Contenido del Artículo

Para entender qué es el sustantivo primeramente debemos comprender unas nociones previas. Llamamos habla al uso que cada hablante hace de su lengua.  Y para que haya un entendimiento entre los distintos hablantes debe existir unas normas básicas, un acuerdo entre ellos para que la comunicación pueda fluir. Por lo tanto, si queremos comunicarnos debemos conocer no sólo el uso y significado de las palabras, ya sean sustantivos, adjetivos o verbos, sino además la categoría gramatical a la que pertenecen, de manera que la estructuración de las frases sea la correcta para facilitar dicho entendimiento.

Las palabras son las unidades lingüísticas que tienen significado, es decir, que para que una grafía posea esta categoría debe tener un significado concreto.

Además, las palabras son la representación gráfica del sonido que emitimos al hablar. Es curioso pensar cómo el ser humano ha llegado a asignar a una serie de signos, de garabatos o de dibujos unos sonidos concretos. Ahora es algo que tenemos muy asumido, pero pensemos en esos primeros años de vida de la escritura, donde tras una serie de evoluciones, se acabó asignándole un signo escrito a cada sonido emitido, y la unión de estos signos formarían al final las palabras. Y estas palabras unidas nos dan la posibilidad maravillosa de crear obras de muy variada índole, desde novelas hasta poemas, pasando por todo un amplísimo registro de escritos.

Cualquier idioma agrupa sus vocablos en diferentes categorías, según su función dentro de una oración. Por lo tanto, nos encontramos con verbos, adjetivos, artículos, pronombres, adverbios, preposiciones, conjunciones y sustantivos.

Instrucciones

Uno de los elementos más importantes es el sustantivo o como también se le conoce, el nombre ya que se usa para “nombrar” a distintos seres u objetos de nuestro alrededor. Su definición nos dice que es aquella palabra que se refiere a un objeto, persona o animal que tiene existencia real, propia e independiente. Es decir, un sustantivo es aquella palabra que designa realidades y las diferencia de otras. Si hablamos de una “pájaro” estamos diferenciando a ese animal de por ejemplo un “perro” o de una “silla”.

Otro significado que podemos atribuir a estos elementos se basa en la relación que tiene con los elementos de la realidad, designando a algo importante, fundamental o esencial.

Podemos clasificar los nombres en los siguientes grupos:

  1. Comunes: seres animados o cosas que pertenecen a una especie determinada sin distinguirse unos de otros.
  2. Propios: personas, animales o cosas que por su nombre se destacan de los demás. Estos nombres se suelen escribir con mayúsculas.
  3. Concretos: nos referimos a esos objetos, personas o cosas de la realidad que podemos percibir a través de nuestros sentidos.
  4. Abstractos: aquellas realidades que entran dentro del mundo de las ideas, sentimientos o sensaciones sin que puedan ser percibidas por nuestros sentidos (la belleza de un paisaje, la pobreza en el mundo, el miedo a conducir…)
  5. Contables: Aquellos objetos que pueden diferenciar su singular del plural, los podemos contar.
  6. Incontables: Son objetos que designan realidades que no admiten ser contabilizados individualmente, ya sea por su consistencia o naturaleza o por describir algo inconmensurable.
  7. Colectivos: aquellas palabras que designan en singular a un grupo de elementos.

Que Necesitas

  • Hay que tener en cuenta las diferentes categorías gramaticales de una lengua en particular.
  • Debemos recordar que la palabra es la representación escrita del lenguaje hablado con significado propio.
  • Dentro de las categorías gramaticales, destacamos aquella que designa o nombra a los objetos, personas o animales que forman nuestra realidad. Teniendo en cuenta que los sustantivos son palabras que se refieren a realidades fijas, que presentan una entidad, a diferencia por ejemplo de los pronombres que son contextuales, es decir, se refieren a otro elemento que aparece en el contexto de la conversación.
  • Los sustantivos o nombres se dividen y clasifican en distintos tipos dependiendo de la realidad a la que designan (comunes, propios, concretos, abstractos, contables, incontables, individuales y colectivos).
  • Los sustantivos presentan las características de poseer género (masculino, femenino o neutro) y número (singular y plural), a diferencia por ejemplo de otras como los adverbios que no presentan dichas características, o los verbos que sólo presentan una de ellas, el número.
  • Algo muy importante de los sustantivos nos viene cuando hablamos del tema del análisis sintáctico, es decir, de las relaciones que presentan estas palabras con las demás que conforman una frase. En este caso tenemos que adjudicarles una de las funciones más importantes de los sintagmas. Un sintagma es un grupo de palabras que tienen un significado y función concretas dentro de una frase. Por ejemplo, el sintagma sujeto es el grupo de palabras que realizan la función expresada por el verbo. Pues bien, el núcleo, la palabra más importante de este sintagma recae sobre el nombre. Nos referimos a los sintagmas nominales, ya que existen otros donde la palabra principal es el adverbio o el verbo.

Consejos

  • Debemos conocer las reglas ortográficas y gramaticales de nuestra propia lengua para hacer un uso correcto de la misma a la hora de comunicarnos.
  • Conocer el mayor número de palabras de nuestro léxico nos ayudará a crear unos escritos donde abunden los sinónimos y antónimos. De esta manera, conseguimos que su lectura sea más amena, cómoda y ágil.
  • Nuestra lengua proviene del latín. Esta lengua era flexiva, es decir, las palabras presentaban unos cambios en las terminaciones dependiendo de su función dentro de la frase y atendiendo también al género y número de la misma. Esto se simplificó en la evolución de esta lengua hacia el castellano actual, ya que, por ejemplo, en la actualidad la función de la palabra dentro de una frase no viene dada por una serie de sufijos que se añadían. Esto se ha perdido en nuestra lengua, pero sí conserva la flexión añadiendo terminaciones a algunas palabras dependiendo del género y del número de la misma.
  • Sirve para aportar la información del sexo de la persona o animal al que se refiere. Mientras que en sustantivos que se pueden referir a lugares, objetos o sentimientos, esta característica aportaría poca información.
  • Hay muchas palabras que presentan el género no por la realidad a la que designan, sino por el origen de la misma. Si pensamos en la palabra “rosa” diremos que es una palabra cuyo género es femenino y la razón de ello está en el género que presentaba esta palabra en el latín (palabra de la primera declinación con género femenino “rosa rosae”.
  • Esta característica anterior hace que sólo el 20 por ciento de las lenguas de todo el mundo presenten distinción en el género a la hora de hablar de los sustantivos.
  • Por lo tanto, podemos hablar de un género gramatical, que es el que presentan las palabras dependiendo de su origen y un género semántico que se basa en la distinción que hacemos de género dependiendo del sexo del ser vivo al que se refiere.
  • Hay un tercer tipo de género que es el neutro. Se utiliza para decir que algo es genérico o referido a conceptos abstractos. Además de esto, utilizamos el género neutro cuando queremos sustantivar a un adjetivo (convertir un adjetivo en sustantivo para que adopte sus características): lo bueno, lo malo, lo ideal…
  • De esta manera podemos deducir que una forma para saber el género de una palabra (ya hemos dicho que esto no implica que algo sea macho o hembra) es añadir al sustantivo un determinante. De esta manera, al tener que coincidir en género y número con el sustantivo, podremos saber el género de dicha palabra.
  • Consideramos que los sustantivos representan el núcleo, la palabra más importante, dentro del grupo sintagma nominal.
  • Sintagma nominal sujeto. Está formado por varias palabras entre las que podemos mencionar, un sustantivo (núcleo), un adjetivo y un determinante. El último profesor salió del colegio rápidamente (en esta frase el sujeto es el grupo de palabras: el último profesor, de las cuales el nombre profesor es el núcleo del mismo.
  • Sintagma nominal Complemento Directo, al igual que el anterior puede estar formado por un sustantivo o un conjunto de palabras que acompañan al nombre. Entregamos las instrucciones al paciente (en esta frase el sintagma nominal las instrucciones tiene la función de Complemento Directo, siendo el sustantivo el núcleo del mismo.
  • Sintagma preposicional, donde un sintagma nominal está introducido por una preposición. La madre del presidente no asistió a la fiesta. Del presidente forma un grupo de palabras con núcleo un sustantivo y que funcionan como un complemento del nombre o adyacente.
  • Por lo tanto, podemos ver como en todos estos grupos de palabras el nombre es el elemento principal que da sentido al conjunto.
  • Concluimos este apartado con una última clasificación que es importante tener en cuenta cuando hablamos de los sustantivos:
  • Primitivos: son aquellas palabras que están formadas simplemente por la raíz o lexema de la palabra original y que sirven de base para la formación de otras; por ejemplo, pan (panadero, panadería…)
  • Gentilicios: se refieren al lugar de nacimiento o procedencia de una persona, animal o cosa (español, madrileño…)
  • Patronímicos: estos sustantivos son los que derivan de algún nombre propio. En este caso, podemos mencionar a los apellidos que en su mayoría se formaron de un nombre añadiendo el sufijo –ez. Por ejemplo, de Gonzalo, González, de Pedro Pérez…
  • Hipocorísticos: son aquellos sustantivos que se forman como una abreviatura familiar de un nombre propio. Por ejemplo: de Francisco, Paco, de José, Pepe…

¿Te ha gustado?
3 usuarios han opinado y a un 33,33% le ha gustado.