Qué es un anuncio publicitario – Definición, Significado y Concepto

Si nos paramos a pensar en qué es un anuncio publicitario o que es la publicidad en sí, sólo basta con pararse y mirar a nuestro alrededor… En vuestro día a día a todas horas, veréis anuncios publicitarios. En todas partes. No sólo hace falta que penséis en la televisión o en las revistas, porque sí, tenéis razón. Son los lugares dónde se da más visibilidad.

Pero aparte, hay muchísimas más opciones, mucho más visibles que estáis viendo a diario y seguramente, en muchas ocasiones, ni prestáis atención ni os dais cuenta. Porque la publicidad, ya forma parte de nuestra vida diaria.

Cuando se habla de la publicidad, para que quede lo más claro posible su contexto, se está haciendo referencia sobre todo a una cosa en concreto. Esa cosa que se quiere transmitir es un mensaje. No importa el qué ni tampoco el cómo. El objetivo es lanzar un mensaje. Y la gente debe captarlo.

Por supuesto, cuando se lanza un mensaje publicitario lo que se pretende es que el mensaje llegue a la gente. Que lo lea, que lo vea, que lo admire, que lo entienda, que se involucre, que le preste atención y sobre todo, que le interese. Porque lo que va hacer que triunfe un mensaje publicitario o no, es de la gente que le presta atención y compra el producto que se anuncia o se interesa por él. De nada sirve que se lance un anuncio y la gente pase de largo o no se interese por el… eso (que también ocurre muchas veces) es un auténtico machazo y fracaso para las campañas publicitarias.

