Vivimos en un mundo cada vez más globalizado gracias a las nuevas tecnologías que permite acercarnos a los demás y acortar las distancias tan grandes que pueden existir entre las diferentes partes del mundo. Esta globalización creciente que está viviendo nuestra sociedad ayuda a la creación de una biodiversidad humana realmente clara. Las diferentes razas y etnias se entrelazan entre si dando lugar a una convivencia que, en algunos casos, puede llegar a ser realmente complicada. Sin embargo, el fenómeno de la globalización también puede atribuirse tanto a las especies animales como a las plantas y hortalizas. Hace siglos parecía imposible que en Europa se pudiera comer con frecuencia una fruta tropical como la piña debido a sus características necesarias para ser plantada, o que las familias pudieran tener un loro del Amazonas como mascota. Ahora, trabajar en Miami también es signo de biodiversidad.

¿Qué la biodiversidad?

Por tanto, el concepto de biodiversidad está atribuido a todas las especies a todos los niveles desde las personas, los animales, los vegetales e incluso microorganismos como los virus, bacterias u hongos, especies que solo son percibidas a través de un microscopio. Obviamente, cuenta el tipo de especie del que estemos hablando, así como el hábitat o lugar en el que se encuentre. Además, el proceso de crecimiento y desarrollo de dicha especie también es  estudiado para valorar si puede ser considerado biodiversidad, o en cambio, es uno más de la madre naturaleza. Los seres humanos, por su parte, hemos llegado a manipular dicha biodiversidad con los procesos químicos.

A buen seguro que has oído hablar de los alimentos transgénicos. Son aquellos, que mediante un producto químico es posible producirlos en una época del año en la que no es la suya, además de en un hábitat completamente diferente gracias a la posibilidad de poder representar las condiciones deseadas para su crecimiento.

La ciencia también ha variado el comportamiento de muchos animales y la decoración de jardines. Además de los alimentos transgénicos, seguro que conoces la posibilidad de domesticar los animales a partir de eliminar su capacidad reproductora. Esto es lo que hacen muchos veterinarios con perros o gatos, los cuales sus amos no quieren que tengan hijos y, por tanto, optan por castrarlos. Como habrás observado el proceso de globalización no se llegó a producir hasta el siglo XX. De hecho, es por ello que el término biodiversidad no llegó a ser acuñado hasta el año 1985 cuando Walter G. Rosen, el considerado creador de la palabra, la utilizó para describir el título de una conferencia sobre la biodiversidad de las especies. Una de las cumbres organizadas por las Naciones Unidas empezó a hablar de la idea de luchar por la preservación de la biodiversidad del planeta, algo que fue aprobado en otra cumbre en Nairobi, la capital de Kenia, el 22 de mayo de 1994. Precisamente, desde entonces, el 22 de mayo de cada año se celebra el Día Mundial de la Biodiversidad o Diversidad Biológica. Pese a que la biodiversidad se centra en la parte biológica, se decir, la diferencia de genes que permite encontrar diferentes tipos de personas, este factor provoca que la diversidad humana acabe siendo total. Los genes no permiten encontrar personas rubias y morenas, altas o bajas o de diferentes complexiones, sino que también afecta de forma directa al carácter. Precisamente, la globalización expuesta anteriormente permite que personas de genes muy diferentes se acaben relacionando y si deciden tener un hijo o hija, también crean una combinación genética realmente diferente que acaba permitiendo seguir progresando en cuanto a biodiversidad se refiere. Esto, hace siglos, parecía impensable y ahora es el pan de cada día.

A día de hoy, existen numerosas especies que están en peligro de extinción y, por tanto, pueden romper el equilibrio del ecosistema. Existen numerosas causas que explican los porqués de esta situación límite. Por un lado, está el cambio climático que ha llevado al oso polar a ser la principal especie en peligro de extinción. Los canguros pueden seguir el mismo camino, ya que pese a ser la principal identidad de Australia, las temperaturas tan altas impiden que puedan vivir. Por otro lado, la acción de los humanos.

Sin ir más lejos, el rinoceronte de Java es presa de la cacería para ser disecado como objeto de decoración en China y otros países orientales. Lo mismo ocurre con los tigres, que ya han visto como el de Bali y el de Java ya no existen, mientras que el de Bengala está en serios apuros. En algunos casos, ya se han puesto en marcha acciones como es el del atún rojo. Su consumo está prohibido ya que está en serio peligro de extinción y, en dicho caso, acabaría desapareciendo si se sigue el ritmo actual.

Ventajas de la biodiversidad

Con todo, la biodiversidad tiene enormes beneficios para todas aquellas personas que apuestan por ella y luchan por su preservación en el mundo. Los más destacados son los siguientes:

  • Una cultura mucho más rica. Cada raza o etnia aporta su granito de arena a la cultura de la humanidad. Por ello, la biodiversidad genética contribuye a esta riqueza cultural y que pueda estar concentrada en todos los rincones del mundo y no solo en su lugar de origen.
  • Facilidad para viajar por el mundo. ¿A quién no le gusta descubrir el mundo y sus diferencias culturales? Moverse por el mundo cuesta mucho dinero y, por ello, podemos abaratar costes si en nuestro lugar de residencia convivimos con gente de otras razas. Cuando regresen a viajar a su familia podemos tener un contacto que nos aloje o nos haga de guía por su país.
  • Profundizar conocimientos. A muchos les encanta descubrir la historia de sus antepasados y, por tanto, una de las mejores formas de hacerlo alrededor del mundo no es otra que poder hablar con gente de diferentes genes y rincones del mundo.
  • Dar trabajo a los expertos en biología. A la gente que le gusta la biología, contar con una biodiversidad como la que contamos actualmente es una excelente noticia. Estudiar las diferencias celulares a todos los niveles permite enriquecer la ciencia de la biología, que para muchos es considerada apasionante.

Por tanto, el proceso de biodiversidad que se viene consiguiendo en los últimos años parece no tener fin y todo apunta que se seguirá ampliando en los próximos años. El éxodo de los refugiados y todas las crisis migratorias que se han vivido en los últimos años debido a los diferentes conflictos bélicos no ha hecho más que acrecentar la biodiversidad que se está viviendo actualmente.

Cómo conseguir la biodiversidad

En líneas generales, las personas consideramos que nuestra aportación es innecesaria en lo que se refiere a conseguir la biodiversidad. Sin embargo, la realidad nos ha demostrado que esto está lejos de ser cierto. Lo primero que debemos hacer es interesarnos por aquellas especies que puedan vivir en nuestro hábitat, y su situación actual. Si están en peligro de extinción, como ocurre con numerosos animales, el objetivo principal es ayudar a promocionar la necesidad de que aquellos animales no sean maltratados. Al final, aunque no lo apreciemos, la presencia de algunas especies también ayudan a elevar el posicionamiento que puede tener nuestro rincón del país de cara a los turistas, y más en España que su actividad económica parte en gran medida del sector turístico. También debemos mostrarnos críticos con nuestros medios de comunicación para que den información relacionada con la presencia de animales y plantas en peligro de extinción para que sea más fácil concienciar a la sociedad sobre este tema. Todos podemos aportar nuestro granito de arena a través de donativos a asociaciones u organizaciones, como Greenpeace, que luchan por los derechos de los animales y las plantas y preservar el medio ambiente. La contaminación y el cambio climático, a raíz de la ruptura de la capa de ozono, son algunos de los factores principales que han contribuido a que cada vez haya menos biodiversidad en el planeta. La participación de forma voluntaria en las organizaciones también es una buena forma de aportar de tu parte en la preservación de las especies humanas. Pese a todo, este trabajo no sería necesario si los valores que se pudieran inculcar en la actualidad fueran los correctos. ¿Cuáles han sido los motivos que han conducido a la sociedad a la situación actual del Planeta Tierra? Básicamente, la afán de unos pocos por ganar dinero a costa del ecosistema.

En este sentido, no olvidemos que si tenemos que resolver un problema de presencia de biodiversidad y luchar por su preservación es porque antes ha habido unas actuaciones que no han resultado correctas y que han motivado esta problemática que requiere una solución. Por esta razón, intenta que el problema no vaya a más. Empieza por tus actuaciones. Si queremos luchar por el medio ambiente podemos empezar por acciones pequeñas tales como usar más el transporte público, luchar para que no se abandone perros y otros animales domésticos en la calle, y motivar un estilo de vida saludable. Una vez hayamos conseguido a nivel personal nuestros objetivos, y mostrándonos a nosotros como ejemplo, debemos empezar a intentar persuadir a nuestro entorno cercano que adopten comportamientos que sean similares a los nuestros.

Las redes sociales como Facebook o Instagram pueden ser nuestros grandes aliados, especialmente si tenemos un gran impacto en ellas. También nos puede servir cualquier tipo de influencer que podamos conocer para intentar conseguir ese cambio de comportamiento. Ya sabes que los grandes movimientos empezaron con pocas acciones, así que no te rindas si persigues la biodiversidad. Visita el zoo de Madrid y te darás cuenta de la situación.

El consumo debe ser responsable, a nivel de vehículos y también de reciclaje ya que no hacerlo también afecta negativamente al medio ambiente. Sin embargo, la otra parte de la balanza también debe ser similar. Por ello, hemos de intentar producir y consumir mediante el uso de energías renovables como la luz solar, el viento o la maremotriz. De esta forma, respetaremos en mayor medida al medio ambiente, aumentaremos las posibilidades de cambiar con el cambio climático y, al mismo tiempo, impediremos que numerosas especies cambien su forma de vida debido a la acción de los humanos. Por ejemplo, muchas aves que antes migraban con la llegada del invierno hacia territorios más cálidos ya no lo hacen porque ese invierno ya no existe debido al repentino aumento de las temperaturas.

Debemos concienciar a la sociedad acerca de la importancia de mantener la biodiversidad en el planeta, ya que es algo de lo que hay que sentirse orgulloso. Sin embargo, en esta línea también es necesario tener mano dura. No sirve de nada luchar por algo que todos creemos si alguien impide nuestro trabajo. Por ello, la concienciación de los gobiernos es fundamental en esta línea. Solo ellos pueden conseguir que se pueda castigar a los que no respeten la biodiversidad. Al final, vivimos en un mundo plural, incluyendo a las especies animales como a las plantas y vegetales.

¿Te ha gustado?