Qué es fluidos – Definición, Significado y Concepto

Contenido del Artículo

La primera vez que un niño se cae y ve que, de la herida, le sale un líquido rojo, es probable que se asuste mucho. De hecho, algunos lloran, no por el dolor, sino porque tienen miedo de morirse.

Lo mismo podría decirse de aquellas niñas que se han criado con muchos tabús, sobre temas que giran en torno a la sexualidad, como la menstruación. Aunque se trata de una experiencia natural en la mujer, algunas piensan que se han cortado, lloran y hasta creen que morirán

Sin embargo, a pesar de que la sangre está estrechamente relacionada con la vida, eso no quiere decir que la persona vaya a morir por su período menstrual o por una simple caída. La verdad es que solo se trata de un fluido corporal.

No obstante, existen muchos tipos de fluidos. Aunque se trata de una palabra con la que estamos familiarizados, es probable que desconozcamos el significado de esta palabra o porqué se le llama así.

fluidos

Un fluido es una entidad física con propiedad elástica suficiente para fluir, por lo tanto, no tiene rigidez ni flexibilidad, sino plasticidad. Como resultado de ello, inmediatamente cede a la cohesión de sus segmentos o partículas lo retienen, alterando significativamente su forma para acoplarse a la estructura del recipiente que lo contiene.

Pero, cabe señalar que los fluidos pueden ser líquidos, pero también se presentan como gases, dependiendo de la intensidad de la cohesión que actúan sobre sus moléculas.

Si aún cursas estudios académicos, es probable que te interese conocer más sobre este interesante tema. Por eso, te animamos a que continúes con la lectura.

Aquí podrás estar al tanto de cuáles son las características de los fluidos, sus propiedades, los diferentes tipos que existen, entre otros muchos aspectos interesantes, que guardan una estrecha relación con el ser humano y su entorno.

Instrucciones

La palabra fluido proviene del latín, de la combinación del verbo Fluere, que significa fluir o manar, y el sufijo idus, el cual se emplea para indicar una característica o cualidad visible. Cuando el término se relaciona con una sustancia, alude a la que se encuentra en estado líquido o gaseoso.

Se trata de un medio continuo que está formado por una sustancia, la cual está formada por segmentos con una capacidad de atracción débil y, por eso, tiende a cambiar de forma sin la presencia de reducciones que lo lleven a regresar a su forma original.

En otras palabras, adquieren la forma del recipiente que los alojan, pero mantienen su volumen. En el caso específico de los gases, estos no tienen ni volumen ni una forma propia.

Las moléculas que no están cohesionadas, en el caso de los líquidos, se deslizan. Mientras que, en los gases, se mueve con libertad. Además, estos son mucho menos viscosos, por los que se les considera casi ideales. Sin embargo, los fluidos tienen otras características muy interesantes.

Características de los fluidos

  1. Tienen una mayor separación entre sus moléculas. En el caso de los líquidos, mantienen cierta cohesión, pero en los gases, interactúan mucho menos.
  2. Poseen la capacidad de fluir o escurrir cuando actúan fuerzas constantes sobre ellos. No se resisten a estos esfuerzos y, por lo tanto, se deforman continuamente. No obstante, permanecen cuando se les aplica uno.
  3. También se adaptan a la forma del recipiente que los contiene. Pero, en el caso de los gases, se expanden hasta lograr abarcar todo el volumen del mismo. De hecho, de presentarse la oportunidad, las moléculas escaparán del envase.
  4. En el caso de los gases, su volumen puede cambiarse con mucha facilidad. En cambio, hace falta más esfuerzo para modificar el de los líquidos. De manera que, en un amplio rango de temperaturas y presiones, se les considera incompresibles.
  5. Los fluidos líquidos tienen una superficie libre y plana, cuando la presión que actúa sobre ellos es constante.

Pero, ¿qué más necesitas conocer con respecto a los fluidos? ¿Hay otros aspectos interesantes que destacar? ¡Claro que sí! Veamos.

Que Necesitas

 

fluidos

Algunos ejemplos más comunes de fluidos son:

  • El agua: se trata de un fluido newtoniano. Si embargo, en determinadas circunstancias, su comportamiento está muy bien descrito bajo los términos del fluido real.
  • El plasma sanguíneo: es un fluido no newtoniano independiente del tiempo. Se encuentra entre los fluidos seudoplásticos, en los cuales la viscosidad aumenta según el esfuerzo cortante que se ha aplicado, pero luego deja de aumentar progresivamente.
  • El mercurio: se trata del único metal líquido a temperatura ambiente. También es un fluido newtoniano.
  • El chocolate: para que este fluido comience a fluir, es necesaria mucha tensión de corte. Después de ello, la viscosidad se mantiene constante. También se le conoce con el nombre de fluido de Bingham, al igual que al dentífrico y a algunas pinturas.
  • El helio superfluido: al llegar a temperaturas cercanas al cero absoluto, carece de viscosidad por completo.

Ahora bien, al tratar con los fluidos es importante tomar en cuenta algunos aspectos importantes.

Consejos

fluidos

Tipos de fluidos

Dependiendo de los diferentes criterios, a presencia o la ausencia de rozamiento, los fluidos se pueden clasificar en:

  1. Fluidos ideales: en su caso particular, su densidad es constante, son incompresibles y no poseen viscosidad. Por otra parte, no se forman cohesiones en su interior y es estacionario, lo que quiere decir que todos los segmentos del fluido, que pasan por un punto determinado, tienen la misma velocidad.
  2. Los reales: hay rozamiento en sus capas y, por lo tanto, viscosidad. Además de eso, pueden ser compresibles en algunos casos, dependiendo del rango de temperatura y presión al que se encuentren expuestos.
  3. Newtonianos: su nombre se debe a que acatan la ley de la viscosidad formulada por Isaac Newton. Esta dice que la elasticidad de cizallamiento es proporcional a la deformación por el esfuerzo cortante. Cuando hablamos de viscosidad nos referimos a la oposición al flujo de los fluidos. Un ejemplo de ello es el caso del agua.
  4. No Newtonianos: por supuesto, estos no obedecen a la ley de la viscosidad de Newton. Entre ellos encontramos los geles, las cremas, las sustancias ásperas y los fluidos biológicos. Por otra parte, estos se pueden subdividir en tres grupos:
    • Los que no dependen del tiempo: son totalmente autónomos. La velocidad de cizallamiento en un punto es el trabajo de la resistencia en ese mismo punto.
    • Los que sí dependen del tiempo: en su caso, la velocidad de cizallamiento en un punto determinado, es el trabajo de la elasticidad y el tiempo del cizallamiento en sí mismo.
    • Los viscoelásticos: se trata de fluidos elásticos y viscoso, los cuales se recuperan después de haberlos deformado. Una gran cantidad de estos son los polímeros, las masas y el aceite multigrado.

 

¿Te ha gustado?

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada.