Contenido del Artículo

¿Qué tanto sabemos sobre quién inventó la brújula? Estamos tan acostumbrados a un estilo de vida, que seguramente se nos pasa por la cabeza la pregunta de quién ha inventado esa cosilla tan curiosa que hoy en día vemos como algo normal. La brújula ha estado presente en la vida del ser humano desde hace muchos siglos. Su uso ha sido tan común que incluso podríamos pensar que siempre ha estado al alcance de la mano del hombre, pero esto no fue realmente así.

Si la brújula nunca hubiera existido, posiblemente la civilizaciones más grandes que hemos conocido no serían como ahora las vemos. Si bien el ser humano siempre ha tenido una forma de orientarse por ejemplo siguiendo la dirección del sol o de las estrellas, la posición de los astros dependiendo de las estaciones, el rumbo del agua en los ríos o la sombra, la brújula es sin duda el artefacto más útil para orientarse sobre la posición del lugar en donde estamos.

En un principio no existía el GPS, de hecho, técnicamente se podría decir que la brújula es el predecesor junto con el mapa del GPS, lo cual vendría hacer una versión modernizada de estos dos elementos que casi siempre han estado presentes en la historia de la humanidad.

Las conquistas de invasiones a otros sitios, las expediciones de todo tipo, marítimas o terrestres, han requerido de saber orientarse, y en este tipo de emisiones las brújulas son el instrumento adecuado e ideal para poder conseguir realizar nuestro objetivo.

Como sea, sin más, si quiere saber quién inventó la brújula, entonces es momento de que leas lo que tengo escrito aquí abajo.

Que Necesitas

  • Leer e investigar

Instrucciones

  1. Las primeras brújulas históricas fueron realizadas con un mineral magnético natural. Este material se llama magnetita, que es un metal magnetizado de forma natural, funcionando como un imán. Posiblemente las personas de esa época se dieron cuenta que todo tipo de artefacto magnético siempre señala hacia una dirección y repele otra, y esa dirección es el norte.
  2. Recordemos que los imanes son capaces de atraer mediante una fuerza invisible otros metales y de repelerlos así mismo. La Tierra es un planeta que prácticamente es como un enorme imán, y este material podía ser empleado para siempre señalar hacia la misma dirección. De esta manera los utensilios de magnetita empleados para orientarse como las brújulas siempre dirigían al norte.
  3. Posiblemente los chinos fueron los primeros en explotar este conocimiento puesto que son muchas las evidencias históricas que demuestran que la brújula se originó posiblemente en la antigua China. Mucho tiempo antes de Cristo ya se hablaba de artefactos con magnetita los cuales se utilizaban para orientar a los viajeros, sobre todo a los marineros.
  4. Este tipo de artefactos antiguos los cuales podrían ser considerados como las primeras brújulas, eran realizados de diferente manera, es decir, existían varios tipos de brújulas. Un tipo de brújula que podemos destacar, se trataba de una pequeña pajilla de madera la cual estaba rellena con una aguja de magnetita. Esta pajilla se sometía posteriormente en un pequeño plato con agua de manera que al flotar la aguja hacía que la pajilla se moviera sola apuntando en dirección al norte. Por desgracia este tipo de brújula podía fallar cuando las mareas eran muy fuertes.
  5. Existía a otro artefacto que es un poco más similar al tipo de brújula que conocemos hoy en día, era una cuchara de magnetita la cual se ponía en el centro de una superficie creada a base de bronce pulido. La cucharilla siempre se movía a la misma dirección, que es el norte, por lo cual servía como referencia para orientarse del lugar en donde se estaba.
  6. El uso de la brújula se fue perfeccionando y expandiendo dentro y fuera de Asia, pero no fue sino hasta el año de 1180 cuando Alexander Neckam, un filósofo y erudito inglés habló por primera vez de la utilidad de la brújula en Europa. En este caso mejor dicho, habló de la utilidad del magnetismo como medio para poder orientar a las personas hacia una dirección determinada.
  7. En 1250 los marineros del mediterráneo crearon una aguja magnetizada, la cual se puso sobre una superficie con señalamientos que servían para orientar los grados y lugares permitiendo que fuera más fácil orientarse. Así surgió la brújula que conocemos actualmente.

Consejos

  • Durante mucho tiempo fue desconocido el motivo por el cual la brújula siempre apuntaba hacia el norte, incluso se generaron muchos mitos como la idea de que existía una cantidad muy concentrada de magnetita en el norte del mundo. Estos mitos continuaron hasta que William Gilbert, un filósofo y médico de origen inglés y uno de los principales pioneros en el estudio científico del magnetismo demostró cómo una aguja metálica adopta una postura recta mientras más se aproxima al centro de una bola de magnetita. Esto le hizo pensar que el planeta tierra es como un gran imán.
¿Te ha gustado?
9 usuarios han opinado y a un 66,67% le ha gustado.