Conseguir que nuestros hijos se desarrollen perfectamente a todos los noveles no puede quedar relegado a los colegios una vez comienza su educación fuera de casa. Uno de los más graves errores que comenten los padres en este aspecto es dejar la educación de sus niños en manos de los maestros y olvidarse por completo de ellos cuando llegan a casa, ya sea porque los padres están cansados o porque prefieres pasar el tiempo de una forma más cómoda para ti.

¿Es difícil enseñar a un niño de preescolar en casa?

Realmente enseñar a un niño de preescolar en casa no es difícil, pero requiere de cierta constancia por parte de los padres y de muchas ganas de querer que nuestros hijos mejoren cada día un poquito más. No vale la excusa del cansancio, de tener que trabajar al día siguiente o de tener que preparar la cena y el baño para los pequeños de la casa. Si tú y tu pareja organizáis bien vuestro tiempo, verás qué fácil os resulta enseñar a los más pequeños desde casa. ¿Y sabes qué será lo mejor de esta experiencia? Que pasaréis mucho más tiempo juntos y que verás claramente lo útil que resulta dedicar estos ratitos a mejorar la educación de tu hijo. Veamos cómo hacerlo en el siguiente post. ¡Comencemos!

enseñar a un niño de preescolar en casa

¿Que necesitas para enseñar a un niño de preescolar en casa?

Para saber cómo enseñar a un niño de preescolar en casa vamos a necesitar

  • Libros
  • Juegos de letras y de memorizar números
  • Puzles sencillos
  • Papel, goma de borrar, sacapuntas y lápices de colores
  • Cuadernos de manualidades
  • Algo de música
  • Dedicar un buen rato a la educación de nuestros hijos cada día
  • Leer el siguiente post

Instrucciones para enseñar a un niño de preescolar en casa

Paso a paso para saber cómo enseñar a un niño de preescolar en casa

  1. Lee con tus hijos siempre que puedas. Uno de los mejores recuerdos que tengo cuando era pequeña era las largas horas que pasaba mi madre leyéndonos cuentos a mi hermana y a mí. Recuerdo que me encantaba que llegara la hora de la siesta los fines de semana para que nos leyera un cuento (aunque luego nos obligase a dormir un rato, cosa que no nos gustaba a ninguna de las dos) o la hora de dormir todos los días. Siempre nos leía un cuento y fue un hábito que mi madre mantuvo durante toda nuestra infancia. El resultado de esta acción por parte de mis padres se dejó ver rápidamente en el colegio: tanto mi hermana como yo aprendimos mucho más rápidamente a hablar, a escribir y a leer en clase, algo que sobrepondría, y mucho, a nuestros profesores de preescolar. Y no solamente nos ayudó en este aspecto, sino que también nos permitió aumentar nuestra memoria y ser capaces de visualizar mucho mejor aquello que nos imaginábamos. Hoy en día yo sigo siendo capaz de “oler” los libros y percibo claramente los colores y las escenas de lo que leo.lee con tus hijos
  2. Compra letras y números de madera para enseñar a tus pequeños el abecedario. Una forma muy sencilla de mejorar su comprensión de las letras, es que tus hijos las vean, las toquen e incluso se las metan en la boca si les apetece durante sus juegos. Lo ideal es que te centres en una letra concreta del abecedario y no pases a la siguiente hasta que no haya aprendido ésta. Poco a poco puedes enseñarle a componer palabras con ellas. Haz lo mismo con los números y no esperes si no lo deseas a que empiece a verlos en el colegio. Hay muchos niños muy inquietos a los que les encanta aprender cosas nuevas. No es necesario que les fuerces, pero si ves que les apetece no dudes en seguir enseñándoles cosas.juega con el abecedario
  3. Juega con él siempre que puedas con actividades de memoria, de colores y de refuerzo para recordar las letras y los números. Una forma muy sencilla de conseguir que aprendan los colores, por ejemplo, es jugar con sus juguetes y su ropa e ir señalando los colores hasta que relacionen bien el nombre con el tono concreto. Puedes colgar la ropa con ellos y enseñarles los colores señalando. Para reforzar el estudio de las letras y los números, puedes jugar a leer matrículas cuando sean un poco más mayores o comprar una pizarra y dibujar con ellos tanto los números como las letras en tamaños generosos.Cómo enseñar a un niño de preescolar en casa
  4. Usa cuadernos de manualidades con o sin pegatinas (algunos niños necesitan comenzar con estos juegos a partir de los 3 años, pero hay otros muy precoces que ya desde el año y medio son capaces de pegar y despegar pegatinas. Si eres un poco hábil con los lápices, dibuja figuras con tus hijos y déjales que ellos las coloreen y que aprendan a dibujarlas posteriormente. A mí mi madre siempre me dibujaba flores y caritas sonrientes y me encantaba jugar con ellas.
  5. Pon algo de música y baila y canta con ellos. Aprenderán a mejorar su sentido del ritmo, a controlar sus movimientos y recordar melodías y letras.enseñar a un niño de preescolar en casa, usa música

Consejos para enseñar a un niño de preescolar en casa

Un último consejo para saber cómo enseñar a un niño de preescolar en casa

Cualquier actividad que desarrolles con tu hijo será perfecta para que vaya aprendiendo paso a paso cosas nuevas. Aunque pueda parecer que no tiene mucha importancia, los niños absorben a estas edades absolutamente todo lo que los enseñamos, así que aprovecha y pasa largos ratos con ellos jugando y desarrollando su imaginación siempre que puedas.

¿Te ha gustado?
33 usuarios han opinado y a un 100,00% le ha gustado.