A veces tenemos problemas para ser capaces de escuchar todo lo que nos rodea. La pérdida de atención es muy común, sobre todo, entre los más pequeños y los más mayores de la casa. En el caso de los niños, lo normal es que la sobrestimulación no les ayude para ser capaces de prestar atención. En el caso de los mayores, la falta de estímulos les impide concentrarse en algo más que en sus propios pensamientos. Igualmente, si pasas por periodos de estrés o tienes muchas cosas en la cabeza, muy probablemente no seas capaz de escuchar lo que la gente te cuenta.

Aprender a escuchar es un arte y saber cómo hacerlo es una manera ideal de lograr que las relaciones entre las personas mejores. Piensa que la mayor parte de los problemas que tenemos cuando nos relacionamos con amigos, compañeros, familiares o desconocidos, es la falta de atención que solemos prestar a lo que nos cuentan. Si comienzas a dedicar un poco de tiempo a escuchar a los demás, verás cómo, muy pronto, tus relaciones con las personas mejoran.

¿Es difícil saber cómo escuchar?

Realmente no lo es, pero requiere de bastante concentración en otra cosa que no seamos nosotros mismos y nuestros propios problemas. Por suerte, desde doncomos vamos a enseñarte unos sencillos consejos que te ayudarán a aprender cómo escuchar a otras personas. Saber cómo escuchar te abrirá las puertas de nuevos trabajos y amistades y te permitirá mejorar las relaciones sociales que tienes actualmente. Si estás preparado para aprender a hacerlo, sigue leyendo el este post. ¡Comencemos!aprende a escuchar

¿Que necesitas para escuchar?

Para saber cómo escuchar vamos a necesitar

  • Leer el siguiente post
  • Pensar algo más en el prójimo y un poquito menos en nosotros
  • Lápiz y papel o en su defecto, ordenador de sobremesa
  • Un poco de inspiración y mucha paciencia

Instrucciones para escuchar

Paso a paso para saber cómo escuchar

  1. Aprende a concentrarte, esta es sin duda la clave de saber cómo escuchar. Lo más implorante que tendrás que aprender para saber cómo escuchar es cómo concentrarte. Parece sencillo pero no lo es en absoluto. Intenta concentrarte en cosas concretas que no suelan llamarte la atención como ejercicio para poder controlar sobre qué prestas atención.
  2. Elimina las distracciones. Si quieres ser capaz de escuchar a otras personas es importante que elimines las distracciones, tanto internas como externas. Apaga la tele, la música, no te pierdas en tus pensamientos ni prestes atención al teléfono móvil. Es más, ¿te das cuenta de cuánta atención eres capaz de concentrar en tu teléfono? Pues una persona que tengas frente a ti se merece todo ese interés y mucho más.
  3. Centra tu atención en la persona que te habla y en lo que te está contando. Aunque te resulte tedioso o aunque no lo entiendas bien, intenta no perderte y escucha lo que te dicen. La falta de atención en los colegios es muy habitual porque los alumnos no son capaces de escuchar a sus profesores. Una forma de lograr prestar más atención a la persona que interactúa contigo es fijarse en sus ojos, sus movimientos, su cara, su expresión corporal, y, por supuesto, sus palabras.
  4. Haz sólo una tarea cuando de verdad quieras escuchar. Muchas veces creemos que somos capaces de hacer varias cosas a la vez y escuchar a las personas que nos rodean. No te engañes a ti mismo, esto no es cierto. Si mientras te hablan estás fregando la cocina, viendo la tele, estudiando o prestando atención al móvil, no recordarás ni la mitad de las cosas que te están contando ni serás capaz de prestar atención en realidad. Focaliza tu atención sobre un solo estímulo: la persona que tienes frente a ti y te habla.
  5. Aprender a escuchar la música que nos acompaña cada día es una manera sencilla de entrenarnos para ser capaces de escuchar a otras personas. Si te fijas, cuando escuchamos música, normalmente no préstamos atención a las letras ni a lo que nos cuentan las canciones, simplemente tarareamos el ritmo y dejamos que nos acompañe. Si quieres aprender a escuchar puede usar este sencillo truco: prestar atención no solamente al sonido de tus canciones sino también a sus letras. Así aprenderás a mantener fija tu atención en un elemento sin distracciones externas.
  6. Utiliza la música como herramienta. En muchas ocasiones la música ambiente e incluso los sonidos conocidos como “ruido blanco” son capaces de ayudarnos a aumentar nuestra concentración. Utilizarlos para relajar nuestra mente y conseguir que aumente nuestra concentración, es un truco estupendo si necesitas estudiar, memorizar o comenzar a prestar atención a otras cosas.

Consejos para escuchar

Unos últimos consejos para saber cómo escuchar

Recuerda que escuchar no consiste simplemente en oír, es necesario que comprendas lo que te digan y que lo interiorices. Intenta prestar más atención a lo que te rodea y menos a tus pensamientos. Cuanto más te concentres en ti mismo y en lo que retumba en tu cabeza, menos sencillo te resultará escuchar y aprender de los demás.

cómo escuchar

¿Te ha gustado?
4 usuarios han opinado y a un 100,00% le ha gustado.