Diferencia entre empatía y simpatía

El ser humano ha sido dotado con inteligencia y la capacidad de raciocinio, lo que coloca en una posición elevada, por encima del resto de la creación. Además de esto, cabe señalar que posee la capacidad de manifestar cualidades que le ayudan a forjar su personalidad, un rasgo que hace que cada individuo sea diferente uno del otro.

Estas cualidades pueden ser positivas, como el amor, la consideración, el perdón, la honestidad, entre otras. Pero también pueden ser negativas, como la mentira, la ira, la soberbia, el orgullo, el rencor, etc.

Lo cierto es que todos tenemos un poco de estas características, hasta las negativas, pues no somos perfectos. En el caso de algunos, estas cualidades son más evidentes que en otros y hay quienes pueden llegar a cultivarlas con el paso del tiempo y gracias a sus experiencias vividas.

Cuando nos encontramos con personas, cuyas cualidades son similares a las nuestras, por lo general, llegamos a sentir cierta simpatía hacia ellos. Nos hacen sentir cómodos, a gusto y nos hacen perder la noción del tiempo.

empatía y simpatía

No obstante, en ocasiones, debido al parecido de una palabra con otra, suelen confundirse el significado de estas y usarse de forma indiscriminada en diferentes contextos. Tal es el caso de simpatía y empatía.

Puesto que ya tenemos una noción previa del significado de simpatía, ¿diríamos que es lo mismo que la empatía? ¿En qué se diferencian? ¿Tienen relación entre sí? ¿Cuál es el significado de estas palabras? ¿Qué características las identifican?

Si quieres enriquecer tu vocabulario y no cometer errores de novato al hablar, no puedes dejar de leer este artículo. Se ha escrito pensando en los amantes del lenguaje, en aquellas personas que valoran la belleza de la palabra y que se esfuerzan por aprender y descubrir cosas nuevas a diario. Veámoslo.

Instrucciones

empatía y simpatía

Esta palabra proviene de un vocablo griego que significa “emocionado» y es la capacidad de percibir, compartir e inferir los sentimientos, pensamientos y las emociones de los demás, teniendo en cuenta que son similares a los propios.

La empatía consiste en comprender a una persona desde su punto de vista o experimentar los sentimientos y el punto de vista del otro. En pocas palabras, se trata de ponerse en los zapatos de los demás, estar debajo de su piel para poder percibir las cosas como él lo hace.

Aunque es cierto que la empatía no implica, en sí misma, la motivación de ayudar a otros, sí puede ser el motor que impulse a actuar con solidaridad.

Es importante tener en cuenta que la empatía no es sinónimo de compasión, ya que, en este caso, la persona no solo se pone en el lugar del otro, sino que también intenta ponerle fin a su sufrimiento.

La empatía es un requisito para mostrar compasión, pero esta última también implica la acción de ayudar a otros. No obstante, en el caso de la empatía, esto no es necesariamente así. Es decir, se trata de un sentimiento pasivo. Pero, ¿qué caracteriza a las personas empáticas?

Características de la persona empática

empatía y simpatía

  • Posee sensibilidad y la capacidad de sentir lo que otros sienten.
  • Les complace escuchar a los demás, sin importar el tiempo que les tome hacerlo.
  • No son extremistas. No creen que todo es blanco o negro. Más bien, reconocen que existen otras posibilidades.
  • Son personas respetuosas y tolerantes. Esto quiere decir que respetan las decisiones de los demás, aunque ellos no habrían actuado de la misma manera.
  • Comprenden el lenguaje no verbal. Están al tanto de los gestos, las miradas, las inflexiones y los tonos de la voz. De esta manera, consiguen extraer el mensaje emocional que contiene este tipo de lenguaje.
  • Creen que en todas las personas existe bondad. Para ellos, todas las personas son buenas hasta que se demuestre lo contrario.
  • Son cuidadosos al hablar para causar el menor impacto negativo posible en los demás.
  • Entienden que cada persona es diferente de la otra y que, por lo tanto, tienen necesidades diferentes. Por ello, tratan a cada persona de acuerdo con sus circunstancias.

Que Necesitas

empatía y simpatía

Podría decirse que la simpatía es el sentimiento mediante el cual se profesa, de forma natural, el inicio afectivo hacia otra persona, el cual, por lo general, se da de forma mutua. Esta palabra proviene de un vocablo griego que significa “comunidad de sentimientos”.

Experimentamos simpatía por aquellas personas que nos parecen agradables y cuya compañía y comunicación nos resultan gratas y con quienes compartimos su forma de pensar, sentir o ver la vida. En pocas palabras la simpatía se aplica básicamente a las relaciones interpersonales.

La simpatía también puede hacer referencia al carácter y a la forma de ser de una persona, la cual nos parece encantadora y agradable. Socialmente, esta cualidad es muy valorada, ya que hace que las personas se sientan a gusto unas con otras. Además, hace que mantengan una buena disposición hacia los demás.

Por otra parte, la simpatía, en el sentido de afinidad, es expresiva hacia otras cosas o seres vivos, no solo hacia las personas. Esto quiere decir que podemos llegar a sentir simpatía por un animal, por una ideología, por la reforma de una ley, por un tipo de música, etc.

Ahora que ya conoces el significado de ambos términos y lo que abarca, ¿cuál diríamos que es la diferencia entre ambas palabras? De ello estaremos hablando ahora mismo.

Consejos

Algunos consideran que empatía y simpatía son sinónimos. Pero, la verdad es que no son la misma cosa. La empatía es la capacidad de ponernos en el lugar de la otra persona en un momento determinado. Es una aptitud que se aprende y se desarrolla con el paso de los años.

Mientras que la simpatía no es otra cosa que un sentimiento de afecto que manifestamos hacia otra persona, animal o cosa y que surge de manera natural. Sentimos simpatía por aquellos con que nos llevamos bien y que nos agradan.

Por ejemplo, una persona puede tener empatía por los sobrevivientes de un desastre natural sin llegar a sentir simpatía por ellos. De igual manera, se puede sentir simpatía por un conocido que le cuenta los problemas que tiene con su pareja, pero no por ello necesariamente es capaz de tener empatía hacia su situación.

empatía y simpatía

La persona que demuestra empatía:

  • Reconoce e identifica cuáles son las emociones de la otra persona.
  • Comprende a la persona, pues lo escucha de forma activa.
  • Establece una conexión emocional con el otro.
  • No necesariamente busca dar consejos o aportar soluciones.
  • Busca comprender sin juzgar.
  • No siempre busca el lado positivo.

empatía y simpatía

Cuando la persona siente simpatía:

  • Busca la manera de dar una respuesta racional a las emociones de la otra persona.
  • No busca comprender las emociones del otro y, por lo tanto, la conexión que se establece es superficial.
  • Trata con amabilidad a los demás, pero no se involucra con ellos.
  • Aporta consejos y soluciones.
  • No suele darle mucha importancia al problema, más bien se encarga de buscarle el lado positivo a lo que pasó.
  • Establece juicios y hace invalidación de los hechos.

En pocas palabras y para comprenderlo mejor, podemos decir que la empatía no es otra cosa que la conexión que se establece al compartir una experiencia emocional con los demás. Mientras que la simpatía es un sentimiento de tristeza o lástima hacia otra persona.

Por ser una cualidad que no es innata, sino que se aprende, es importante que trabajemos en ser empáticos para poder construir relaciones que sean más sanas y auténticas. Al mismo tiempo en que lo hacemos, podemos seguir desplegando simpatía hacia lo que nos rodea, sean personas, animales, objetos y otras cosas.

Si hacemos que estas cualidades formen parte de nuestra personalidad, tendremos relaciones personales mucho más fuertes y seremos más valorados por los que nos rodean, sin importar cuál sea el ámbito en el que nos desenvolvamos a diario.

¿Te ha gustado?
2 usuarios han opinado y a un 100,00% le ha gustado.

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada.