Contenido del Artículo

Definir la palabra respeto no es tan complicado, pero tampoco se puede definir en dos palabras… su significado, es muy amplio, en muchos aspectos y tiene cabida para muchas palabras. Desde doncomos.com, por supuesto, vamos a intentar desgranaros todo. De pe a pa. Contando qué significa, qué tipo de significados tiene y todo a lo que puede o tiene que ver.

Como definición de la palabra respeto, se podría decir que es tanto la manera en la que se puede considerar, valorar y reconocer a una persona. Es decir, es una manera educada, se le tiene respeto, con las atenciones y consideraciones pertinentes.

El respeto como se suele decir es una cosa mutua. Uno por otro. Es un tema reciproco. Si le tienes respeto a una persona y ésta, es respetuosa y educada, te contestará y actuará, del mismo modo. Es decir, se puede afirmar, que el respeto es una cosa mutua y reciproca.

 

Instrucciones

  1. Si echamos mano del Diccionario español RAE (el diccionario de la Real Academia Española), buscamos la palabra “respeto” y encontramos que nos dice: que el respeto, está relacionado con la veneración o bien, con acatar lo que se le hace a una persona y esto está incluido, como un miramiento, una diferencia y/o una consideración.
  2. En muchos países, el respeto es importante o muy importante. Y se tiene en cuenta o se valora, el respeto en nivel de la educación de esa persona, los valores que pueda tener esa persona y en base a eso, se le considera de una manera u otra.
  3. En algunos países, el respeto, es tan sumamente importante, que incluso está a la altura, de llegar a poder ser, un tema legal.
  4. Lo mismo ocurre con las culturas. En muchas culturas y religiones, el respeto es una de sus bases primordiales. Por tanto, tienen y presumen, de ser sumamente respetuosos con todo el mundo y como es normal, ellos también exigen ese respeto mutuo.
  5. Cuando se habla del respeto a nivel personal, es decir, de las relaciones sociales, todo empieza por uno mismo. La persona debe tener los suficientes conocimientos como para saber cómo actuar y qué hacer. Los valores que esa persona tenga, determinarán lo que pueda ofrecer a los demás.
  6. El respeto, es una palabra del latín que se decía “respectus” y significa: consideración. Hasta nuestros días, no ha variado su significado y se sigue considerando a esta palabra, una consideración, una atención o poder hacer una valoración de alguien o bien a algo de manera que se le reconoce o se le hace “especial” en cierto modo.
  7. El respeto puede darse en muchas y diferentes disciplinas. Desde la psicología, pasando por la sociología, por la religión, las ciencias sociales, las ciencias políticas, etc.
  8. Una de las personas que más habló sobre este tema, un gran pensador, fue el gran filosofo y pensador, Kant. Éste, no se cansaba de decir, que el respeto era una cosa que debía darse a todo el mundo. Sin excepciones. Que sólo por el mero hecho de ser personas, todos, deberíamos tener un respeto. Hacía uno mismo, pero también hacia los demás. Pregonaba que, para poder hacerlo, siempre se debería enseñar a los niños, desde bien pequeños a respetar.
  9. El respeto también tiene dos grandes extremos. Por un lado, puede ser el respeto por defecto y, por otro lado, el respeto por exceso. ¿Qué tienen que ver cada uno y en qué se diferencian?
  10. Si se habla del respeto por exceso: Es un abuso en los limites que existen para poder tener un respeto hacia las personas o momentos, circunstancias, cosas, etc. Son normas que se imponen a una persona y obviamente, eso sólo lleva a conflictos y momentos de abusos y crisis varias. No sólo con uno mismo, sino hacia y con los demás.
  11. Por el otro lado, el que es por defecto: es cuando una persona tiene un sumo respeto (pasando la barrera) y convirtiéndose en miedo. Es decir, a una persona le puede dar muchísimo respeto hacer una cosa, estar en un lugar, con una cosa, con una persona, vivir situaciones, etcétera. Ese punto de incomodidad, de miedo… tanto es así, que incluso se paralizan, se bloquean, no pueden hacer de manera normal o correcta esas cosas, porque los sentimientos de pavor y bloqueo se lo impiden. Se llama respeto. Es un tema serio, que debe tratarse y o bien, superarse. Porque con los años, si se va acumulando ese sentimiento, se puede convertir en un autentico tormento e imposibilitarte de por vida, realizar esas cosas.
  12. El respeto, se debe considerar como cualquier capacidad. Es decir, no sólo es a la hora de poder valorar a una persona, sino también sus aptitudes, sus capacidades, sus sacrificios, sus esfuerzos, su constancia, sus logros, sus fracasos también, lo bueno y lo malo. No hay que estar a favor ni tampoco de acuerdo con una persona para tener que respetarla. De hecho, puede ser que no estemos nada de acuerdo con ella o totalmente contrarios a ellos, pero aun así, debe prevalecer el respeto mutuo.
  13. Cuando se intenta enseñar en casa a los niños, desde pequeños (que es donde se enseñan y aprenden los valores), hay que tener en cuenta y en consideración que deben entender bien lo que es el respeto. El respeto no es tanto el inculcar la palabra, sino enseñar cómo se hace, cuales son sus valores, la educación, el dar ejemplo, etcétera. Es en casa, en el núcleo familiar, en el hogar de la familia, donde los niños ven, escuchan y asimilan todo. Por tanto, lo que tu hagas, será lo que ellos tomarán como ejemplo.
  14. Debes dar ejemplo en casa. Ser compasivos, motivarlos, ser críticos, pero siempre con mucho cariño y mucho respeto. No complacerlos en todo y tampoco aplaudir las cosas que no estén bien, pero hay que aceptar y respetar, que cada persona es un individuo, de una manera y con unas características diferenciadas y marcadas. Por ello, el respeto también está ligado a saber aceptar a las personas sean como sean. No intentar cambiarlas es una manera de demostrar respeto. No juzgarlas, es una manera de respetar. No criticar y aceptarlos y dar ejemplo. Porque si quieres que te tengan respeto, tu eres el primero/a que debes darlo.
  15. Los problemas en la sociedad vienen dados en muchas ocasiones, por la falta de respeto. Nadie es más que nadie, somos todos iguales y si hubiera en esta sociedad una mayor igualdad o estuvieran más desarrollados los derechos humanos, muchos conflictos se resolverían de manera rápida o no irían a más. Hay frases que son muy ciertas y aunque muchos y muchas hayáis podido oír a los mayores decir cosas tales como “primero hay que respetarse a sí mismo para poder respetar a los demás” o “si no te respetas a ti mismo, que es fundamental, no respetarás nunca a nadie de verdad”. Son frases totalmente ciertas y sólo es necesario pensar unos minutos en ella y darse cuenta de que es una de las claves y uno de los problemas graves de hoy en día en la sociedad en la que vivimos. Exigimos respeto, pero la mayoría, no sabe lo que es, ni sabe respetar. Porque principalmente, el problema viene de ellos mismos. No se respetan a sí mismos, entonces, ¿Cómo pretenden dar ejemplo?
  16. Muchas personas no saben cómo empezar a ser respetuosos y son cosas y modales tan sencillos como estos (algunos de ellos) que se adquieren desde pequeños, en el núcleo familiar: no intentes llamar la atención o tener siempre la razón a base de gritos. Sé calmado. Habla con educación, discute sin insultar, no lleva más razón quien más grita. No insultes a la gente. Puedes decir las cosas sin faltar el respeto. Insultar sólo lleva a que te falten el respeto y se acabe en peleas y discusiones feas. Evítalo.
    Respeta y te respetarán. Pero, ante todo, respétate a ti mismo/a. Una de las bases donde más gente falla… no hay que dar por hecho las cosas, no hay que obligar, si no quieres hacer algo que no es obligatorio, no dejes de ser tu y hacer algo contra tus principios o valores porque otros lo hacen. Quiérete, valórate, concédete premios, no te subestimes… siempre pon limites. No dejes que te griten, no permitas que te falten el respeto, te peguen o te insulten.
  17. Rodearse de gente sana, es muy importante. El circulo que muchas veces nos rodea no siempre es tan sano como debería. Piensa fríamente, con calma y valora lo que tienes alrededor. Si hay amigos, conocidos, gente cercana que no te valora, que te grita, te insulta, te falta el respeto o no te sientes valorado, tal vez sea el momento, de empezar a apartarte. Es muy sano hacerlo. Rodéate de gente que te haga sentir feliz, sin gritos, valorándote, con respeto, con educación.
  18. Piensa que vale más tener cinco amigos, pero que te sumen, no que te resten y estés en un ambiente tranquilo, que tener veinte y que te den más dolores de cabeza y estés mas tiempo a malas que a buenas. Razónalo y cuando lo creas conveniente, ponlo en práctica. Lo agradecerás. La gente que te quiere bien, no te hará pasarlo mal ni te hará sufrir. Y si lo hacen, es porque no te quieren.

Que Necesitas

  • Tener educación y ciertos valores para poder ser respetuoso.
  • Respétate a ti para poder respetar a los demás.
  • El respeto es un hecho reciproco.
  • El respeto debe aprenderse desde pequeños, en casa. Los mayores deben dar ejemplo.

Consejos

El respeto es sumamente importante no solamente en las sociedades sino a nivel personal, para uno de los individuos. No sólo te hace sentir mejor el que te respeten, el que te valoren y te traten como es debido. Sino que hacer tu también, lo mismo, te hace sentir bien y es o debe ser, una cosa mutua y reciproca. Es más, simplemente el hecho de ser respetuoso y que te respeten, es un derecho que se debe tener. Lo debemos tener todos, en esta sociedad. Si no hay respeto, no hay prácticamente nada… es uno de los mayores valores que se tienen y que se adquieren a muy temprana edad, pero para ello, hay que enseñar a los niños desde bien pequeños, a ser respetuosos. No sólo con sus familiares, sino con las personas mayores, con la gente en general, con los animales, con las cosas… el respeto es algo global.

Hay cosas que siempre parecen tópicos pero que, en el fondo, son verdades como templos. Actúa con la gente, como te gusta que te traten a ti. Te gusta que te valoren y te tengan respeto, pues entonces, haz tu lo mismo con las demás personas. La ley del karma dice “todo lo que das, vuelve”. Por tanto, actúa bien y recibirás lo mismo.

¿Te ha gustado?
3 usuarios han opinado y a un 100,00% le ha gustado.