Desde la antigüedad el hombre se ha valido del tiempo. Desde comienzos de la historia, el hombre se percató de que podía manejar la periodicidad en la ocurrencia de diferentes fenómenos, para diseñar y construir un sistema que midiera el tiempo.

Mucho antes de la invención de los relojes, el hombre se orientaba a través de la observación de la naturaleza para medirlo. Su primer recurso fueron los astros. De esta forma, la aparición del sol y la luna le servían como indicadores para dormir o acostarse.

Los grandes obeliscos de la antigüedad egipcia tenían el objeto de medir el transcurrir del día, estos tenían una función pública porque estaban a la vista de todos. También utilizaban los relojes de agua en la noche cuando los relojes de sol ya no eran útiles. Estos consistían en una vasija que contenía agua, algunas marcas y un pequeño orificio que indicaba, en la medida que esta drenaba, cuánto tiempo había transcurrido.

Las civilizaciones del mundo desde China hasta el Mediterráneo, conocieron y manejaron el reloj de Sol. El más sencillo era una simple vara clavada en el suelo en forma paralela con el eje del globo terrestre. La sombra que proyectaba en el suelo, determinaba el momento del día en el cual se encontraban.

Al evolucionar la astronomía como ciencia, comenzaron a diseñarse diferentes instrumentos para medir el tiempo. Podemos comenzar nombrando los relojes de arena, pasando por relojes mecánicos, hasta llegar a los digitales y los cronómetros utilizados actualmente.

Cada diseño e invento, respondía a una alternativa única para la época, la cual era medir el tiempo; sin embargo, cada uno presentaba ciertas limitaciones; por ejemplo, el reloj de arena era afectado por el frío, ya que solía congelarse.

Con el transcurrir de la historia, el hombre contabiliza comúnmente el tiempo con relojes, sin embargo, se vale de otro tipo de equipos diseñados para una función específica, pero a su vez marcan las horas; entre ellos, los móviles, el radio-despertador, incluso, los gráficos de una computadora que te señalan cuánto falta para que se descargue alguna función, aplicación o programa.

Con el desarrollo de la ciencia y la técnica se va haciendo la medida temporal más absoluta que relativa; es decir, se empezaron a construir aparatos que registran el tiempo con mayor exactitud y precisión. Así tenemos la invención del cronómetro, el cual, por su grado de exactitud, se pudo avanzar en la determinación de las coordenadas en la navegación.

El Tiempo

El avance de la historia con respecto al reloj, estuvo marcada con el reloj eléctrico en 1841. No es sino hasta 1921 cuanto este aparato logra perfeccionarse, porque su péndulo lograba oscilar prácticamente libre, y no a través de electro imanes.

Lo último en invención de reloj son los “smartwatch” o relojes inteligentes, los cuales están diseñados como relojes pulseras, pero su funcionamiento lo determina una computadora, que ofrece diferentes funciones, por ejemplo: el estado del clima, conexión con Internet, la hora del día, etc.

Instrucciones

Desde la antigüedad el hombre se ha valido del tiempo. Desde comienzos de la historia, el hombre se percató de que podía manejar la periodicidad en la ocurrencia de diferentes fenómenos, para diseñar y construir un sistema que midiera el tiempo.

Mucho antes de la invención de los relojes, el hombre se orientaba a través de la observación de la naturaleza para medirlo. Su primer recurso fueron los astros. De esta forma, la aparición del sol y la luna le servían como indicadores para dormir o acostarse.

Los grandes obeliscos de la antigüedad egipcia tenían el objeto de medir el transcurrir del día, estos tenían una función pública porque estaban a la vista de todos. También utilizaban los relojes de agua en la noche cuando los relojes de sol ya no eran útiles. Estos consistían en una vasija que contenía agua, algunas marcas y un pequeño orificio que indicaba, en la medida que esta drenaba, cuánto tiempo había transcurrido.

Las civilizaciones del mundo desde China hasta el Mediterráneo, conocieron y manejaron el reloj de Sol. El más sencillo era una simple vara clavada en el suelo en forma paralela con el eje del globo terrestre. La sombra que proyectaba en el suelo, determinaba el momento del día en el cual se encontraban.

Al evolucionar la astronomía como ciencia, comenzaron a diseñarse diferentes instrumentos para medir el tiempo. Podemos comenzar nombrando los relojes de arena, pasando por relojes mecánicos, hasta llegar a los digitales y los cronómetros utilizados actualmente.

Cada diseño e invento, respondía a una alternativa única para la época, la cual era medir el tiempo; sin embargo, cada uno presentaba ciertas limitaciones; por ejemplo, el reloj de arena era afectado por el frío, ya que solía congelarse.

Con el transcurrir de la historia, el hombre contabiliza comúnmente el tiempo con relojes, sin embargo, se vale de otro tipo de equipos diseñados para una función específica, pero a su vez marcan las horas; entre ellos, los móviles, el radio-despertador, incluso, los gráficos de una computadora que te señalan cuánto falta para que se descargue alguna función, aplicación o programa.

Con el desarrollo de la ciencia y la técnica se va haciendo la medida temporal más absoluta que relativa; es decir, se empezaron a construir aparatos que registran el tiempo con mayor exactitud y precisión. Así tenemos la invención del cronómetro, el cual, por su grado de exactitud, se pudo avanzar en la determinación de las coordenadas en la navegación.

El avance de la historia con respecto al reloj, estuvo marcada con el reloj eléctrico en 1841. No es sino hasta 1921 cuanto este aparato logra perfeccionarse, porque su péndulo lograba oscilar prácticamente libre, y no a través de electro imanes.

Lo último en invención de reloj son los “smartwatch” o relojes inteligentes, los cuales están diseñados como relojes pulseras, pero su funcionamiento lo determina una computadora, que ofrece diferentes funciones, por ejemplo: el estado del clima, conexión con Internet, la hora del día, etc.

Que Necesitas

La palabra tiempo procede del latín “tempus”. Su significado es realmente amplio y suele aplicarse en diferentes ámbitos porque el tiempo es una convención social. Pero el significado más amplio es el que está enmarcado desde el punto de vista físico, cuando relaciona los sucesos en secuencias.

    Importancia

El Tiempo

Para que un ser humano lleve una vida organizada y simple, recurre al tiempo, la cual es una herramienta fundamental en su día a día. Este le permite al individuo medir el tiempo transcurrido en sus diversos asuntos o algún momento de la vida. Sin embargo, el hombre en su afán de controlar sus actividades le ha dado divisiones y clasificaciones aún más.

    Acepciones

  • Medio Tiempo

Esta forma de llamar al tiempo corresponde al campo deportivo, la cual establece un período de receso entre las dos mitades de un juego como el fútbol. Esto viene por extensión del inglés “half time”, lo cual traduce medio tiempo.

Si hablamos de la jornada de trabajo, se expresa de esta forma los contratos de jornadas de medio tiempo.

  • Tiempo libre

Implica dedicar un espacio para realizar actividades que no son las regulares como trabajar, estudiar, o hacer las labores del hogar. La persona maneja el tiempo sin restricciones, o según su conveniencia.

  • Tiempo real

Se aplica a la interacción, a través de medios digitales, entre el tiempo interno que emite el sistema, y el tiempo del ambiente. Por esta razón, es posible observar un juego de futbol a través de la señal del satélite en el preciso momento en que este ocurre.

  • Tiempo cronológico

Es aquel que se mide a través de instrumentos convencionales como el reloj y los calendarios o almanaques, que sirven como referencia para regir nuestros asuntos habituales.

  • Tiempo psicológico

Esta referido a la teoría de Einstein con respecto a la relatividad del tiempo.

 Características

Relativo

  • Einsten señaló que la medición del tiempo es relativa en 1905, y esa es su principal característica. Su tesis plantea que todo depende del punto de referencia o perspectiva. Por ejemplo, para una relación amorosa, 5 minutos de disfrute entre los amantes puede ser considerado que transcurre como la velocidad de la luz; sin embargo, para alguien que se encuentra atrapado en una catástrofe natural, 5 minutos pueden ser considerados un buf, que es la mayor medida con la cual se puede determinar la magnitud del tiempo. Por eso espacio y tiempo van siempre de la mano.
  • La edad es otra noción de relatividad del tiempo. Quizás ya estás muy entrado en la tercera edad, tienes ya 70 años, no obstante, consideras que solo hace poco eras joven y galán, con buen porte y codiciado por todas.

Abstracto

  • El tiempo es un concepto abstracto, no tiene forma y es intangible, por esta razón, para los niños es difícil comprender su secuencia. El tiempo nunca se detiene y no puedes conservarlo. Cada instante pasa y desaparece, por esta razón se habla de “aprovechar el tiempo” utilizándolo de forma diferente para diferentes objetivos.

Necesario

  • Toda actividad requiere organización y planificación, la cual viene dada solamente por el tiempo. De esta forma la inversión en la actividad valdrá la pena, porque ahorrarás tiempo para poder dedicarte a otras actividades.
  • Interrumpir lo que estamos haciendo y luego reanudarlo, tiende a causar confusión y entorpece el desarrollo de la labor, todo por no manejar bien el tiempo. Todo requiere un plazo y un tiempo determinado para concretar cualquier actividad.

Irremplazable

  • Cuando aprovechas el tiempo en cada una de las circunstancias de la vida, no habrá cabida para arrepentimientos ni quejas. Por ejemplo, en el tiempo que dedicamos a nuestros seres queridos debe ser de calidad.
  • Evita los aplazamientos. No dejes las cosas “para después”, o “para el último día”. Define los plazos y planifícalos, porque te evitarás grandes inconvenientes.
  • Establece prioridades en cuanto a las actividades que realizas. Puede ser que dediques mucho tiempo a algo que a simple vista no rendirá buenos resultados.

Debes recordar que el tiempo, no lo podemos controlar; aun cuando hayas priorizado surgirán diferentes eventualidades que nos hacen difícil cubrir lo establecido. Sin embargo, no permitas que ciertos asuntos te roben el tiempo y te jueguen una mala pasada: la desorganización, tu estilo de trabajo, revisión de correos electrónicos, falta de interés, redes sociales.

Consejos

¿Te ha gustado?
2 usuarios han opinado y a un 100,00% le ha gustado.