Contenido del Artículo

Hablar de los términos, palabrejas y conceptos químicos, no es fácil si no entiendes de qué se está hablando. Pero bien es cierto, que el saber, es poder, y cuanto más se sepa de cualquier tema, mejor.

Dicho esto, hablar o escuchar la definición de “enlace químico” está haciendo referencia a un concepto químico. Es algo más complejo de lo que puede parecer (sobre todo, si no se tiene nada que ver con la química). Podríamos definirlo de manera muy resumida, aunque ahora os iremos contando un poco más y lo aclararemos, que se trata de la conjunción de dos átomos. Cuando se unen forman una molécula y ese proceso es el llamado: enlace químico. Ante todo, hay que saber cosas básicas para poder entender de qué se está hablando. Términos como átomo, moléculas, electrodos, etc. Se debe tener claro qué es y qué significa, para poder comprenderlo.

Dicho esto, para poder comprender qué es un enlace químico, hay que saber que sólo existen tres tipos diferentes.
Encontraremos el enlace químico metálico, el enlace químico iónico y el enlace químico covalente.

No hay que confundirlos entre ellos, puesto que ninguno tiene nada que ver entre ellos. Como es de imaginar, cada uno tiene sus particularidades, sus beneficios. Eso sí, si algo comparten los tres tipos de enlaces químicos, es que todos ellos son sumamente importantes e incluso imprescindibles para el buen funcionamiento del ser humano. Tanto como que se encargan de proporcionar las proteínas y los aminoácidos tan necesarios para poder vivir y desarrollarnos en buenas condiciones.

