Los derechos y deberes son las normas básicas que presiden el comportamiento general de los ciudadanos en las sociedades democráticas. Su respeto y defensa están, por ejemplo, en las primeras líneas de la Constitución de 1978, actualmente vigente.

La definición moderna de los derechos y los deberes se planteó en la Declaración de Independencia de los Estados Unidos de América en 1776, y en la Declaración de los Derechos del Hombre y del Ciudadano de 1789, uno de los grandes pilares de la Revolución Francesa. Estas Declaraciones se reelaboraron posteriormente, dando lugar a que fuera aprobada por la Asamblea de las Naciones Unidas en 1948 la Declaración Universal de los Derechos Humanos. Esta Declaración es la que se indica como definición de los derechos y libertades de los españoles en la Constitución de 1978, de forma textual.

Los derechos y deberes están íntimamente relacionados y no existen los unos sin los otros, pues si existe un derecho, también existe el deber de respetarlo. Ni unos otros son leyes, que son normas explícitas que señalan la extensión de los derechos y las sanciones por no respetarlos de manera específica, con penalizaciones en caso de que no se cumplan. Para qué entiendas mejor qué son y cómo diferenciar los derechos y los deberes, te ampliamos detalles a continuación.

¿Que necesitas para diferenciar los derechos y los deberes?

  • Conocer tus derechos y tus deberes
  • La Declaración Universal de los Derechos Humanos
  • La Constitución española de 1978

Cómo diferenciar los derechos y los deberes

Instrucciones para diferenciar los derechos y los deberes

  1. ¿Qué es un derecho? Un derecho es la libertad para hacer algo o tener algo, ya sea material o inmaterial, sobre todo desde el punto de vista moral, pues después puede tener su plasmación concreta en una ley. Por ejemplo, el derecho de opinión, todos creemos que tenemos derechos a opinar libremente de los más diversos temas; una ley puede concretar que tenemos ese derecho, pero también su límite, como opinar de alguien insultándolo, y entonces establecerá una sanción para que no se insulte. Es algo que en un país o en una sociedad se reconoce por todos o al menos por la mayoría, como ocurre en los países democráticos, en los que hay cauces establecidos para que todos los ciudadanos puedan expresar su opinión sobre esos derechos. Por contra, en las dictaduras también hay derechos, pero sólo los concedidos por quienes detentan el poder, ya sea una junta militar o un dictador, y siempre están muy limitados.
  2. ¿Qué es un deber? Al igual que los derechos, es un concepto moral, por el que consideramos que tenemos la responsabilidad y la obligación de hacer o no algo frente a otras personas, frente a uno mismo o también frente a la sociedad, a grupos sociales o incluso ante el Estado. También, los deberes son algo que se puede concretar en las leyes. Por ejemplo, todos podemos aceptar el deber de socorrer a una persona herida en un accidente de tráfico, pero una ley puede concretar su definición y establecer sanciones si alguien no lo cumple.
  3. ¿Tienen límite los derechos? Sí, porque un derecho nos da la libertad de hacer algo, lo que queremos hacer puede ser positivo o negativo para el resto de la sociedad. En toda sociedad hay valores morales, es decir, definiciones de lo que está bien o mal, aceptados por la mayoría, pero algunos miembros de esa sociedad pueden considerar que no van con ellos. Por ejemplo, consideramos que asesinar a alguien es horroroso y condenable, pero alguien en un momento dado puede pensar que sí puede asesinar a otra persona, por los más diversos motivos, como, por ejemplo, al violador de su hija. Sin embargo, la sociedad considera que a un violador hay que detenerlo y juzgarlo y llevarlo a la cárcel y así lo expresa en la ley, por lo que, en el caso señalado, también impedirá que aquel padre se tome la justicia por su mano.
  4. Derechos y leyes. Los derechos pueden ser individuales y sociales, y normalmente se reflejarán en las leyes de foma más o menos específica pues al detallar un derecho algún aspecto concreto puede no ser tan aceptado por la mayoría de la ciudadanía como el resto de lo comprendido por tal derecho. Esto hace necesario que se defina de manera más precisa en las leyes. Pero hay que tener en cuenta que los derechos se pueden traslapar unos con otros o pueden entrar en conflicto con otros derechos. En este caso, las leyes estipulan los límites de cada uno de ellos, y si aún así en algún momento dado chocan entre sí, son los jueces los que dictarán una solución. Por ejemplo, un ciudadano tiene el derecho de hacer huelga con sus compañeros de trabajo. Pero al ejercer ese derecho puede estar perturbando el derecho de otros ciudadanos, por ejemplo, a moverse en su ciudad con comodidad si el caso es una huelga en los transportes. Ahí es donde intervienen las leyes y los jueces, y por eso es común que se establezcan unos servicios mínimos o básicos durante una huelga, de forma que se garantice también el derecho a un transporte mínimo que no perjudique el derecho al trabajo del resto de la ciudadanía.No smoking sign.
  5. Deberes y leyes. Los deberes nos obligan moralmente, pero esa obligación puede ser más o menos intensa según cada individuo, por lo que las leyes los concretan de manera que haya unos mínimos que siempre se cumplan. Por ejemplo, podemos considerar que es lógico el deber de parar nuestro vehiculo ante un semáforo en rojo, pero si nos acercamos a uno y vemos que la calle está vacía, podemos pensar que en este caso no es obligatorio obedecer ese deber. La ley viene a recordarnos que paremos en todas las ocasiones, pues siempre puede aparecer un peatón de repente y entonces lo atropellaríamos. Por eso, si cruzamos en rojo, tendremos una multa.
  6. Diferencia entre derechos y deberes. Los derechos y los deberes se diferencian en que, mientras los derechos los tenemos pero los podemos ejercer o no, esa es nuestra prerrogativa, los deberes tenemos que cumplirlos siempre, porque consideramos moralmente -y en su caso la ley así lo establece- es necesario para el bienestar de todos y que nuestra sociedad funcione lo mejor posible.

Consejos para diferenciar los derechos y los deberes

  • Un dicho muy conocido expresa que “mi libertad acaba donde empieza la de los demás” y es un buen consejo a la hora de ejercitar tus derechos, porque los derechos pueden llegar a entrar en conflicto entre sí.
  • Ser conscientes de nuestros deberes y actuar en consecuencia, más allá de que las leyes nos puedan sancionar si no los cumplimos, es algo que dependerá de nuestra conciencia.

Cómo diferenciar los derechos y los deberes

¿Te ha gustado?
9 usuarios han opinado y a un 55,56% le ha gustado.