Qué es mezclas homogéneas – Definición, Significado y Concepto

Una mezcla homogénea es un tipo de mezcla química que se encuentra formada por la combinación de dos o más sustancias o elementos, los cuales pueden ser presentados de diferente estado de materia, y que no se pueden diferenciar dentro de la solución.

Este tipo de mezclas se caracterizan por su uniformidad, por lo que los elementos que los componen no se pueden distinguir a simple vista. Con la mezcla se combinan diferentes componentes de manera física que mantienen sus propiedades, uniéndose para formar aleaciones, soluciones, suspensiones y coloides.

Las mezclas se pueden dividir en mezclas homogéneasmezclas heterogéneas. En las primeras no es posible separar los componentes mediante procesos químicos, algo que sí es posible en las segundas.

Una mezcla homogénea puede consistir tanto en la combinación de elementos que se encuentren estado líquido, como si están en un estado gaseoso o líquido.

La naturaleza y nuestro día a día está repleto de mezclas homogéneas, empezando por el aire. El aire es una mezcla homogénea de gases compuesto en su mayor parte por Nitrógeno, pero que también contiene Oxígeno, Dióxido de Carbono, Argón y Criptón.

Al mismo tiempo, en el ámbito cotidiano hay otras muchas mezclas frecuentes, como son el agua con azúcar, el agua con sal, vinagre disuelto en agua, tinta con agua, la masa de un pastel, el agua de mar, el café, los desodorantes en aerosol, etcétera.

Mezclas homogéneas en química

En el campo de la química, a las mezclas homogéneas se las denomina soluciones. Los componentes que forman parte de las mismas reciben, a su vez el nombre de soluto y solvente. El soluto es el elemento que se disuelve (o el que está presente en una menor cantidad), mientras que el solvente es el que está en mayor cantidad.

A la hora de llevar a cabo la identificación de las mezclas homogéneas como soluciones, las técnicas que se emplean para separar los elementos son diferentes a las de las mezclas heterogéneas. Sus principales métodos de separación son las siguientes:

  • Extracción: Este proceso se encuentra basado en la polaridad, haciendo uso para ello en alcoholes y cloroformos para llevar a cabo la extracción de líquidos.
  • Cromatografía: Para este proceso se emplean interacciones entre solutos que se dividen en fase estacionaria y fase móvil, como ocurre en las extracciones de clorofila, que determinan los diferentes tipos de la misma.
  • Cristalización: En este caso se lleva a cabo un control sobre la presión, la temperatura o la solubilidad en componentes solventes que sean calientes o fríos, como ocurre en el caso de los procesos llevados a cabo para extraer el azúcar blanco o el azúcar moreno.
  • Evaporación: Se emplea para obtener sal de mar de la forma tradicional y artesanal. Se consigue separar la sal del agua gracias al proceso de evaporación.
  • Destilación: En este proceso se pueden separar dos o más líquidos que tengan diferente punto de ebullición, como puede ocurrir en el caso de la destilación de mezcal, uvas y caña de azúcar para poder proceder a la extracción del alcohol de la planta.

Mezclas homogéneas físicas y químicas

  • Físicas: Son aquellas que pueden referirse, por ejemplo, a la diversidad étnica que pueda existir en una determinada población, en la que no haya distinción ni fronteras culturales. En ese caso se podrá hablar de una población homogénea. Asimismo es aplicable en otros muchos ámbitos.
  • Químicas: Se refieren a las soluciones químicas en las que hay una unión entre el elemento soluto y el solvente.

Diferencia entre mezclas homogéneas y heterogéneas

La principal diferencia que existe entre una mezcla homogénea y una heterogénea es la capacidad existente para que los elementos que la componen puedan diferenciarse unos de otros.  En el caso de las homogéneas no es posible puesto que no se distinguen. En el caso de las heterogéneas, los componentes sí que se pueden observar y diferenciar.

Otra forma de diferenciar ambas mezclas es conociendo los diferentes métodos que existen para separar ambos tipos.

En las mezclas homogéneas, como ya hemos mencionado, se recurre a la extracción, la cromatografía, la destilación, la evaporación o la cristalización. Por su parte,  las mezclas heterogéneas se separan con filtración, decantación, imantación, tamización o centrifugación.

Ejemplos de mezclas homogéneas

Algunos ejemplos de mezclas homogéneas presentes en la vida cotidiana son:

  • Aire: Como hemos mencionado está compuesto de oxígeno, nitrógeno, argón,  criptón y dióxido de carbono.
  • Café con azúcar: Al preparar un café y disolver sobre él azúcar se deja de apreciar el color blanco de este ingrediente, que solo se puede identificar a través del sabor.
  • Agua con sal: El agua del mar está lleno de componentes disueltos, como la sal. Sin embargo, a simple vista no se pueden apreciar.
  • Leche con chocolate en polvo: Esta bebida tan popular, especialmente entre los niños, consiste en mezclar un vaso de leche con chocolate en polvo. El resultado es una leche con sabor y color a chocolate, pero que, a simple vista, no se pueden separar.
  • Acero: Para formar el acero se lleva a cabo una aleación de hierro con otros componentes metálicos y  no metálicos. Se combina con cobre, níquel, carbono… dependiendo del acero que se demande. En todo caso no es posible identificar ni distinguir los mismos.
¿Te ha gustado?
1 usuario ha opinado y a un 100,00% le ha gustado.

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada.