Parece casi tan increíble cuanto ridículo que aun, en la actualidad, exista quien considere que la filosofía es un conocimiento en el que simplemente se termina por “irse por las ramas” cuando realmente no es así, de hecho, a veces son las ramas las que nos ayudan a entender mejor un problema en concreto.

Lo cierto es que la filosofía, aunque no sea igual a la filosofía moderna, es una de las ramas de conocimiento más antiguas que tenemos los seres humanos. Podríamos decir que la filosofía nace de la necesidad del ser humano de explicar lo que le rodea, de una manera no religiosa ni mitológica, es decir, intentando ser más racionales.

Claramente, el concepto y la concepción de la filosofía no es igual en la actualidad que cuando en la Antigua Grecia comienzan a surgir los primeros filósofos, pero tampoco es igual a la que se tenía durante la ilustración. Es decir, la filosofía generalmente está en continua mutación o cambio, también gracias a las diversas posturas que adoptan los diferentes autores del gremio.

En este artículo haremos una especie de recorrido histórico en el que trataremos, de manera sencilla y clara, explicarte cómo, poco a poco, ha ido cambiando el pensamiento filosófico a través de los siglos. Asimismo, intentaremos darte las bases para comenzar un proceso de pensamiento filosófico que no resulte banal.

Que Necesitas

Primero que nada, lo que necesitas saber: ¿Qué se entiende por filosofía?

que-es-filosofia-definicion-significado-concepto3

Comúnmente, podríamos poner en comparación una serie de definiciones actuales para llegar a una conclusión. En esta ocasión, llevaremos una metodología un poco diferente: haremos un recorrido histórico de una serie de autores para ver la evolución del concepto.

En la Antigua Grecia la filosofía era considerada de la siguiente manera: en un primer momento, es decir, la filosofía presocrática, era un poco un caos, ya que eran ideas que iban fluyendo de diferentes autores pero que tenían en común algo tan complejo como lo era el objetivo de lo que hacían: explicar el por qué de muchas cosas e intentar de hacer conceptos universales y generales.

Asimismo, cambiará la postura con la llegada de la filosofía socrática, que conocemos gracias a Platón. El hombre será el centro de todo, además de que comienzan a tocarse temas del tipo político, ético, antropológico e incluso se desarrolla la denominada Metafísica.

Posteriormente, habría un gran resurgir de la filosofía durante la Edad Media, lo que significaría, en parte, un desastre: el dogma religioso influyó demasiado en ella y hacía que se parcializara la filosofía, cosa que no debería ocurrir.

Para autores como San Agustín, la filosofía no era más que otra rama de la religión, es decir, todo partía de la religión y de Dios, por tanto, la filosofía también tendría que ser heredera de este pensar.

Más tarde comenzaría un proceso de cambios entre los que surgen autores como Maquiavelo, Hobbes… hasta llegar a Rousseau y la Ilustración. Esta filosofía iba a retomar la concepción griega del hombre como centro del mundo -de todo- y por ello nos encontraremos con filosofías que nos hablan del comportamiento humano: entrando -por ejemplo- en la ética y en temas muy difíciles de explicar aun hoy día.

Por ello tenemos de un lado Hobbes, filósofo que pasa a la historia con su obra sobre el Leviatán en la que nos habla que todos “los hombres somos lobos para los otros hombres” y en contraposición tenemos a Rousseau que nos habla del buen pastor, diciendo que por naturaleza el hombre es bueno y es la sociedad la que lo corrompe.

Obviamente, ninguno de los dos puede decir que tiene la razón de manera absoluta. Es una cuestión de puntos de vista y que no es posible (o al menos hasta ahora de manera certera) de probar de manera científica. Para ello existe la filosofía, para tratar de explicar lo que la ciencia, muy probablemente no puede ni pueda de explicar sino hasta dentro de muchísimo tiempo después.

Kant, posteriormente sería el máximo exponente de la Ilustración: filosofía que confía en la buena voluntad, valores y ética del hombre. Más tarde, Marx también propondría un cambio, pero seguía teniendo una cierta confianza en el hombre y su buena voluntad de acción, siendo el villano el Capital.

Todo esto hasta que llegara la fatalista escuela de Frankfurt que, a raíz de la 2da guerra mundial, extraería la parte mala de todo el proceso ilustrado y haría analogías de este con lo que sucedió en los campos de concentración y todo lo que llevó a cabo Adolf Hitler. Este punto de vista sería un cambio en esa confianza total en el hombre y en los procesos que el mismo lleva a cabo.

No hay duda de que la Ilustración significó un cambio lleno de aspectos positivos, sin embargo, también podía torcerse y la escuela de Frankfurt lo demostró en su filosofía. Para ellos, la filosofía debía cambiar y comenzar a centrarse en un problema que hoy día no ha hecho más que incrementar: la desaparición del sujeto o persona.

De ahí hemos llegado a la filosofía actual que, según la Real Academia Española, podemos definir como: “Conjunto de saberes que busca establecer, de manera racional, los principios más generales que organizan y orientan el conocimiento de la realidad, así como el sentido del obrar humano”.

Instrucciones

¿Cómo puedo hacer filosofía?

que-es-filosofia-definicion-significado-concepto2

Obviamente, es muy diferente emitir una opinión sobre una postura filosófica a armar una propia y tener argumentos para defenderla. Eso sí, si crees que en la filosofía puedes decir todo lo que tú quieras sin ser puesto en duda entonces no lo hagas.

La filosofía es una rama en la que existe una gran gama de variedades de pensamiento, lo que se traduce en un gran choque de posturas y conceptos, incluso en un mismo concepto se puede diferir, por lo que debes saber que, si quieres ser tomado en serio, deberás tener una serie de argumentos fuertes y contrastables, además de explicarlo de la mejor manera posible.

De igual manera, deberás informarte previamente sobre lo que vas a escribir, para no caer en el error de quedar como una persona que no se documenta lo suficiente antes de hablar. Esto quiere decir que hay que echarle primero bastante dedicación y tiempo, para lugar entrar en acción.

Veamos, de manera bastante superficial y explicado para todos, cómo puedes hacer, paso a paso, filosofía en la actualidad:

  1. Deberás partir de una base que serán los tres pasos fundamentales, es decir, a grandes rasgos: Reflexión, Expresión, Debate.
  2. Tal y como solemos hacemos hacer cuando queremos redactar un trabajo científico, debemos tener dudas/preguntas o incógnitas que serán nuestro punto de partida de trabajo: buscar la respuesta de una pregunta que nos hayamos hecho.
  3. Para poder empezar a filosofar sobre esta incógnita es necesario consultar, en primer lugar, las propias experiencias y el propio punto de vista que, desde nuestra percepción, puedes comenzar a escribir ya desde este punto, para tenerlo como un registro de un antes y un después.
  4. Para continuar tu trabajo, te recomendamos que utilices también la opinión de otras personas que tengas el mismo problema o se vean afectadas por este. Ello te permitirá conocer si tu punto de vista es único o que tiene ciertas cosas en cuenta o solo mira una parte y no la otra. Trata de que tu filosofía no sea solo para ti.
  5. Después de todo ese proceso de reflexión interna y externa, puedes ya terminar la expresión de la misma, es decir, puedes formular tu hipótesis -por hacer una analogía con el mundo científico- tranquilamente para luego publicarla.
  6. Deberás llevar a colación tu hipótesis: es decir, hay que debatir sobre la misma. Debes saber que no siempre vas a poder poner de acuerdo a todas las personas, pero sí puedes poner y aprovechar esas pequeñas oportunidades para tirar de ahí.

No hay que olvidar que en un debate filosófico deben prevalecer siempre estos cuatro puntos:

  • Deber ser problemático. Es decir, debe haber siempre un problema y debe buscársele una explicación al mismo.
  • No debe carecer de análisis ni de racionalidad. Es decir, no puede existir una redacción filosófica en la que no se analice un problema y no se piense sobre este; las personas externas al trabajo también pueden reflexionar sobre tus reflexiones.
  • Tiene carácter crítico, de interpretación y también evalúa. Sin duda, un filósofo debe evaluar y criticar lo que considera que no es correcta -véase Kant y la moral- por ello también quien te lee puede criticar tu crítica.
  • Filosofía moderna: debe estar muy bien argumentado. No puedes simplemente criticar y ya está, aquí está la diferencia entre una crítica de bar y un filósofo, este último debe tratar de demostrar que lo que dice tiene una base lógica-racional en la que puede explicarse la respuesta que el desarrolla.

Y cuidado: deberías también estar atento a los contra argumentos que puede haber, es aquí donde puedes perder la “batalla” de la razón.

Consejos

Una rama que siempre está en continuo estudio

El mejor consejo que te podemos dar sobre la filosofía es que nunca la abandones, al menos si quieres estar siempre al tanto y tener una opinión válida sobre lo que se estudia en esta rama.

Te lo decimos porque en muchas ocasiones nos quedamos con concepciones viejas erradas sin saberlo, lo que es un daño mayor para nosotros, lo que no nos permite contrastar de la mejor manera posible la realidad que nos rodea.

Y como nos gusta que estés al tanto de lo que ocurre en el mundo actual de la filosofía, nos gustaría recomendarte lecturas de la Escuela de Frankfurt. Desde nuestro punto de vista, y el de muchos intelectuales y estudiosos -que saben más que nosotros-, han logrado analizar de manera muy buena el mundo actual.

Probablemente conozcas a W. Benjamin, Th. Adorno o Hannah Arendt: el primero no perteneció a la Escuela de Frankfurt pero era muy cercano, lo cierto es que ellos tres han marcado un antes y un después en la filosofía con términos nuevos -categorías filosóficas- e ideas nuevas.

Por ello te invitamos a buscar en Internet conceptos como el de Mundo Administrado, Totalitarismo -según Arendt- o directamente el autor W. Benjamin.

Como reflexión, podemos decir que, después de ver todo lo que lleva detrás la filosofía, no tiene nada que ver el irse por las ramas o complicarse la vida. La realidad es que la vida es muy complicada y nosotros seres muy simples que queremos ser complejos.

En fin, esperamos que este artículo te haya sido de mucha ayuda y que te haya aclarado muchos conceptos, dudas o preguntas que te hicieses sobre la filosofía, su origen y su metodología de estudio, además, esperamos que hayas descubierto nuevos autores que puedan hacer que te intereses más aun en este mundo y, recuerda que mientras tanto… Carpe diem.

¿Te ha gustado?
1 usuario ha opinado y a un 100,00% le ha gustado.