Esta es una de las tantas dudas ortográficas, que muchas veces tenemos, y que nos roban el sueño¿Te ha pasado que al escribir un mensaje de texto o un comentario de Facebook te resulta todo un desafío?, esto tal vez se deba al hecho de que debes mejorar tus competencias lingüísticas.

Pese a que el empleo de herramientas de corrección ortográfica se encuentra a un click de distancia, es probable que sigas pasando por alto las normas que corresponden al uso correcto del español. Pero, ¡venga! que no es para echarse a morir tampoco; no eres el único que en ocasiones le ha dado más importancia a la comodidad, por encima del aprendizaje.

¿Cuántas veces evitaste por desconocimiento el uso de determinadas formas lingüísticas?, a pesar de que su empleo es tan regular como el consumo de una taza de café. Sin lugar a dudas, esta cuestión nos lleva a reflexionar sobre el poco interés que en la actualidad (en los jóvenes especialmente) se manifiesta por conocer el propio idioma. Pero fíjate que para otros idiomas como el inglés si que hay más cuidado; sobre todo para los términos que se refieren a las últimas tecnologías. Para los antropólogos, esto también expresa una visión y traducción de la realidad, del mundo.

ni siquiera

 

Volviendo al meollo del asunto, si sigues leyendo este post es porque has tenido tus dudillas respecto a esta estructura. Si tienes un examen de lengua y te está dando más miedo que vergüenza, no te afanes tanto y termina este post con calma, que ya vas hecho un Cristo ni te hemos explicado. Pero si lo tuyo es por cultura general, ya verás que sencillo es aprender a escribir mejor.

Instrucciones para ni siquiera o nisiquiera

Las técnicas para aprender ortografía son muy variadas, es cuestión de aplicarlas oportunamente. Por ejemplo, si eres de los malos para recordar estructuras fotográficamente, quizá una explicación diacrónica del uso de la locución se te haga más amena.

Te preguntarás por qué; muy sencillo, algunas personas memorizan mejor la información a partir de asociaciones mentales diversas, puede que te gusten las historias medievales y las asocies a el uso del español; entonces ya no se te olvida. Pero si eres de los abstractos razonadores, la memorización de la morfología de la estructura será buena opción.

Otros son más funcionalistas, y se van al uso para poder asociar la norma; por ello, si eres de este tipo, leer de gramática te ayudará, e incluso desde el aspecto fonetológico. Recuerda que la oralidad tiene un punto de encuentro con la ortografía, y es allí donde muchos caen en falta.

Esta locución se originó en una época posterior a la edad media. La palabra siquiera comenzó a aparecer alrededor del siglo XVI (algunos autores han preferido tomar como punto de referencia, su aparición en textos españoles como los de Luis de Góngora, Gonzalo de Berceo y especialmente Don Quijote, de Miguel de Cervantes.) Dicha locución parte, primeramente, de la combinación léxica del verbo querer y del condicional . Estas se han lexicalizado dando como resultado las expresiones de afirmación y negación siquiera/ni siquiera, de uso frecuente en el idioma español.

No te asustes con la palabra lexicalizado, esto solo quiere decir que un sintagma pasa a funcionar como una unidad de manera independiente, por tanto, la palabra se incorpora al léxico. Otro ejemplo de lexicalización de otro tipo es la palabra Quevedos, conocida en la actualidad como un tipo de anteojos, y se les llama de esta manera debido a Francisco de Quevedo, escritor español, quien popularizó su uso. Podemos ver en este caso, como se lexicaliza un nombre propio para constituirse como una forma de nombrar unas gafas.

Ni siquiera, es una locución que se utiliza de forma habitual en un enunciado para la negación definitiva. El uso de su predecesora siquiera, también es considerado correcto cuando se emplea en su forma negativa.  Veamos algunos ejemplos que pueden aclarar algunas dudas con respecto a la función y el uso que esta frase adverbial tiene dentro de una oración:

  • Ni siquiera sé que estoy haciendo en este lugar.
  • No comprendo cómo obtuviste tan buena calificación: ni siquiera estudiaste para el examen.
  • Ni siquiera tenemos la certeza de que sea él.
  • Ni siquiera quiso mirar mi rostro.
  • Ni siquiera se comprometió a llevar al perro al veterinario.

¿Que necesitas para ni siquiera o nisiquiera?

 

En todo caso, para aprender de ortografía necesitas guiarte por la norma. Según el Diccionario de la Real Academia, la forma principal, de la cual se deriva la expresión estudiada, es siquiera (De si y quiera, de la tercera persona del singular, del presente de subjuntivo de querer). He aquí sus acepciones:

  1. Conjunciones. (aunque o ya).Dame un beso, siquiera el último.
  2. Adverbios (al menos o tan solo) Deme una esperanza siquiera.

La estructura ni siquiera, que expresa una negación rotunda, corresponde entonces a una locución adverbial, al ser añadida la conjunción copulativa ni. La misma, debe ser escrita por separado, del mismo modo en que se escriben frases del tipo de a gusto y no agusto, de repente y no derepente, etcétera.

Las locuciones adverbiales son muy importantes, y constituyen algunas de las frases que más dudas generan sobre su correcto uso al momento de ser escritas. Estas locuciones que para algunos lingüistas entran en la categoría de los adverbios, desempeñan una función adverbial dentro de la oración, y se clasifican de acuerdo al propósito que cumplen dentro de la misma.

Para que te enteres y conozcas más sobre las locuciones, conoce que en nuestra lengua tenemos las locuciones adverbiales de modo, tiempo, lugar, duda, cantidad y la que nos atañe, de afirmación o negación. Para ampliar un poco este punto, veamos algunos ejemplos de los tipos de locuciones adverbiales usadas en español:

Locuciones adverbiales de modo

Las locuciones adverbiales de modo, son aquellas que muestran la forma en la cual el verbo lleva a cabo una acción como:

  • A sabiendas
  • A oscuras
  • A diestro y siniestro
  • A fuerza de
  • A tontas y a locas
  • A la buena de Dios

Locuciones adverbiales de duda

Las locuciones adverbiales de duda indican inseguridad o indecisión en la acción realizada por el verbo; como por ejemplo:

  • Tal vez
  • Lo mismo
  • Si acaso

Locuciones adverbiales de cantidad

Las locuciones adverbiales de cantidad desempeñan el rol de un adverbio de cantidad, como por ejemplo:

  • Como mínimo
  • Más o menos
  • Por poco

Locuciones adverbiales de tiempo

muestran un espacio de tiempo en el que se realiza una acción. Algunas de las locuciones adverbiales de tiempo más utilizadas son:

  • Por la noche
  • A menudo
  • A última hora
  • En un periquete
  • De vez en cuando

Locuciones adverbiales de lugar

Las locuciones adverbiales de lugar indican el espacio en el que se lleva a cabo la acción realizada por el verbo de la oración; como por ejemplo:

  • A la derecha
  • A la izquierda
  • A lo lejos
  • Por detrás
  • Por delante

Locuciones adverbiales de afirmación

  • Por supuesto
  • Sin duda
  • Faltaría más

Locuciones adverbiales de negación

  • Ni siquiera
  • Ni hablar
  • De ninguna manera

Consejos para ni siquiera o nisiquiera

Como último consejo te haremos un repaso, que la repetición es buena técnica para activar la memoria a largo plazo.

  • Recuerda siempre escribir ni siquiera, puesto que es necesario hacerlo según la norma.
  • Esta estructura es una locución adverbial; es decir, un conjunto de palabras que al entenderse como tales representan un concepto propio en función adverbial dentro de la oración.
  • Que ni la busques en el diccionario te aparecerá nisiquiera, pues no existe tal formación en español.
  • Pero, la conjunción siquiera si existe. Esta puedes utilizarla como sinónimo de aunque, ya, tan solo o por lo menos.
  • Cuando uses ni siquiera, recuerda que tiene connotación negativa; así que significará lo contrario.

La ortografía a veces nos parece un lío si tenemos mala memoria, pero ¡Venga! que se aprende a escribir escribiendo… Y leyendo post tan buenos como este.

¿Te ha gustado?
2 usuarios han opinado y a un 100,00% le ha gustado.