Qué es el pensamiento creativo

El ser humano ha sido dotado por una gran cantidad de habilidades y cualidades, las cuales, sin importar su complejidad, tienen un mismo origen, el cerebro.

El cerebro humano tiene una capacidad mucho más grande que la de la supercomputadora más sofisticada que pueda existir. De hecho, los avances tecnológicos han sido posibles gracias a todos los datos que es capaz de analizar y almacenar.

Por supuesto, como es natural, no todos desarrollan las mismas habilidades. Algunos se especializan en el área de las matemáticas. Otros, disfrutan de las maravillas de la ciencia. Hay quienes estudian la naturaleza y están aquellos que desarrollan destrezas manuales.

Sin embargo, el hecho de que unos podamos hacer ciertas cosas y otros no, no es indicativo de no tener la capacidad innata de hacerlo, pues todos hemos sido dotados de un cerebro, un kilo y medio de materia gris, capaz de sobrepasar las barreras de lo imaginable.

intelecto

En el cerebro ocurren cosas fantásticas. Gracias a un sinnúmero de conexiones nerviosas surgen los pensamientos. Estudiosos en la materia han determinado que existen diferentes tipos de pensamientos. Por ejemplo, el pensamiento crítico, el analítico, el objetivo, el inductivo, el deductivo, el reflexivo, el creativo, entre otros más.

Con relación al pensamiento creativo, existe la confusión de creer que simplemente se trata de aquel que está relacionado con el mundo del arte. Pero, ¿es realmente así? ¿Qué es el pensamiento creativo? ¿Cuáles son sus características? ¿En qué se diferencia de los demás tipos de pensamientos?

Si deseas conocer las respuestas a estas y otras interrogantes, no puedes dejar de leer este breve artículo, que se ha escrito pensando en satisfacer las necesidades de estudiantes y de personas relacionadas con el área de la filosofía y las relaciones personales. Sin más preámbulos, veamos de qué se trata.

Instrucciones

intelecto

Cuando hablamos de pensamiento creativo nos referimos a algo más que la creatividad, ya que todos los seres humanos somos potencialmente creativos. Se trata de la capacidad de pensar fuera de los patrones convencionales para llegar a soluciones alternativas con características genuinas.

Es la manera de procesar la información almacenada con el fin de encontrar soluciones únicas a los nuevos retos que se presentan a lo largo de la vida. En pocas palabras, se trata de innovar. Si bien es cierto que todos tenemos la capacidad de emplear dicho potencial creativo, solo algunos tienen la facilidad de hacerlo.

Un problema tiene una solución tradicional a la que recurre la mayoría de las personas. Sin embargo, también existen múltiples caminos o alternativas que pocas veces nos atrevemos a explorar porque implica realizar un esfuerzo mental mayor.

El pensamiento creativo es de mucha importancia para la sociedad de hoy día, ya que cada vez es mayor la necesidad de sobresalir y competir en diferentes tipos de contextos que están cada vez más globalizados.

Por ello, es una de las habilidades más valoradas, sin importar el ámbito en el que se trabaje. Esto se debe a que brinda la capacidad de resolver problemas de una manera nueva, creando así una perspectiva diferente.

Características de la persona creativa

pensamiento creativo

  • Habla con fluidez. No tienen miedo de hablar. Por el contrario, tienen tantas ideas sobre un mismo punto que suelen expresarse con mucha libertad.
  • Son más flexibles. Es decir, tiene la capacidad de adaptarse a nuevos escenarios y situaciones más fácilmente que los demás.
  • Son muy originales. Aportan ideas novedosas y únicas.
  • Se redefinen constantemente. Puesto que son muy creativos, no tienen problema en cambiar su forma de pensar o de parecer. Son menos prejuiciosos y se reinventan en las distintas etapas de su vida.

¿Conoces a alguien con esas características? ¿Se te viene alguien a la mente? ¿Eres tú así? ¿Qué necesitas para desarrollar el pensamiento creativo?

Que Necesitas

pensamiento creativo

Quienes poseen este tipo de pensamiento menos desarrollado, no lograrán potenciarlo de la noche a la mañana. Se requiere de práctica. Estas son algunas de las cosas que necesitas hacer:

  • Apartar tiempo parta ser creativo. Si te propones utilizar algunas horas de la semana para dibujar algo, escribir sobre algún tema, idear un proyecto desde cero, etc., te sorprenderás de los resultados. Solo tienes que reservar tiempo para dejar volar tu imaginación del modo que mejor te parezca. No es tan complicado como podría parecer.
  • Conviértete en una máquina de ideas. Haz este ejercicio: piensa en 10 formas de hacer algo. Por ejemplo, 10 maneras de peinarse o 10 inventos tecnológicos que aún no existen. Lo importante a la hora de hacer este ejercicio es generar ideas, sin peros o cuestionamientos. Solo se trata de tomar lápiz y papel y comenzar a plasmar tus ideas. Si bien es cierto que muchas de estas ideas no llegarán a ser utilizadas, la intensión es que pienses fuera de la respuesta esperada.
  • Escribe o diseña algo a diario. Este es un excelente ejercicio para potenciar la creatividad. Por ejemplo, si decides hacer un dibujo, mientras más lo hagas, más familiar se te hará, hasta que llegue el punto en que podrás hacer un bosquejo rápido de él y añadir detalles nuevos.
  • Cambia de ambiente. Como es natural, hay espacio que favorecen la creatividad. Quizás te cueste ponerla en marcha estando encerrado en una oficina. En tal caso, será necesario que salgas al mundo para encontrar la inspiración.
  • Lleva siempre una libreta contigo. Puede que algunas ideas increíbles surjan mientras estás caminando o haciendo cualquier otra actividad. Cuando eso suceda, agradecerás mucho tener una libreta para ponerla por escrito y que no se pierda entre las ocupaciones cotidianas. Revisa una vez a la semana lo que has escrito y extrae las ideas más importantes. Escríbelas en limpio y, de ser posible, llévalas a la práctica.

Cabe señalar que el camino de la creatividad puede llegar a ser muy complejo. Pero, en definitiva, los resultados siempre valdrán la pena. Recuerda que lo que nos hace únicos es la capacidad de ser creativos y de pensar diferente a los demás.

Además de lo anteriormente dicho, ¿qué más necesitas hacer para poder desarrollar el pensamiento creativo con éxito?

Consejos

 

pensamiento creativo

  1. Relájate. Por lo general, el pensamiento creativo funciona mejor cuando se está relajado. Para ello, puedes realizar diferentes actividades o ejercicios que hagan que tu mente no se centre en nada en concreto. Por otra parte, tomar un baño o flotar en el agua es una buena oportunidad para meditar y relajarse. De esta manera, es mucho más probable que llegues a sentirte inspirado.
  2. Dispersa tu mente. El pensamiento creativo suele funcionar mejor cuando no le prestamos excesiva atención a algo. Aunque la concentración nos ayuda a realizar muchas tareas, esto no le va muy bien al pensamiento creativo. La dispersión puede llegar a ser muy fructífera. Exponerte a un ambiente lleno de muchos estímulos puede ser lo que necesitas para encontrar la inspiración.
  3. Conviértete nuevamente en un niño. En la infancia es cuando somos más creativos. No obstante, conforme va pasando el tiempo y nos hacemos adultos, solemos perder dicha creatividad, pues aprendemos a regirnos por patrones de conducta y adoptamos un sistema de creencias diferente. Jugar un poco durante el tiempo de descanso en el trabajo es una buena manera de regresar a la niñez y a la creatividad característica de esta etapa.
  4. Relaciónate bien. Puesto que el pensamiento creativo necesita de diferentes perspectivas para enriquecerse, te será de utilidad rodearte de diferentes personas y compartir experiencias, en especial si son de otras culturas, religiones, lugares de origen, profesiones, etc.
  5. También es muy práctico leer sobre otras civilizaciones, ver documentales, viajar, explorar, etc.
  6. Si pones en práctica estas recomendaciones, verás cómo comienzas a tener una nueva perspectiva de la vida y de las cosas que te rodean. Además, aprenderás a resolver situaciones complejas de forma poco convencional y serás más feliz, pues aprenderás que hay más de una forma correcta de hacer las cosas.

No se trata de ser juez y de determinar si una idea es buena o mala. Más bien, la intensión es poder generar nuevas alternativas.

¿Te ha gustado?

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada.