Hoy el tema a tratar serán los lípidos o grasas. Estos son moléculas orgánicas que su principal característica es que son solubles en solventes diferentes al agua. Se encuentran compuestas principalmente de hidrógeno y carbono. Aunque también, pero en menor proporción de fósforo, nitrógeno y oxígeno.

Como ya hemos mencionado estos se caracterizan por disolverse en diferentes solventes o líquidos. Y la gran mayoría de estos son insolubles en agua, mientras que se disuelven con facilidad en solventes orgánicos como lo puede ser el éter, la acetona y el benceno.

Los lípidos se diferencian de los carbohidratos, ácidos nucleicos y proteínas por que no disponen de una estructura básica común. Por esta razón es que se encuentra una gran variedad de compuestos dentro de este grupo de las biomoléculas.

Clasificación de los Lípidos.

Dentro de la clasificación de este grupo compuesto de biomoleculas se encuentra una gran variedad tipos, pueden ir desde los más simples. Como lo es el ácido butírico, el cual lo podemos encontrar en la mantequilla. Hasta los lípidos más complejos como lo es la esfingomielina, que se encuentra en la envoltura de los nervios. A continuación detallaremos algunas de las clasificaciones de lípidos más conocidas, con el fin de brindar mayor información de cada una.

Ácidos Grasos.

Estos son los lípidos más simples. Se caracterizan por estar formados por dos partes: La cabeza y una cola. La cabeza posee un grupo ácido (grupo carboxílico COOH) siendo hidrofílica, es decir. Puede convivir con el agua, contrario a la cola la cual es una hilera de carbonos unidos entre sí y que detestan el agua, lo que quiere decir que son hidrofóbicas.

Cuando se da el caso que una molécula posee un lado que es repulsivo al agua y otro que siente afinidad por la misma, es anfifílica o anfipática. Esta es una característica común en los jabones. El enlace entre un ácido graso de 12 carbonos y un ácido láurico es ampliamente usado en el mundo de la fabricación de detergentes y jabones.

Es bueno destacar que entre los carbonos de los ácidos grasos, pueden darse uniones dobles C=C o uniones simples C-C. Cuando solo existen uniones de este último, estamos en presencia de los conocidos como ácidos grasos saturados.

Mientras que, cuando se da el caso de que un ácido graso poseen enlaces dobles, se trata de un ácido graso monoinsaturado, esto significa que está estructurado por un solo doble enlace, y son poliinsaturados cuando poseen dos o más dobles enlaces.

Nomenclatura de los Ácidos Grasos Insaturados.

Como puede notarse los nombre de estos ácidos grasos están relacionados al número de carbonos en su hilera y al número de enlaces dobles que tienen. Por ejemplo: Cuando un ácido graso posee 18 carbonos este se le conoce como octadecanoico. Aunque también posee un nombre común el cual es ácido esteárico.

En cambio cuando se trata de un ácido graso de 18 carbonos y que además posee un doble enlace entre el carbono 10 y 9 se le llama, 9-octadecenoico. O como se le conoce comúnmente, ácido oleico.

Nomenclatura Lípidos

Omega 3, 6 y 9.

Esta es una vieja manera en la que se le solía llamar los ácidos grasos insaturados, se trata de la denominación Omega. Este nombre es dado según el último carbono perteneciente a la cadena. De esta manera si hablamos de un Omega 3 significa que el ácido graso tiene un doble enlace a una distancia de 3 carbonos desde el final.

De igual manera un omega 6 significa que el doble enlace se posiciona a seis carbonos del final, y así sucesivamente.

Los Triglicéridos.

Ya su nombre nos indica que se trata de la fusión de 3 ácidos grasos. Para ser más exactos es la fusión de un Glicerol con 3 ácidos grasos, esto genera lo que conocemos como Triglicéridos.

Estos yacen en los aceites y grasas, pues se encuentran compuestos de triglicéridos. La principal diferencia entre ambos resulta de su estado natural a temperatura ambiente: Los aceites son líquidos y las grasas sólidas.

Los Fosfolípidos.

La imagen gráfica de un fosfolípido es la de una cabeza con dos patas. En la cabeza podemos encontrar un grupo fosfato junto con un grupo orgánico. Mientras que las dos patas son ácidos grasos. Esta es la forma clave en el desarrollo de las membranas celulares.

Existen diversos tipos de fosfolípidos, los más abundantes en las membranas son los conocidos como lecitina, el fosfatidilinositol. y la fosfatidilserina.

Los Esteroides.

Los esteroides no son más que otra clase de lípidos, con la particularidad de que están construidos por cuatro anillos fundidos. Es decir, un anillo de cinco carbonos y tres anillos de seis carbonos, siendo esta una de las diferencia con los ácidos grasos. Siendo el colesterol es el esteroide más abundante.

Hormonas como la progesterona, cortisol y testosterona son también esteroides. De igual manera las sales biliares y los ácidos que genera el hígado, son esteroides que derivan del colesterol.

Es posible que cuando mencionamos los esteroides hayas pensado en los anabólicos que consumen algunos deportistas que practican el fisicoculturismo. Estos son compuestos muy similares a la testosterona. Y su función principal es la de generar músculos de forma artificial. Evidentemente el consumo abusivo de estas sustancias pueden generar problemas tanto físicos como mentales en el individuo.

esteroides

Los Eicosanoides.

Estos se comprenden de un grupo de compuestos que son formados a partir del ácido graso araquidónico. Alguno de ellos son los leucotrienos, prostaglandinas y los tromboxanos. Su participación da lugar en los procesos inmunológicos, la coagulación de la sangre y el dolor.

Función de los Lípidos.

Si de mala reputación hablamos las grasas o los lípidos son los primeros que levantan la mano. Pues la inmensa mayoría de gente los considera dañinos para el organismo y suelen prestar poca atención. Cuando la realidad es que son tan necesarios como las proteínas y los carbohidratos. Para el correcto funcionamiento de nuestro organismo debe existir un equilibrio entre el consumo de estos ácidos grasos.

Entre sus funciones más importantes encontramos que son excelentes para la energía, los lípidos de la dieta son buenos para brindar dosis de energía a nuestro cuerpo. Ya que la grasa que tiene nuestro cuerpo son las mejores para la retención de energía, siendo esta la forma más efectiva y fácil de almacenar energía.

Otra de las funciones de los lípidos es la de formar, estructurar y construir las membranas celulares. De hecho la membrana celular está constituida por dos capas de fosfolípidos. Donde las caras hidrofóbicas están mirando hacia afuera y las caras hidrofóbicas se están tocando entre sí.

Como última función que queremos destacar, es la del aislamiento térmico. Imaginamos que se han percatado que algunas plantas o plumas de aves repelen casi a la perfección el agua. El motivo de este efecto es por que debajo de la piel de los animales yace una capa de grasa, que les favorece cuando lidian con temperaturas externas.

Esperamos que toda la información brindada en este artículo haya sido de provecho para los lectores, lo que podemos extraer de toda esta información es que como todo. Es importante mantener un debido equilibrio. Nuestro organismo es una máquina que consume distintos tipos de «gasolina» por ello debemos asegurarnos de mantener cada tanque full.

Si estás interesado en seguir leyendo mas post sobre salud, te invitamos a echarle un vistazo al siguiente post sobre el nivel normal de ácido úrico.

¿Te ha gustado?