Qué es conservación de alimentos – Definición, Significado y Concepto

Comer es uno de los más grandes placeres del ser humano. Mucho más cuando se tiene hambre. En ese momento en que la comida toca la lengua, el cerebro activa un sinnúmero de papilas gustativas, que empiezan a descifrar el sabor de lo que comemos, y nos dice si nos gusta o no, si es salado o dulce, ácido, agrio o amargo, etc.

De hecho, algunas personas se dedican a estudiar el arte culinario. La mezcla de sabores crea una explosión en la boca que eleva los sentidos a su máxima expresión. Ya entendemos por qué muchos prefieren comer antes que cualquier otra cosa.

Claro, también estamos conscientes de que la alimentación es fundamental para preservar la vida. Por eso, muchas veces comemos cosas que no nos gustan, porque nos nutren y nos alimentan. Le aportan a nuestro organismo eso que necesitamos para mantenernos sanos.

alimentos

Sin embargo, como ya lo destacamos anteriormente, no solo comemos para seguir viviendo, sino porque es un verdadero placer. No obstante, como es natural, para poder disfrutar de los alimentos, es importante tomar en cuenta las medidas necesarias para su conservación.

Algunos alimentos son muy delicados y, al poco tiempo, si no se toman las medidas necesarias, se descomponen y se hacen imposibles de ingerir. Si lo hiciéramos, podríamos afectar seriamente nuestra salud y hasta poner en riesgo nuestra vida misma.

Esto sucede frecuentemente cuando no se tiene conocimiento de lo que se debe hacer. Es decir, por ignorancia. Pero, con ayuda de este artículo, conocerán la verdad y esta los hará libres de las consecuencias de la desinformación.

Aprenderás cuál es la importancia de la conservación de alimentos y cómo puedes hacerlo para cuidar los productos que ingieres y no exponer tu salud ni la de los miembros de tu familia. Veamos cómo.

Instrucciones

boiling water

No es más que el conjunto de procedimientos que se llevan a cabo desde el productor hasta la mesa de los consumidores, los cuales están destinados a garantizar la vida y la higiene de los distintos alimentos.

Los microbios usan para su desarrollo los elementos nutritivos de los alimentos, lo que ocasiona que se alteren con rapidez, es decir, que se descompongan. Esta alteración también se debe a la influencia de las enzimas, las cuales aceleran la velocidad de las reacciones.

La conservación de alimentos tiene el objetivo de retardar el daño que producen los microbios y, por lo tanto, también su efecto nocivo sobre los diferentes alimentos. Para lograr este objetivo, es necesario aplicar un tratamiento adecuado. Al hacerlo, reciben el nombre de conservas alimenticias.

Existen varias maneras de cuidar nuestros alimentos para que se mantengan en buen estado y así poder consumirlos sin preocupaciones. Algunos de estos son:

La conservación por frío

alimentos

La reproducción de las bacterias y la vida los microorganismos se detienen cuando se somete un alimento a temperaturas frías. Por otra parte, el frío también detiene la descomposición de los alimentos. Algunos de estos métodos pueden ser:

  1. La congelación: esta se encarga de convertir la humedad de los alimentos en hielo. De esa manera, detiene el crecimiento de las bacterias. Esta se logra conseguir entre los -15 y -22º C, a través de los congeladores.
  2. La refrigeración: se da entre los -1 y -8º C, con la ayuda de un frigorífico.
  3. La liofilización: este procedimiento consiste en deshidratar un alimento al someterlo a un congelamiento rápido. Luego, se elimina el hielo con un leve calentamiento al vacío, es decir, con vapor.

Por calor

alimentos

Estos métodos buscan detener la proliferación de bacterias. Entre los más utilizados por la industria alimentaria están los siguientes:

  1. El escaldado: consiste en poner a hervir el agua y sumergir el alimento por unos 10 o 30 segundos solamente.
  2. La cocción: el alimento es sometido a altas temperaturas hasta que logre alcanzar una temperatura menor a los 70°C.
  3. La ebullición: se sumerge el alimento en agua con una temperatura cercana a los 120°C.
  4. La pasteurización: en este caso, por lo general los líquidos, son expuestos a unos 80°C por un corto espacio de tiempo, para luego ser enfriados rápidamente.
  5. La uperización: por lo general se usa en el caso de la leche, la cual es sometida a un chorro de vapor solo por un segundo, para que alcance los 150°C.
  6. La esterilización: se exponen los alimentos a una temperatura que está alrededor de los 115°C.

Por curado

alimentos

Este es uno de los métodos más utilizados, ya que se remonta a los inicios de la humanidad. Algunos de los procedimientos son los siguientes:

  1. El ahumado: el alimento es sometido a la acción del humo, el cual es producido al quemar en el fuego madera.
  2. La fermentación: se transforma la materia orgánica mediante una serie de microorganismos.
  3. La salazón: el alimento es deshidratado de forma parcial, con la ayuda de la sal. De esta manera se refuerza su sabor y se elimina la posibilidad de que se reproduzcan bacterias.
  4. La deshidratación: consiste en la eliminación del agua de un alimento a través de la aplicación de calor, pero sin alterar sus nutrientes.