Instrucciones

  1. Cuando hablamos de anuncios publicitarios podemos tener en cuenta desde dónde intentan enviarnos o transmitirnos la información. El anuncio. Pude ser desde diferentes lugares y métodos. Como, por ejemplo: desde la radio, la televisión, por internet, en prensa escrita, en vallas publicitarias, etc. Esto sería dependiendo del cómo se haya hecho (ver los ejemplos que os acabamos de dar) dicho en su jerga, serían: por base auditiva, base visual, o bien base audiovisual.
  2. Hay que tener en cuenta que visual, siempre es cuando se hace referencia a la vista. Cuando se dice auditiva, es porque hace referencia al oído (escuchar) y si se dice, audiovisual, es la combinación de ver y escuchar.
  3. Realizar un anuncio publicitario, aunque pueda parecer algo muy simple, es de todo menos precisamente eso… sencillo. Es muchísimo más complejo. Por eso en las agencias de publicidad deben estar trabajando continuamente para explorar todos los campos, saber que es lo que gusta a la gente, tener imaginación, saber y sobre todo, conectar muy bien con las marcas que los contratan para que les hagan los anuncios. Porque sí, los publicistas hacen los anuncios, pero las marcas son las que les dan unas pautas de lo que quieren que se transmita. Si no les gustan los conceptos de los publicistas, el anuncio nunca llegará a verse.
  4. Otro factor muy importante, es cómo se hace la publicidad. En un anuncio publicitario pueden aparecer o no, personas, animales, cosas, objetos, alimentos, etc.
  5. Por ejemplo, cuando una marca pongamos X porque puede ser sobre cualquier temática. Se dirige a una agencia publicitaria, les exponen claramente lo que quieren transmitir. Lo que quieren vender, cómo quieren llegar al publico y lo que quieren transmitir. Habrá marcas que querrán gente anónima y las habrá, que buscarán a gente famosa, que sean rostros conocidos por el gran público o que sepan que, gracias a ellos, pueden vender más de su producto o llegarle a más gente.
  6. Son muchas las ocasiones que incluso en publicidad, se destina un porcentaje del sueldo, en indagar cuales son los personajes famosos que más interesan o más gustan o caen bien (y también mal) para transmitir o vender un producto. Con qué tipo de cosa les relacionarías. De este modo, ellos pueden hacerse una idea sobre los gustos de la gente que, en definitiva, son los que van a fijarse o no, en los anuncios publicitarios.
  7. En cuanto a los anuncios publicitarios, no siempre tienen porque aparecer en televisión (aunque sí son los más comunes y los que llegan a más gente) pero no todas las marcas pueden pagar lo que cuesta publicitarse en el prime time, en los mejores canales y en las mejores horas. Por eso, hay otros métodos que también son muy efectivos.
  8. Algunos de esos ejemplos los encontramos, por ejemplo, con los “eslóganes”. Para ser conciso y resumirlo muy claramente, la palabra viene de un vocablo inglés (como casi todo en el mundo de la publicidad). Quiere decir o se traduce en español, como una frase publicitaria. Así, sin más. Si hay algo que es muy importante eso sí, es que siempre serán frases muy concisas. Muy directas. Cortas y claras. Lo que interesa y el fin del eslogan, es que llegue a la gente, que les llame la atención, pero, sobre todo, que se acuerden de la frase. Si es muy extraña o rara, nadie la tomará en serio y no habrá valido de nada.
  9. También se encuentran lo más conocido como son los anuncios publicitarios o como los llaman ellos “los spots publicitarios”. Son diferentes maneras de decirlo, pero quiere decir exactamente lo mismo. No hay que confundirlo con el típico anuncio publicitario exactamente porque el anuncio en sí se le destina el tiempo que la marque pague por él. En cambio, en un spot publicitario lo podemos ver o encontrar de repente (por dar un ejemplo) mientras están haciendo un programa. De hecho, los hay continuamente en televisión. Mientras ves un programa, los colaboradores o presentadores, paran y entran a “vender” o “anunciar” sobre X producto. Eso es un spot de publicidad. Y sí, quien lo anuncia, cobra. No lo hace gratis y la marca, paga por ello. La ventaja para quien no esté interesado es que no suelen durar demasiado tiempo. De hecho, está estipulado que sean breves y si no nos equivocamos, no suelen durar más de unos minutos.
  10. Los banner (anuncios). La diferencia de este método publicitario es que sólo vamos a ver la publicidad mediante internet. Si os fijáis, en internet en multitud de páginas te aparecerán publicidades que tu no has pinchado. A veces, muy molestas, la verdad. Pues eso, son los famosos banners. También buscan dónde colocarlos para darse más visibilidad, captar la atención para que pinches y vayas a la publicidad que ellos quieren, etc.
  11. Un tipo de publicidad no tan conocida es la llamada “publicidad comparativa”. ¿Qué quiere decir esto o qué hace? Mirad, un ejemplo muy sencillo que está haciendo la vida más llevadera a mucha gente. Los seguros o los viajes. Pensad en esas páginas comparativas de precios que miras un seguro para el hogar, el vehículo, o lo que sea… y te aparecen según tus necesidades muchos precios diferentes de compañías de seguros distintos. Pues bien, ese es un clarísimo ejemplo de la publicidad comparativa.
  12. Y aunque la publicidad es un mundo muy agresivo, donde se pelean por ofrecer las mejores ideas, las mejores propuestas, las mejores ideas, destacar por encima de todas las demás campañas publicitarias… también están las ideas o las publicidades que son muy sutiles. Básicamente, no tienen nada que ver con la típica publicidad. Porque no son tan descaradas intentando demostrarte o venderte nada. Lo hacen, sí. Porque es publicidad. Pero lo hacen de un modo tan sutil que prácticamente es como si no te intentaran vender nada.

Consejos

A todo lo anteriormente mencionada y explicado sobre los anuncios publicitarios, también hay que tener en cuenta que no es oro todo lo que reluce en este ámbito… que también está parte negativa, la menos bonita, la que no es trigo limpio… y eso se llama por desgracia, la “publicidad engañosa”.

Seguro que lo habréis oído en más de una ocasión. Ese tipo de publicidad que nadie se cree (bueno, si, siempre hay alguien ingenuo que termina picando), y se cree a pies juntillas lo que el anuncio les está transmitiendo. Por eso, es muy importante no perder tampoco la perspectiva. Tener en cuenta que son anuncios publicitarios, que no van a sacar lo peor de un producto, al contrario. Comprar tiempo en la televisión o donde quieran transmitir el mensaje y por eso, necesitan sacar lo mejor de la marca, lucirse, no perder el tiempo, llamar y captar la atención para hacer que tú (el comprador) caigas en sus redes y compres lo que quieren venderte o te intereses por ellos.

Por eso, no siempre debes fiarte y si algo te llama la atención, pregunta, investiga, comprueba… pero no te creas todo lo que ves en un anuncio porque no siempre es cierto lo que se ve a primeras.

Muchos ejemplos vemos a diario: pestañas que realmente son postizas, cabellos extralargos que son pelucas, cremas corporales para perder grasa que las anuncian modelos, adelgazantes que ponen en riesgo tu salud… y así, un largo etcétera.

¿Te ha gustado?
1 usuario ha opinado y a un 0,00% le ha gustado.

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada.