Qué son los hipónimos

El ser humano posee la maravillosa habilidad de comunicarse con otras personas que se encuentran en su entorno. De hecho, es capaz de entablar una conversación con un desconocido, simplemente encontrando un tema de común interés.

La comunicación nos da la oportunidad de estar al tanto de cuáles son los pensamientos y los sentimientos del otro, pero también nos permite expresar los nuestros. Esta comunicación puede darse de forma oral, escrita, a través de gestos y señas, entre otras maneras de hacerlo.

No obstante, para que se pueda dar con éxito, es necesario que ambas personas hablen el mismo idioma, de lo contrario, no podrán comprenderse y la comunicación se verá interrumpida. Asimismo, deben usar un vocabulario que les permita que haya una interacción entre ellos.

Si uno usa palabras técnicas o muy sofisticadas y el otro no tiene las mismas competencias lingüísticas, es poco probable que el mensaje pueda decodificarse correctamente. Este ejemplo nos ayuda a ver lo rico que es nuestro lenguaje.

 hipónimos

En él podemos encontrar diferentes palabras para nombrar el mismo objeto o para referirse a la misma situación. Estas palabras poseen una relación semántica, la cual permite que se sustituya una por la otra, dependiendo del contexto y de otros factores.

Ahora bien, esto guarda mucha relación con los hipónimos, ¿sabes lo que son? ¿Te gustaría saberlo? Si eres amante del lenguaje y su constitución, tal vez estés muy interesado en conocer de qué se trata. Esto te dará la oportunidad de enriquecer tu vocabulario y de saber qué palabra es más apropiado usar, según la situación en la que te encuentres.

Por otra parte, tendrás la oportunidad de explorar más profundamente nuestro idioma, el cual es tan rico y variado, una característica que lo convierte en uno de los más complejos de aprender y dominar.

Instrucciones

 hipónimos

El término Hipónimo proviene del griego y es el resultado de la suma de dos de sus componentes léxicos, el prefijo “Hypo”, que significa debajo o bajo y el sustantivo “Onoma”, del que se desprende la palabra “Nombre”.

A partir de esto, podemos decir que un hipónimo es un término con un significado que está asociado con el de otro. Es decir, cuenta con todos los rasgos semánticos de otra noción más general, la cual se le conoce con el nombre de hiperónimo. Pero, además de eso, posee otras características que hacen posible que haya una diferenciación entre ellas.

Es una palabra que cuenta con un campo semántico que está incluido dentro de otra palabra. Se trata de una palabra más especializada y específica.

No obstante, si te cuesta un poco el tema del lenguaje, es poco probable que estés comprendiendo bien de qué se trata, ya que existen palabras cuyo significado puede parecerte ajeno. Una de ellas es la semántica. Por eso, antes de seguir avanzando, lo mejor que podemos hacer es aclarar esas dudas y ver a qué se refiere el término “semántica”. Veámoslo.

¿Qué es la semántica?

 hipónimos

Se trata del estudio del significado de las palabras. Pero, no debemos confundirlo con la etimología, ya que se encarga de estudiar el significado de una palabra cuando su acción hace referencia a una función o a un objeto, el cual forme parte de un contexto visible y comprensible.

Es la interpretación, el análisis y el funcionamiento correcto del significado de las palabras, con el propósito de usarlas. Sin embargo, esto no solo puede hacerse de forma escrita, también es posible darse en el habla y en la lectura, ya que se trata de una herramienta de interpretación de la comunicación.

Estudia la estructura léxica y los diferentes contextos propios del habla, para brindar una interpretación. No es otra cosa que el significado de una palabra, el cual puede aplicarse a diferentes contextos.

Tomando este concepto como punto de partida, nos encontramos con lo que son las relaciones semánticas, ¿sabes lo que son?

Relaciones semánticas

 hipónimos

Este término hace referencia a la relación que existe entre los significados de las palabras, de las frases o de las oraciones. A nivel de palabras, encontramos:

  • La sinonimia: es la relación semántica que existe entre dos o más palabras, las cuales cuentan con el mismo significado y, por lo tanto, pertenecen a la misma línea de discurso, pero su pronunciación resulta ser diferente. Las palabras que poseen esta relación semántica son conocidas como sinónimos. Tal es el caso de: cabello y pelo, casa y hogar, vehículo y automóvil, entre muchas otras.
  • La antonimia: también se trata de una relación semántica entre dos o más palabras, pero, en este caso, sus significados son opuestos. Por lo general, suelen estar dentro de la misma categoría gramatical, es decir, ambos serán sustantivos, adjetivos o verbos. A este tipo de palabras se le conoce como antónimos y algunos ejemplos son: blanco y negro, alto y bajo, gordo y flaco, etc.
  • La homonimia: es la relación que hay entre dos o más palabras que están dentro de la misma categoría gramatical. Poseen la misma ortografía y hasta la misma pronunciación, pero sus significados son diferentes. Por ejemplo: vino (del verbo venir) y vino (la bebida alcohólica), banco (entidad bancaria) y banco (lugar de asiento), capital (la ciudad de un país) y capital (cantidad de dinero), entre otros.
  • La polisemia: es la relación entre una palabra y los múltiples significados conceptuales que están históricamente vinculados entre sí. Por ejemplo: agitar y mover, canino y perro, casco y gorro, etc.
  • La metonimia: se trata de la relación que existen entre dos o más palabras, o una palabra y una expresión. Sin embargo, una de estas palabras se usa de manera metafórica para sustituir a la otra. Por ejemplo: “vamos a visitar el museo de arte contemporáneo, porque ahí hay un Picasso”.

Ahora que conocemos lo que son las relaciones semánticas. Estaremos mencionando algunos ejemplos de hipónimos, a fin de que puedas identificarlos mejor.

Que Necesitas

 hipónimos

La palabra Gato es el epónimo de Felino. Asimismo, Felino vendría siendo el hiperónimo de Gato. Tomando este caso, el término Gato engloba el significado de Felino, en vista de que todos los gatos son felinos. No obstante, no podemos decir lo mismo en el sentido contrario, no todos los felinos son gatos.

Entre los felinos están los gatos, pero también están los leones, los jaguares, los tigres, los leopardos, entre otros animales. En otras palabras, el hiperónimo es el conjunto amplio en donde están sus hipónimos más específicos.

Un segundo ejemplo es el de las palabras Manzana, Naranja, Uva y Sandía, los cuales son hipónimos de la palabra Fruta. Lo que quiere decir que Fruta, vendría siendo el hiperónimo de estas otras palabras, las cuales comparten los mismos rasgos semánticos que se incluyen en Fruta. No obstante, hay que destacar que cada una de ellas poseen otros rasgos más específicos.

 hipónimos

Otros ejemplos son los siguientes:

  • Azul, amarillo, rojo, verde, violeta y naranja son hipónimos de Color.
  • Tierra, Marte, Venus, Neptuno son hipónimos de Planetas.
  • Hombre, Anciano, Niño, Mujer son considerados hipónimos de la palabra Persona.
  • Poema, novela, cuento son hipónimos de literatura.
  • Lunes, martes, miércoles, sábado, domingo de días.
  • Fútbol, voleibol, natación, esgrima corresponden a hipónimos de la palabra deporte.
  • Mesa, silla, armario, sofá, cómoda, escritorio son hipónimos de mueble.
  • Mono, delfín, perro, gato de animal y también de mamífero.

El uso de estos ejemplos nos da la oportunidad de llevar la teoría a la realidad del día a día, a nuestra habla cotidiana, lo que permite que sean mucho más fáciles de identificar. Ahora bien, ¿cuáles son las principales características de los hipónimos?

Sus características

 hipónimos

Los hipónimos no necesariamente tienen que ser sustantivos. También pueden llegar a ser otras partes del discurso. Por ejemplo: asar, hornear, hervir, saltear, son hipónimos de la palabra cocinar, la cual es un verbo.

Por otra parte, no todos los hipónimos poseen un hiperónimo. Por ejemplo, la palabra Tíos, puede hacer referencia tanto a tíos como a tías, sin tomar en cuenta el género.

Cuando se va a realizar cualquier redacción, es necesario que se establezca el objeto al que se hará referencia. Esto se logra usando un hipónimo, es decir, un sustantivo mucho más específico, el cual alude al sujeto del que se está hablando.

Ahora bien, tal como lo hemos podido notar a lo largo de este artículo, una palabra que se encuentra muy relacionada con los hipónimos, es hiperónimo, ¿sabes a qué se refiere? ¿Cuál es la definición de esta palabra? Es lo que estaremos viendo ahora mismo.

Consejos

Un hiperónimo es un término que es utilizado para englobar a otros que son más concretos. Es la manera extensa de referirse a algo. Esto se hace con el objetivo de poder darse a entender en las conversaciones o para explicar más ampliamente.

Es un tecnicismo lingüístico, el cual pertenece a la semántica estructural y que surgió a mediados del siglo XX. Pese a que ya, para entonces, ya se comprendía cuál era su uso y concepto, no fue sino hasta esa fecha cuando se le denominó de esa manera.

poema

Tomando en cuenta su origen etimológico, podemos decir que los hiperónimos son los nombres que se encuentran por encima de otros, a los cuales cubre tal como si se tratara de un gran paraguas. Los nombres que están por debajo son los hipónimos, de los que tanto hemos hablado.

Dan la oportunidad de ser entendido más fácilmente cuando se expresa algo. En particular, cuando el receptor no posee un amplio banco de palabras. De manera que también permiten que pueda captar con facilidad lo que se le quiere transmitir.

Estas palabras poseen unas particularidades que hay que tener en cuenta a fin de emplearlos correctamente. Algunas de ellas son las siguientes:

  • Todos sus rasgos distintivos se encuentran contenidas en sus hipónimos.
  • Permite que se ahorren las anáforas que no son necesarias, ya que este es un recurso literario que se usa con el objetivo de lograr cierta rítmica en las composiciones de origen poético.
  • Ayudan tener un mejor desempeño comunicacional y cognitivo. Son una pieza clave en el desarrollo de la supremacía comunicacional de cada persona.
  • Puede llegar a ser un hipónimo al mismo tiempo. Por ejemplo, la palabra fruta es un hiperónimo, ya que engloba todos los frutos, como la manzana, el melón, la uva, la mora, etc. Pero, al mismo tiempo, es un hipónimo de la palabra alimento.
  • Su punto de partida siempre es un significado, el cual después llega a ser un significante. Claro, hay que tener en cuenta que como el español posee una gran variedad de dialectos, muchas veces no habrá una correspondencia que sea enteramente fidedigna entre el significado y el significante, en vista de que el contexto comunicativo tiene una gran relevancia.

Están condicionados por el contexto. Este juega un papel fundamental. Por ejemplo, si los vocablos son empleados por una persona con una jerga coloquial, habrá otros vocablos que estarán relacionados con el hiperónimo en cuestión.

¿Te ha gustado?
1 usuario ha opinado y a un 100,00% le ha gustado.

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada.