Si te sucede que por lo general no estás seguro de cuándo y cómo utilizar “ si no ” y “ sino ”, te cuento que no estás solo. Muchas personas no lo admiten, pero en realidad presentan duda sobre esta utilización en la gramática. Son tan recurrentes tanto al expresarse oralmente, como al escribir, que sería imposible eliminarlos de la comunicación; sustituirlos solo nos haría perder era riqueza que aportan a la gramática. Así que, te animo a que aprendas de una vez a darles el uso correcto. No necesitarás leerte ninguna enciclopedia, en los siguientes párrafos te muestro la forma más fácil de distinguirlos y ponerlos en práctica.

sino o si no¿Qué son? – ¿Ejemplos de cómo se utilizan?

“Sino”: es una conjunción adversativa.

  • De sus usos más comunes se encuentra el de ponerlo en el medio de una idea, en la que se quiere rectificar; hacer entender, mencionando primero lo “errado”, y luego lo que en realidad se está señalando en sentido afirmativo.

Ejemplos de “Sino”:

No son los zapatos rojos, sino los negros.

No estoy hablando de tu hermana, sino de la mía.

No estamos en el parque, sino en la arboleda situada al lado.

Nadie está diciendo que eres exagerado, sino demasiado activo.

  • Para indicar “excepción”.

Ejemplos:

No sentí nada, sino odio.

Ella no lloró, sino al final.

No me gustó la película, sino el protagonista.

No llegó a tiempo en la semana, sino el sábado.

  • Expresado en una oración que comienza con “no solo”, es muy práctico para añadir más información relacionada entre sí. En el sentido literal “añade” más datos.

Ejemplos:

No solo abandonó a su amiga, sino que dejó la fiesta por completo.

No solo voy a tomar los tomates, sino también las lechugas.

El perro no solo hizo un desastre en el cuarto, sino que arrancó todas las flores.

No solo perdió la competencia, sino el campeonato.

  • Muy parecido al ejemplo 2, de la “excepción”, este que te muestro a continuación tiene efectos similares, para marcar que toda la atención se la lleva la segunda parte de la idea. Es para el “no es otra cosa que no sea…” y a continuación se menciona. En demostración lo entenderás mejor.

Ejemplo:

No estoy de humor, sino para leer.

Ella no garantiza nada, sino un pequeño resguardo.

No quiero una mascota, sino amigos humanos.

No tengo deseos de nada, sino de descansar.

“Si no”: está formado por la conjunción condicional “si”, y el adverbio de negación “no”.

  • En este caso, no hay muchos patrones que demostrar. Se encuentra en las oraciones condicionales.

Ejemplos de “Si no”:

Si no quieres ir, no le aceptes la invitación.

Ella estará molesta, si no acudes a la reunión.

No hay prisa para llegar, si no adelantaron la hora de entrada.

Si no dices la verdad ahora, te arrepentirás más tarde.

Como puedes observar en ambos casos, el empleo de la coma no falta. Adorna la oración, aportando una muy útil pausa.

Curiosidades de “Sino”

“Sino” como sustantivo: ¿te sorprendes de que pueda ser usado como sustantivo? Pue sí, lo es. En este caso la palabra es procedente del latín; su significado es “destino” y “desgracia”. Normalmente no verás su uso en artículos o ámbitos comercial, social. Lo encontrarás en documentos académicos, en descripciones científicas y/o cultas. Ya sabes un dato más que muchos seguramente no conocen. Sorpréndelos…

Sino: Ahora hablamos de un nombre. Pertenece a un dios de las novelas Mundodisco, del género ciencia ficción. Su escritor se llama Terry Pratchett; este británico creó todo un inmenso universo lleno de características peculiares, en el mismo se encuentra este dios.

Para no confundir sus usos en la gramática – algunos truquitos del “si no” y el “sino”

sino o si noPara saber que el que debes usar es sin duda alguna “si no”, puedes escribir en el medio alguna palabra o idea referente a lo expuesto o lo que expondrás. Si la oración sigue sonando coherente, y con sentido, ya sabes que estás en presencia de “si no”, nunca del otro. Con estos truquitos no volverás a confundirlos, garantizado.

Ejemplos:

Si no te decides, mejor me voy.

Si resulta que no toca examen, podemos ir a la fiesta.

Si los perros no ladran, significa que no hay nadie en la casa.

Si el día de mañana no hay almuerzo, compramos algo en el mercado.

¿Que necesitas para escribir sino o si no?

  1. Diccionario.
  2. Libros.
  3. Es fundamental que no dejes de ejercitarlos, por si en algún caso comienzas a dudar de nuevo. El truco es estar siempre instruido a través de la lectura, y llegará el momento en que ni siquiera tendrás que hacer el truco explicado, de interponer una idea entre “si” y “no”. ¡Esa es la máxima recomendación, mantén tus neuronas activadas!

Consejos para escribir sino o si no

  1. Usar el truco mostrado en este artículo: Es tan fácil que incluso un niño pequeño puede sacar provecho de este. Solo necesitas un segundo para hacer la comprobación. No olvides que Microsoft Word no siempre puede rectificar todos los errores, a fin de cuentas, es solo una máquina.
  2. Practicar sus dos formas diferentes al menos 4 veces a la semana cada una (si lo haces oralmente, asegúrate de hacer énfasis en su separación al pronunciarlo, o sin separación silábica, en cada caso): así es, al hablar y escribir las palabras en algún contexto, hace que grabes su correcta utilización, pues, al crear por ti mismo las ideas, permites educar tu cerebro de manera espontánea sobre aspectos gramaticales. No vale de nada que repitas en una hoja de papel cómo deben usarse. En la creación, se plasman todos estos conocimientos lingüísticos.
  3. Leer: busca los libros que más te apasionan, los géneros que más te llaman la atención y comienza a leer hoy mismo. Esta una forma muy divertida de aprender, disfrutar historias, aumentar la creatividad, mejorar la ortografía y… a lo que íbamos: diferenciar cada día mejor el “si no” del “sino”. Al cabo de unas semanas leyendo, no habrá circunstancia que te confunda respecto a estos.

¿Por qué es importante saber cómo se escriben?

Su manejo es inminente, hay que tomarlos para la redacción, la explicación, la conversación; en fin, no hay forma de erradicarlos, son fundamentales. Por tanto, ya es hora de saber ponerlos en su correcto sitio, de lo contrario da muy mala imagen de ti mismo, el hecho de que no sepas todavía cómo se emplean.

Te imaginas que en un currículum lo escribas mal, significa que ya estás perdiendo buena consideración ante los jefes. También, cuando redactas un simple mensaje de texto, involuntariamente la otra persona (el receptor) está formando una imagen de ti: ¿quién eres? ¿qué te gusta? ¿cómo escribes, y por tanto qué tan inteligente eres? Aunque lo he mencionado de último, es la pregunta más recurrida que se hace la gente cuando lee un “insignificante” correo, o mensaje de celular. Escribir términos de modo erróneo, hace que la otra persona piense que no sueles leer, que no eres alguien instruido o preparado. Eso, créeme, no está bien.

Es mejor ser alguien con buena ortografía; y un “sino” mal colocado, podría costarte pre indisposición por parte de tu jefe al entrar en un nuevo trabajo. Incluso, podrías buscarte que ese chico/a pierda las intenciones de conocerte. Ahora que ya tienes todo esto en la mano, aprovecha la oportunidad de haberte enterado de este tema y trabaja en base a ello. Hoy, te has hecho más listo. ¡Felicidades!

¿Te ha gustado?
12 usuarios han opinado y a un 100,00% le ha gustado.