Qué es soberanía – Definición, Significado y Concepto

Contenido del Artículo

Por más difícil que pueda parecer, para que las cosas funcionen, es necesario que haya una cierta medida de orden. En ocasiones, este orden suelen aportarlo aquellas personas que gozan de estar en un puesto de autoridad.

Por ejemplo, en la casa, quienes establecen las reglas de conducta, por las que todos los miembros de la familia deben regirse, son los padres. ¿La razón? Son los progenitores. Además, se trata de las personas con más experiencia en la casa y, por lo tanto, tienen derecho a decidir qué es lo que está bien y qué es lo que está mal, qué es lo que se acepta y qué es lo inadmisible.

Ahora bien, en la casa no es el único lugar en donde existen figuras de autoridad. Si estudias, probablemente te hayas dado cuenta que, dentro del salón de clases, quienes llevan la delantera son los profesores. Sin embargo, al salir de esas cuatro paredes, la persona con más autoridad es el director del plantel.

Lo mismo sucede en los lugares de trabajo. Todos tenemos alguien que supervisa cómo cumplimos con nuestras responsabilidades. Si no tenemos quien nos supervise, es porque nosotros somos los que supervisamos a otros. Es decir, somos la máxima autoridad.

Hasta ahora, hemos hablado sobre figuras con autoridad que cumplen un papel fundamental para que las cosas puedan marchar sobre ruedas. Pero la verdad es que, quienes tienen la máxima autoridad son los presidentes de cada país.

A estas personas también se les conoce con el nombre de soberanos. ¿Te has preguntado lo que significa esa palabra? Puede que, hasta ahora, hayas dado por sentado que sí lo sabes y te conformes con ese concepto. Pero, este artículo se ha redactado con el propósito de profundizar en él.

Instrucciones

soberanía

Para comenzar, es importante destacar que la palabra soberanía se refiere a una cualidad que posee una persona con autoridad. Por consiguiente, la soberanía representa una facultad de mando, poder y control que tiene una persona o, como lo habíamos señalado anteriormente, un sistema de gobierno. Pero también puede ser aplicable a un territorio o una población.

La soberanía no es más que el derecho, la cualidad o el poder que posee un soberano. A su vez, un soberano es la máxima autoridad sobre todo lo demás. Se trata de la persona que se encuentra por encima del resto.

Sin embargo, la palabra soberanía también puede utilizarse en otros contextos. Por ejemplo, se trata de la superioridad en cualquier orden inmaterial. Como la superioridad que muestra un corredor al llevar la delantera en una carrera.

El concepto de soberanía proviene de épocas muy anteriores al derecho romano o, incluso, al canónico. Este tuvo su origen en la edad media, cuando se presentó una lucha entre los tres poderes existentes para aquel entonces. Uno de ellos era la iglesia, la cual intentó subordinar al Estado.

Otro de estos poderes fue el imperio Romano, el cual no quiso reconocer que otros estados eran iguales a él. Y, por último, están los grandes testaferros de la época, que se sentían con poder e independencia del Estado.

En el ámbito político, el soberano es aquel que es superior. Se trata de la persona que tiene la autoridad de imponer leyes sin tener que recibirlas de otras personas. Así que podemos decir que él mismo no está sujeto a ellas, pero sí lo está a la ley divina o natural.

También podemos decir que la soberanía es la independencia de cualquier estado. Esto, con el propósito de formular sus propias leyes y de controlar sus recursos sin tener que rendirle explicaciones a nadie, ni siquiera a otros estados.

En el caso concreto de España, según la constitución española, la soberanía recae sobre pueblo, de quienes emanan todos los poderes del estado por medio de representantes escogidos por votación popular.

El hecho de que se sobrepase la soberanía de un estado, puede llegar a traer graves consecuencias, por ejemplo, el inicio de un conflicto nacional e, incluso, una guerra.

Por otra parte, hay que señalar que la soberanía no se limita a la capacidad de decisión en materia política. Esta se amplía a aspectos como la posesión de un territorio el cual es considerado como soberano. También a la decisión de asuntos económicos que pueden llegar a ser votados, etc.

Incluso, el término soberanía se puede aplicar al plano cultural. Podemos hacer referencia a ello, cuando un pueblo no permite la entrada de la invasión globalizadora y defiende con garra de tigre sus tradiciones y fenómenos culturales.

En otras palabras, y a fin de hacerlo más sencillo, podemos decir que la soberanía es la capacidad que posee un pueblo de decidir sobre sí mismo, sin necesidad de que interfieran otros pueblos o gobernantes.

Ahora que posees un concepto mucho más amplio de lo que es la soberanía, hay otros aspectos de la misma que es necesario que conozcas. Por eso, te invitamos a que prestes mucha atención al siguiente subtítulo, el cual tiene información muy importante relacionada con la palabra soberanía. Veamos.

Que Necesitas

soberanía

La soberanía tiene unas características particulares:

  1. Se trata de un poder que es netamente intransferible, ¿la razón? Solo puede ejercer la soberanía aquella persona que ha sido señalada para hacerlo. Esto se ha decidido así por medio de las leyes que conforman la constitución del país.
  2. Siempre y cuando el estado cuente con principios fundamentados en la democracia, la soberanía será por el pueblo de la nación. Esto no aplica en otras formas de gobierno como la dictadura o la monarquía, en donde son los gobernantes los que llevan la delantera en autoridad.
  3. Por otra parte, las leyes son las que determinan cuál debe ser la forma correcta de ejercer la soberanía.

Sin embargo, no podemos ser dogmáticos y pensar que solo existe un solo tipo de soberanía. La verdad es que hay varios tipos y, a continuación, estaremos diciendo qué abarca cada uno de ellos:

  • Primeramente, está la soberanía del estado: se trata de cuando un estado es libre de cualquier intervención extranjera y se encuentra en las mismas condiciones y posibilidades que el resto de las naciones. Es decir, nadie puede venir a imponer su dominio sobre otro estado.
  • También tenemos la soberanía económica. Esta se trata de cuando un estado tiene la capacidad de implementar las políticas económicas que él considere apropiadas. Esto va desde la formación y distribución de un cono monetario, hasta todas las regulaciones de las diferentes actividades económicas que puedan llegar a existir.
  • Por otra parte, está la soberanía política. Puede que estés confundido y pienses que se trata de la misma soberanía del estado. Sin embargo, tiene que ver con la capacidad que tiene un estado de manifestar cuál es su poder, en diferentes ámbitos, sin tener que soportar intervenciones externas.

Cabe destacar que el estado solo ejerce su poder desde un punto de vista netamente jurídico.

  • También podemos mencionar la soberanía popular. Al contrario de la soberanía política, en este caso, es el pueblo el que tiene todo el poder.
  • En cuanto a la soberanía nacional, se refiere al poder que tiene el estado sobre su propio territorio. Esto le brinda la oportunidad a la nación de ser libre a la hora de tomar sus propias decisiones.
  • No podemos olvidarnos de la soberanía internacional, la cual tiene que ver con el poder que se les concede a organizaciones internacionales, con el fin de hacer cumplir las normas y los acuerdos que se han establecido entre los diferentes países.
  • Por otra parte, está la soberanía compartida, la cual establece que el poder se debe compartir, de manera equitativa, entre el poder ejecutivo y el poder legislativo.
  • Por muy extraño que pueda parecer, también está la soberanía alimentaria. Se trata de la facultad que posee el estado de desarrollar al país, mediante la agricultura, en el aspecto de la alimentación. De modo que los principales rublos que se consuman provengan de una producción nacional independiente.
  • Por último, podemos mencionar la soberanía petrolera. Este tipo de soberanía lo conforma el petróleo, el cual es un recurso que posee el estado en su forma natural.

Seguramente has quedado pasmado, al darte cuenta que existen muchos tipos de soberanía que, hasta ahora, ignorabas por completo. Pero bien, ¿qué más es necesario que conozcas sobre la soberanía?

Consejos

soberanía

Ahora bien, en cuanto a la soberanía nacional específicamente, es importante señalar que esta juega un papel fundamental, ¿en qué sentido?… Se trata de una fórmula para poder alcanzar la tan anhelada paz.

Cada uno de los estados tiene el poder de establecer su política por sí mismo, sin necesidad de que interfiera alguien más. Por así decirlo, la soberanía imponía un límite.

Asimismo, la soberanía nacional asegura la jurisdicción en cuanto a la solución de algunos conflictos internos. De manera que, ningún otro estado debe interferir, aunque los gobiernos tienen que rendir cuentas a los electores y a otros organismos internacionales, como la ONU.

Por otra parte, la soberanía nacional fomenta el reconocimiento internacional de las naciones, promueve la creación de una identidad nacional, la cual es el fruto de la homogeneidad interna, y es una gran oportunidad para demostrar las capacidades que tiene el estado de una autogestión.

En otras palabras, la soberanía se encuentra presente en todo ámbito, siendo la mayor expresión de la misma, la que ejerce el estado como tal. Sabiendo esto, tenemos el conocimiento de quién es el responsable de la toma de decisiones que se llevan a cabo.

 

¿Te ha gustado?
1 usuario ha opinado y a un 100,00% le ha gustado.

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada.