La metáfora y el símil son dos figuras literarias muy utilizadas por los escritores de este país. Para los conocedores de las figuras literarias no es difícil diferenciarlas, sin embargo, para las personas corrientes suele ser algo complicado.

Además esta pregunta suele ser habitual en las asignaturas de lengua como pregunta de examen. Los libros de texto te explican un poco en que consisten cada uno, pero lo hacen con un lenguaje tan aburrido, que al final no nos quedan claras las diferencias entre los mismos.

Si deseas ser escritor, redactor o poeta, es totalmente imprescindible conocer a fondo las figuras literarias, porque a la hora de ponernos a escribir podremos conseguir una inmersión del lector utilizando las metáforas y los símiles.

El océano de tus ojos es bello y especial

Frases como esta suelen ser habituales en poemas y prosas, sin embargo, no se sabe bien si es una metáfora o un símil, lo cual no es bueno porque si no sabemos identificarlas tampoco sabremos utilizarlas correctamente y no podemos conseguir el efecto deseado.

Pero tranquilo, desde doncomos.com vamos a enseñarte todo lo que necesitas saber sobre las diferencias entre la metáfora y el símil, para que las puedas utilizar en un poema o prosa.

¿Que necesitas para diferenciar la metáfora y símil?

  • Comprensión lectora básica.

Instrucciones para diferenciar la metáfora y símil

  1. Definición de metáfora:
    Si has leído más diferencias entre términos de mi autoría, verás que en la mayoría de los casos me gusta definir por separado los términos, porque como siempre digo, si se aprende la definición por separado, casi ni hace falta decir las diferencias y nunca se olvida ni se confunde. Empezaré definiendo una metáfora, la cual es una sustitución de un término por otro, términos que son diferentes pero que comparten algún tipo de similitud como el color, el tamaño, la forma. Un ejemplo de metáfora sería: ” Y en el combate me enfrenté a la montaña”. En este caso sustituiríamos hombre grande por montaña, ya que una montaña es grande, potente, alta, igual que un hombre grande. Otro ejemplo sería ” el fuego de tus ojos”, una frase en la cual decimos fuego haciendo una metáfora a la pasión, la intensidad, el brillo, algo que hace el fuego.
    Cómo diferenciar la metáfora y símil
  2. Definición de símil:
    Seguramente ya te haya quedado claro lo que es una metáfora, ya que lo he explicado en el punto anterior. Ahora toca el turno al símil, el cual aunque parezca similar, es un concepto totalmente diferente. El símil o comparación, es una figura literaria que compara dos términos semejantes entre sí, no los sustituye, sino que sólo los compara. Un ejemplo de símil sería: “tus ojos son tan brillantes como el cielo y las estrellas”. Como ves se suelen comparar dos elementos similares (es tan, es como, es igual que…), en este caso se compara el brillo de los ojos de una persona con el brillo de los cuerpos celestes como las estrellas, el cielo, los astros… ya que ambos brillan. Otro ejemplo de símil tendríamos ”  tus labios son tan rojos como el fuego ardiente”. Aquí comparamos el ardor y el color del fuego con el color del lápiz de labios.
    Cómo diferenciar un idioma de un dialecto
  3. Diferencias:
    Ahora ya que sabes las diferencias entre símil y metáfora, es el turno de diferenciar los términos entre sí, términos que ya sabrás que se pueden diferenciar bien y que no son iguales como pensábamos al principio. La principal diferencia es que la metáfora sustituye un elemento por otro y el símil compara un elemento por otro. El fuego de tus ojos es una metáfora y tienes los ojos tan ardientes como el fuego es un símil. Si te fijas, en la metáfora sustituyen un término por otro(ardiente por fuego) y en el símil están ambos presentes y los comparan directamente.
    Cómo diferenciar la metáfora y símil

Consejos para diferenciar la metáfora y símil

  • Cómo utilizarlos correctamente: Ahora que ya sabes cual es el diferencia entre metáfora y símil,es hora de aprender a utilizarlos en un texto, algo que mejorará tus habilidades de escritura.A la hora de hacer un poema las metáforas quedan muy bien, pero se deben utilizar términos que sean semejantes de verdad, identificando cualidades visibles( decir que el fuego es rojo es una cualidad fácilmente identificable por ejemplo). En el caso de los símiles es más fácil usarlos, sin embargo, también se deben utilizar términos semejantes entre sí, ya que sino tampoco quedarían bien. Además estos términos deben tener diferencias conocidas en la sociedad para que el texto se entienda(nadie va a entender si comparas a una muñeca con el código binario por ejemplo).
¿Te ha gustado?
79 usuarios han opinado y a un 75,95% le ha gustado.