 

Que Necesitas

alimentos

La manera como hoy en día conservamos los alimentos es una expresión de la evolución humana en todo su esplendor. No solo hoy en día las personas necesitan almacenar cosas en sus viviendas, este hábito de supervivencia es bastante primitivo.

Tener reservación de alimentos siempre ha sido fundamental para la supervivencia humana en las diferentes estaciones del año; por ejemplo, almacenar alimentos para sobrevivir al duro invierno.

Uno de los primeros métodos de conservación de alimentos fue el fuego en el interior de las cuevas. Los primitivos abrían pequeñas fosas dentro de cuevas para almacenar alimentos y mantenerlos frescos tapándolos con hojas.

Las carnes, como el pescado, generalmente se secaban al sol para evitar que se descompusieran al reducir la cantidad de agua que tenían; es decir, se deshidrataban primero para posteriormente almacenarlas dentro de las cuevas.

Al pasar los años las técnicas de almacenamiento y conservación de alimentos se fueron perfeccionando con los egipcios. La salazón y el ahumado fueron las principales técnicas egipcias de curado de carnes.

En las épocas frías, ya en los tiempos después de Cristo, se hacían fosas que se rellenaban con nieve como especies de hieleras para conservar carnes y verduras; pero no fue hasta 1756 que se inventaron las neveras o congeladores artificiales.

Sin embargo, fue en la India donde surgió una de las mejores técnicas de conservación de alimentos del mundo con las cañas de azúcar descubierta por los persas, conocida ahora como conserva en almíbar.

A partir del siglo XVIII el adobo de la carne de cerdo se puso en boga para poder conservar por mucho más tiempo las carnes en general. En la Edad Media, el consumo de carne aumentó significativamente gracias a poder conservarla por más tiempo.

En Francia, en 1790, un cocinero que necesitaba conservar sus alimentos descubrió que si los guardaba en recipientes herméticamente cerrados se podían preservar el mismo sabor de los alimentos por más tiempo.

Ya en el siglo XIX la pasterización vendría a tomar protagonismo, lo cual impulsó mucho el consumo de lácteos en todo el mundo. Posteriormente, en el siglo XX, la congelación y la fermentación tomaría la delantera como método de conservación.

Otras técnicas como la irradiación o la conservación en plásticos al vacío se utilizan todavía actualmente a pesar de haberse originado a mediados del siglo XIX. Sin embargo, gracias a el avance en nuevas tecnologías de alimentos han surgido nuevos métodos hoy en día. Como, por ejemplo, cocción al vacía, microondas, inducción, rayos gama y calentamiento químico.

La conservación de las provisiones es esencial para el avance de nuestra especie; además, impulsa el desarrollo económico con el comercio de suministros a grandes distancias o en climas difíciles de sobrevivir.

alimentos

Actualmente, existe una gran preocupación por los efectos que pueden provocar en la salud el consumir alimentos conservados con metodologías modernas como la irradiación; sin embargo, todos los métodos tienen sus riesgos al consumo; incluso los tradicionales, todo dependerá de la relación riesgo beneficio que el propio consumidor evalúe al momento de preferir unos u otros.

Finalmente, recomendamos el consumo de alimentos frescos y de tipo orgánico preferentemente. No con ello queriendo decir que sea malo consumir alimentos que contengan conservantes, pero si se es conocido que el exceso en el consumo de alimentos con altos niveles de sodio, por ejemplo, puede causar daños en tu salud.

El facilismo y la comodidad de comprar productos con mucho más conservantes de lo que realmente tú necesitas puede llevarte a caer en exceso. Los conservantes sí no son dañinos, es la frecuencia del consumo lo que te enferma.

Consejos

alimentos

Existen varias maneras de hacerlo para conservar alimentos de forma tradicional, como lo es la congelación; pero también es importante aprender a descongelar los alimentos. Algunas de ellas son las siguientes:

  1. A temperatura de refrigeración: simplemente pasa del congelador al frigorífico para que el hielo se vaya derritiendo. Así garantizarás la seguridad y salubridad del alimento que se está descongelando.
  2. En recipientes con rejillas: estos recipientes evitan que el alimento tenga contacto con el líquido que queda con residuo de la descongelación, para evitar que se contaminen.
  3. De piezas pequeñas: Puedes cocinar alimentos como alitas de pollo, croquetas o Nuggets, pero sometiéndolos a altas temperaturas para asegurarte de que se cocinen bien en su interior.
  4. En el microondas: estos aparatos pueden emplearse, siempre y cuando los alimentos sean transferidos a los instrumentos de cocina convencionales, cuando haya finalizado el proceso de descongelación.

alimentos

En otras palabras, deben ser cocinados de forma inmediata. Aunque también se pueden cocinar en el mismo microondas, mientras que el proceso sea continuo, sin interrupciones.

Al poner en prácticas estas ideas, tendrás la seguridad de que siempre consumirás alimentos frescos.

¿Te ha gustado?

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada.