Qué es violencia sexual – Definición, Significado y Concepto

La violencia sexual es aquel tipo de agresión física, psíquica o moral, que tiene lugar sobre otra persona. Con estas acciones se rebaja a una persona a una condición clara de inferioridad, con el objetivo de llevar a cabo una conducta sexual contra su voluntad.

Al practicar la misma lo que ocurre es que tiene lugar un acto en el que se somete el cuerpo y voluntad de la víctima a manos del agresor. Este puede mostrar la violencia de diferentes formas, ya que puede ser:

  • Física. Puede existir agresión mediante el propio acto sexual, mediante tocamientos, etcétera.
  • Psicológica. Se da en aquellos casos en los que existe un acoso sexual, insinuaciones, propuestas indecentes, etcétera.
  • Sensoriales. En este caso ocurre cuando, de manera deliberada o no, se exponen escritos, imágenes, lenguaje verbal, llamadas telefónicas, etcétera, sobre la víctima.

Manifestaciones de la violencia sexual

Asimismo, este tipo de violencia se puede llegar a manifestar de manera muy diversas, como pueden ser, entre otras, las siguientes:

Estupro

Este es el delito que tiene lugar cuando una persona adulta procede a abusar sexualmente de un menor de edad. Concretamente se da en aquellos casos en los que la persona adulta se hace valer de la confianza que el menor tiene sobre él.

De esta manera, puede ser ocasionada por parte de profesores, entrenadores e incluso familiares, entre otros. Sobre ellos la víctima puede tener una relación de confianza de la cual el adulto se aprovecha.

Prostitución forzada

En este caso estamos ante una violencia sexual en la cual la víctima se encuentra obligada a explotar su propio cuerpo con fines sexuales. El objetivo del agresor es el de obtener beneficios económicos vendiendo servicios sexuales.

En la gran mayoría de las ocasiones las víctimas se encuentran en una situación clara de indefensión, siendo en muchas ocasiones víctimas de la trata de personas, procediendo de otros países, en los que acostumbran a residir en condiciones precarias.

Rapto

En este caso la violencia sexual se refiere a una detención obligada de otra persona para mantener relaciones sexuales. Se da en aquellas ocasiones en los que el agresor se lleva a su domicilio u otro lugar a la víctima a pesar de la oposición de esta. Una vez en el lugar de destino es obligada a mantener relaciones sexuales, llegando en ocasiones a llegar a la agresión física o las amenazas.

Hostigamiento sexual

Este tipo de casos tiene lugar cuando el jefe se hace valer de su posición de poder y autoridad para hacer proposiciones sexuales a su subordinado. De esta forma le obliga a mantener relaciones sexuales. En caso de negación, puede que tenga un claro perjuicio, como puede ser, por ejemplo, la pérdida del puesto de trabajo.

Violación

La violación es una de las manifestaciones de violencia sexual más frecuentes. Esta se produce en aquellos casos cuando el agresor realiza una penetración sexual por la fuerza a la víctima, a pesar de la negativa de esta a practicar relaciones sexuales.

Trata de personas

Este es el comercio ilegal de personas con fines de explotación sexual, o bien para la esclavitud reproductiva, entre otras. Este caso se da con frecuencias en muchos países desarrollados, que buscan víctimas en países en los que las víctimas viven en situaciones precarias.

Habitualmente las víctimas son engañadas en sus países de origen con la promesa de acceder a una vida mejor. Sin embargo, una vez llegan a su país de destino, se encuentran con proxenetas y mafias que les obligan a prostituirse. En muchas ocasiones bajo amenazas y con la exigencia de cumplir con la deuda contraída. Esto hace que se vean obligadas a trabajar como prostitutas.

Sexo transaccional

El sexo transaccional es aquel en el que existe un intercambio de favores sexuales a cambio de comida o protección. De esta manera, la víctima se ve obligada a mantener relaciones a cambio de poder subsistir y mantenerse con vida o a salvo de diferentes peligros o problemas.

En el caso de la violencia sexual hay que tener en cuenta que no se distingue el tipo de víctima. Es decir, que no hay diferencia de si se trata de hombres, mujeres o niños. Todo tipo de persona puede llegar a ser víctima de este tipo de violencia.

No obstante, los casos más comunes en este sentido son la violación de mujeres y la violencia sexual sobre niños (pedofilia). Además, hay que tener en cuenta que el agresor no tiene porque ser siempre una persona desconocida. De hecho, en muchos casos es una persona cercana, que aprovecha su situación de confianza con la víctima para perpetrar la agresión sexual.

Origen de la violencia sexual

El origen de la violencia sexual puede estar motivada principalmente por tres factores, que son los siguientes:

  • Psicológico: Personas que tienen algún tipo de deficiencia en su autoestima relativa al ámbito sexual, imposibilidad para poder lograr la excitación sin tener que recurrir a la violencia, quienes padecen trastornos de personalidad o que tienen un historial previo como víctima de abusos sexuales.
  • Social: Esto tiene en cuenta el lenguaje sexista, la reificación de la mujer en prensa, etcétera.
  • Situación: El estado en el que se encuentra el agresor, ya sea por el consumo de algún tipo de sustancia estupefaciente, un deseo urgente de mantener relaciones sexuales, etcétera

 

¿Te ha gustado?
2 usuarios han opinado y a un 100,00% le ha gustado.

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada.