Si te gusta la literatura y además tienes dotes para ello, podrías lanzarte a la aventura de escribir un cuento. Puedes tirar por un cuento de princesas, algo más real o incluso una fábula, es decir, un cuento en el que los protagonistas son animales que hablan, un género que suele gustarle mucho a los más pequeños. Así que aquí tienes una pautas de cómo escribir un cuento.

Instrucciones para escribir un cuento

  1. Piensa una idea. Piensa sobre qué es lo que te gustaría escribir, a lo mejor de pequeño te contaban algún cuento y quieras tiras por ahí, o siempre te ha gustado algún animal y quieres que éste sea el protagonista.
  2. Cuando sepas más o menos sobre qué quieres escribir, tienes que hacerte una idea de cómo se va a desarrollar la historia. Apúntate tres cosas: cómo quieres que empiece, cómo quieres que acabe y qué va a pasar hasta llegar a ese final. Lo llamado introducción, nudo o desarrollo y desenlace.
  3. Coge papel y boli y escribe una serie de datos como el nombre de los personajes, las características de éstos, cómo se van a comportar en la historia y la relación entre los diferentes personajes. Así tienen una lista de las características de cada uno.
  4. Personaliza a tus personajes. Así la gente cuando se ponga a leer tu cuento puede sentirse identificada con alguno de ellos, lo que hará que se mimeticen con la historia.
  5. Ten en cuenta que tu historia no puede ser muy larga ni tampoco incluir a muchos personajes. La característica del cuento es que es una historia breve en el que aparecen pocos personajes. Al ser un cuento, la extensión es limitada, y si te alargas contando datos o desarrollas demasiado hasta llegar al final, tu cuento irá más hacia una novela, algo que no queremos.
  6. Cuando ya tengas todas estas cosas claras, aún te queda la última antes de ponerte a escribir y esa es decidir el tipo de narrador. El narrador es la persona que, como su propio nombre indica, narra o cuenta una historia. Hay tres tipos de narradores: narrador en primera persona, en el que yo cuento lo que yo estoy viendo sin lugar a opiniones y a ser subjetivo; narrador en segunda persona, en el que el lector es un personaje de la historia y puede opinar; y narrador en tercera persona u omnisciente, que todo lo sabe y que opina continuamente sobre lo que ve. Si no te decides por ninguno también puedes hacer una mezcla de ellos.
  7. Haz una lista de las cosas que quieres que contar sí o sí, para que cuando te sumerjas en la escritura no se te olvide ninguno de ellos, y así cuando las vayas poniendo, puedes tacharla hasta que ya no quede nada en tu lista.
  8. Coge papel y lápiz o ponte frente a un ordenador y comienza a escribir. Ya tienes las ideas claras, cuáles son los personajes, de qué tipo es el narrador y las cosas que quieres contar hasta llegar al desenlace. Lo único que falta es que te pongas manos a la obra con tu cuento.
  9. Siéntate en un espacio tranquilo para que puedas estar lo más concentrado posible y plasma todas las ideas sobre el papel. Dependiendo de lo claro que lo tengas en tu cabeza y lo viene esbozado que esté, solamente tendrás que transcribir el cuento o hacerlo entero.
  10. Cuando hayas terminado de escribir el cuento, no te olvides de repasarlo un par de veces, para ver que no te dejas nada sin escribir y para corregir los posibles fallos que haya en él.
  11. Ahora solo te queda una cosa: ponerle título. Tiene que ser un título llamativo, que capte la atención del lector y quiera descubrir lo que hay escrito. Piensa en lo que te llamaría la atención a ti y en lo que te gustaría encontrar.
  12. Como ya lo tienes todo, puedes ir a una tienda de impresión y que te impriman y encuadernen tu cuento con un formato bonito que previamente hayas elegido. Así tendrás siempre un recuerdo de tu cuento. Y si quieres que esto vaya a más, busca alguna editorial y envíales tu cuento para tener la posibilidad de que te lo publiquen.

Consejos para escribir un cuento

  • Cuando lo hayas terminado y no antes, deja que tus amigos y familiares lean tu cuento, para que te puedan decir si les gusta o no. Piensa que si tu objetivo es comercializar el cuento, cuantas más opiniones tengas mejor, porque será ese público el que decida si quiere o no tu cuento. Además así puedes mejorar para las siguientes veces, y no solo para comercializarlo, sino como crecimiento personal.
  • Ten las ideas muy claras antes de empezar a escribir nada, sino probablemente te toque borrar muchas veces hasta que tengas el cuento encaminado.
  • Deja el título para el final. Cuando ya hayas terminado de escribir tendrás más claro lo qué has hecho. Si lo haces al principio puede que intentes llevar tu cuento por ese camino, sin embargo si lo dejas para el final, dejas que tu mente fluya y que pueda ir cambiando el rumbo que tomaste.
¿Te ha gustado?