un 60% más en tus gastos de agua.

Mete una botella vacía en el depósito de agua de tu inodoro, de esta forma al vaciar siempre ahorrarás un litro de agua.

Toma duchas cortas en vez de baños, aunque no lo parezca puedes ahorrar hasta 113 litros de agua.

Mientras que esperas que el agua salga a la temperatura deseada no dejes correr el agua malgastándola, en cambio pon un cubo donde verter esta agua. Después podrás usarla para vaciar el inodoro, fregar los suelos o regar las plantas.

No dejes correr el agua mientras te estás afeitando o lavándote los dientes, cierra el grifo cada vez que no lo necesites. Además puedes usar un vaso de agua en vez de coger el agua con la mano para enjuagarte, ahorrarás hasta 10 litros por minuto.

Transporte

Procura usar el transporte público, andar o la bicicleta en vez de usar el coche. Otra opción también es compartir el coche si vais a un mismo destino, por ejemplo al trabajo, además es más económico y también evitas estresarte con las inacabables colas de tráfico. La contaminación por CO2 es enorme en las ciudades, lo que conlleva a empeorar el calentamiento global y a que el aire esté muy contaminado, incluso llegando a los extremos podría resultar muy tóxico.

Otros consejos

Evita usar mucho plástico, todos sabemos lo flexible, ligero, resistente y barato que es, pero también es uno de los mayores contaminantes que existen. Las bolsas de basura, las botellas y otros objetos de plástico que no se reciclan acaban en el mar o en la tierra donde pueden vivir incluso hasta 100 años y ocasionar numerosas muertes, debido a que los animales se los pueden tragar y asfixiarse o incluso quedar atrapados en el plástico. ¿Sabías que se ha descubierto una isla de plástico flotando por el océano Atlántico con un tamaño como el de la isla de Cuba?

Compra siempre productos de temporada, además de ser más económicos, no se han utilizado productos químicos para obtenerlos ni su cultivo es “anormal”.

Intenta tener un pequeño huerto o incluso si puedes planta un árbol en casa o en tu comunidad, las plantas son nuestra fuente de oxígeno y vida, y la rapidez con la que se talan los árboles es alarmante en comparación con la velocidad de crecimiento de nuevos árboles. Esto conlleva también a incrementar el efecto en el calentamiento global, puesto que estas plantas no podrán absorber el CO2 y expulsarnos oxígeno limpio. Además las plantas tienen otras muchas ventajas, por ejemplo refrescan una zona o ambiente y también tiene efectos beneficiosos para la salud mental.

Si debes comprar algún aerosol asegúrate de que no contengan CFCs, puestos que estos están ayudando en la eliminación de la capa de ozono, y además forman parte de otros gases que forman parte del efecto invernadero.

Los productos de limpieza son de los más tóxicos y contaminantes para el medio ambiente que existen, además, muchos de los que usamos son innecesarios, y en cambio podemos usar productos naturales y no tan contaminantes para dejar nuestro hogar completamente limpio. Por ejemplo puedes limpiar con vinagre, limón, bicarbonato y jabón.

Por otro lado los ambientadores también son muy contaminantes, y no absorben o eliminan los malos olores, sino que producen un olor más fuerte que camuflan los que no nos gustan. Si quieres escoger algún ambientador asegúrate de que sean ecológicos, libres de químicos agresivos y por supuesto que sean biodegradables.

Sigue estos consejos y trucos para cuidar el medio ambiente, ya ves que no son cosas complicadas y las puedes incorporar fácilmente a tu día a día. Además, no sólo estarás ayudando a preservar el planeta, sino que también puedes ahorrarte mucho dinero al año gracias a economizar costes de agua, transporte y energía por ejemplo.

Video

Si te gustan nuestros vídeos síguenos
¿Te ha gustado?
2 usuarios han opinado y a un 50,00% le ha gustado.
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.