Instrucciones

  1. Como ya os hemos resumido, se podría decir como definición, que un enlace químico es cuando se unen dos átomos para poder formar una molécula.
  2. Ahora bien, a partir de saber esto, hay que matizar. Porque entra en juego el saber que estos átomos pueden ser de dos maneras. O bien, de la misma manera (iguales) o bien, diferentes.
  3. Dicho lo cual, cabe pensar ¿Qué son los átomos? Para poder comprender mejor que se está hablando.
  4. Bien, los átomos, hay que saber que hace referencia a “algo” que es sumamente pequeño. Es una mínima porción de un elemento químico.
  5. Sabiendo esto, el átomo, está unido a los electrones porque éstos, son los que le rodean. Seguramente habréis escuchado la frase de cargas negativas, cargas positivas… pues quién lo lleva (positivo o negativo) son los electrones.
  6. Sabiendo esto, los átomos y los electrodos van unidos de la mano. Es lo que se diría en una manera más bien coloquial. Si se dice en términos más correctos, habría que decir que el llamado enlace químico no es otra cosa más que una entrega de los átomos y los electrones.
  7. Como hemos dicho anteriormente, los átomos pueden estar solos o no. En el caso de estar solos, sólo ocurre si se trata de, por ejemplo: gases y metales. Pero cuidado, siempre que estos sean del tipo: gases en estado noble y los metales, siempre de vapor.
  8. A partir de aquí, se abre un mundo… se encuentran diferentes tipos de enlaces químicos. Están los enlaces químicos iónicos, los enlaces químicos covalentes y los enlaces químicos metálicos. Sólo existen tres diferentes, pero es importante conocerlos.
  9. El enlace químico iónico, tiene más que ver con la transmisión de muchos, algunos o un electrodo. Estos electrodos se mandan hacia el átomo y éste (recordad lo de positivo y negativo) se encarga de convertir el átomo en positivo. Como si los átomos siempre que sea uno positivo y otro negativo, se atraen, lo que da lugar a otro fenómeno que son los ión.
  10. Conoceréis dos diferentes. El ión anión (si es en negativo) y el ión catión (si es en positivo). Carga positiva y carga negativa.
  11. Otro dato a tener en cuenta es que no cualquier material sirve. Es decir, en el enlace químico iónico sólo se da el caso entre los átomos que sean tanto metálicos como con los que no son metálicos.
  12. En el enlace químico metálico, hace referencia a cuando los átomos que son metálicos funcionan sólo entre ellos siendo del mismo material (metálicos). Forman entonces sistemas que son firmes y resistentes con los átomos. Para separarlos es cuanto menos, muy difícil y cuesta.
  13. Por el contrario, cuando los átomos que no son de tipo metálico, ni tienen una carga tan atrayente y superior (como en el enlace químico metálico), se unen y se forma una apariencia cuanto menos, más definida. Esto es lo que se le llama un enlace químico covalente. En este tipo de enlace químico, haciendo un brevísimo resumen para entender un poco todo lo expuesto, cabría decir: se da este tipo de enlace cuando se unen y juntan varios átomos para crear una molécula. Siempre participan los electrones y se da entonces otra regla (de la que no entraremos en detalle para no confundiros más) que se le llama la regla del octeto.
  14. Aquí se pueden dar diferentes tipos de moléculas. En concreto, pueden ser tres tipos. Esto dependerá en gran medida a los diferentes electrones compartidos que haya. Las cantidades son las que rigen. Las simples, las que son dobles y las triples. Las simples: a-a, las dobles: a=a y las triples: A=A.
  15. Antes de empezar a saber o descifrar y entender de qué se trata el enlace químico es prácticamente inevitable tener que saber cosas básicas de química. Entre ello, que los protones en el centro (núcleo) de cualquier tipo de átomo siempre tendrá tanto una carga positiva que se le reconoce y lleva el signo de más (+), como con los electrones (que ya os comentamos antes) que siempre llevarán la carga negativa y será reconocido con el signo de (-).
  16. Luego no hay que olvidarse de otro importante, que es el neutrón. Se encuentra siempre en la zona centro (núcleo) y la diferencia es que éste a diferencia de los electrodos y átomos, no tiene ningún tipo de carga. Ni positiva ni negativa. La diferencia es que en vez de contener una carga lo que tiene es masa. Y ¿Qué quiere decir que tiene o lleva masa? Pues que la masa es el equivalente a tener gravedad.
  17. A pesar de lo complicado que pueda parecer todo (y de hecho, sí, lo es), hay que saber que los enlaces químicos en todas sus vertientes, que ya hemos visto que los hay de tres tipos diferentes, se dan continuamente y más de lo que podemos pensar. De hecho, son imprescindibles en el día a día. Tanto, como que son los que se pueden encargar de que se fabriquen los aminoácidos, se fabriquen las proteínas… imaginaros, si la cadena de los enlaces químicos fallase… sería un completo desastre para la salud del ser humano.
  18. Obviamente, también hay hechos que pueden llegar a desencadenar que se destruyan, desintegren, rompan, etc. Esas situaciones pueden ser tales como: hechos que conlleven electricidad, a mucho calor, etc.
  19. Explicado lo ya mencionado, queda claro que los enlaces químicos son las fusiones de los átomos y las moléculas para hacer combinaciones químicas siempre de un modo más extenso y complicado o enrevesado que les favorezca en la firmeza.
  20. Siempre se tendrá que tener en cuenta que las moléculas o bien los átomos mientras estén en este desarrollo, irán cambiando de dominios tanto químico como tangible y en su lugar, elaborarán de nuevo elementos que serán de manera homogéneas.
  21. Los enlaces químicos son tan importantes que da lugar a poder separarlos o bien unirlos o modificarlos. Sabiendo esto, es de suma importancia para la investigación.
  22. Si queremos ir más rápido en saber cómo comprender el significado de enlace químico, podríamos hacerlo a groso modo descifrando las palabras. Es decir, entender qué significa enlace y qué significa químico. Así, por tanto, ya podemos intuir que la palabra enlace, hace referencia a un hecho o cosa que une. Si después, leemos químico, entendemos pues, que está diciéndonos que hay “algo” que está uniendo o une de manera química. Sólo sirve esto para no ir tan perdidos… porque evidentemente, es muchísimo más y así os lo hemos mostrado. Intentando no hacerlo muy enrevesado ni complicado, puesto que extenderse más de la cuenta si no se tiene apenas o ninguna noción de química es muy difícil de asimilar.

Que Necesitas

  • Es imprescindible tener ciertos conocimientos en química.

Consejos

A pesar de lo complicado que pueda parecer todo (y de hecho, sí, lo es), hay que saber que los enlaces químicos en todas sus vertientes, que ya hemos visto que los hay de tres tipos diferentes, se dan continuamente y más de lo que podemos pensar. De hecho, son imprescindibles en el día a día. Tanto, como que son los que se pueden encargar de que se fabriquen los aminoácidos, se fabriquen las proteínas… imaginaros, si la cadena de los enlaces químicos fallase… sería un completo desastre para la salud del ser humano.

De los enlaces químicos el más famoso o más conocido de los tres, es el enlace iónico. Como ya os hemos explicado es el que se mezcla entre un elemento que tenga mucha carga eléctrica con otro que no la tenga. Es decir, metal con no metal.

En la vida diaria con todo o cosas que no le damos mayor importancia, estamos teniendo a nuestra vista enlaces químicos continuos. Por ejemplo, cuando ponemos a hervir el agua. Algo tan simple, ha dado paso a un enlace químico. ¿Por qué? Porque el agua está fría, se pone a hervir y después pasa a un efecto gaseoso. Ahí, es donde ha dado pie a ese fenómeno.

¿Te ha gustado?