Qué es conclusión – Definición, Significado y Concepto

Conclusión es un vocablo de origen griego que deriva del latín «conclusio». Se conoce como tal a acto y efecto de concluir, es decir, de finalizar, terminar o completar algún tipo de cosa, ya se trate de un evento, un trabajo, una tarea, un proceso o cualquier otra cosa.

También se puede denominar conclusión a la idea que una persona obtiene fruto del estudio o análisis de diferentes circunstancias o hechos, teniendo en cuenta diferentes informaciones. Gracias a ellas consigue llegar a una conclusión o pensamiento final.

En el caso de un discurso o un texto en general, la conclusión se corresponde con la parte final de un trabajo, en el cual la persona acostumbra a realizar un breve resumen del mismo. En este se acostumbra a hacer referencia a los principales puntos que se han abordado en el trabajo. Además, se exponen los resultados y se hace especial énfasis en aquellos apartados o descubrimientos que tienen una mayor relevancia.

Es una parte fundamental de cualquier texto

No obstante, se debe tener en cuenta que, para poder llegar a una conclusión, es necesario pasar por diferentes pasos o etapas, comenzando por la recepción de la información. Es fundamental tener un mensaje inicial para poder alcanzarla. A continuación es necesario estudiar con detenimiento la información recibida, debiendo tener para ello un conocimiento acerca del tema, de forma que se pueda comprender y analizar dicha información. En caso contrario no se pueden tener los medios o recursos para poder continuar.

Una vez entendida, comprendida y analizada la información es posible dar una conclusión con respecto al tema tratado.

Por todo ello, la conclusión es la última parte que debe redactarse en un texto o documento, una vez se obtenga conocimiento de toda la información anterior. Asimismo, debe contar con unas características que lo diferencian de otras partes del texto. Una conclusión debe ser concisa, breve, clara y eficaz, y debe tener por objetivo el hacer que el lector pueda tener una idea acerca del trabajo y sus avances y en base a ella pueda pensar al respecto o incluso decidir si le interesa el texto o no.

La conclusión es una de las tres partes fundamentales en cualquier texto, junto a la introducción y el desarrollo. En esta parte del texto es en la que se hace referencia a los resultados de la investigación realizada o el análisis acerca de un asunto en concreto. Por ello, la gran mayoría de los textos finalizan con esta parte. Es el caso de libros, ensayos, artículos académicos, artículos científicos, proyectos, etcétera.

Conclusión en filosofía y lógica

En el ámbito de la filosofía y la lógica, recibe el nombre de conclusión la proposición que se deduce a partir de las premisas de una argumentación. De esta forma, si el argumento utilizado es considerado válido, las premisas deben llegar a una conclusión. Sin embargo, para que la conclusión pueda ser considerada válida, debe basarse en premisas verdaderas.

Tipos de conclusiones

Las conclusiones pueden ser, de acuerdo a su naturaleza de diferentes tipos, siendo estas las siguientes:

  • Lógicas o formales: Son las conclusiones que se desprenden a partir de unas premisas. Estas se pueden comprobar a través de cualquiera de los métodos clásicos de deducción, razonamiento formal o silogismo.
  • Personales: Este tipo de conclusión es aquella que es propia de cada persona y que tiene un carácter subjetivo, pero hay que saber diferenciar la de una opinión. Para ello, la conclusión debe ser válida y comprobable.
  • Recomendaciones: Son las conclusiones que reflexionan acerca del modo en el que se desarrolló una investigación o argumentación. Además ayudan a ofrecer puntos clave a los investigadores futuros.
  • Resumen: Estas son conclusiones que se encargan de resumir todo lo argumentado en un documento con anterioridad, haciendo una recapitulación final.
  • Teóricas: Son aquellas en las que se proponen nuevos conocimientos que pueden llegar a provocar que se inicien en el futuro nuevas investigaciones, También si dan pie a que existan nuevas reflexiones acerca de una materia o tema en particular.

Objetivos de una conclusión

Una conclusión puede tener objetivos muy diversos. De forma general se busca conseguir construir algún pensamiento. Además, intenta llevar a lograr un aprendizaje, ya sea en la propia persona que realiza la conclusión o en las personas que la leen.

De esta manera, se puede determinar que una conclusión puede tener las siguientes finalidades:

  • Transmitir a otras personas una experiencia personal sobre quién argumenta y como aborda las premisas.
  • Aportar nuevas informaciones finales y de relevancia acerca de un tema en particular.
  • Llevar a reflexionar acerca de la relevancia que tiene un problema que se ha tratado en el argumento.
  • Demostrar el aprendizaje que se ha obtenido a causa de considerar las diferentes premisas.
  • Proporcionar consideraciones con respecto al modo apropiado de pensar en un problema.

Para conseguir una buena conclusión es necesario que esta sea relevante, concisa y válida. Es decir, tienen que guardar relación con la materia o tema que se aborda en las premisas. También deben expresar algo determinado y debidamente definido y deben ser válidas. No pueden llegar de la nada, sino que el lector debe ser capaz de comprender la forma en la que se llegó a esa conclusión final.

¿Te ha gustado?
2 usuarios han opinado y a un 100,00% le ha gustado.

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada.