Saber escribir correctamente en español es fundamental si nuestro propósito es ganar dinero escribiendo. Para ello, es necesario llevar a cabo una correcta formación y, por tanto, conocer las reglas gramaticales para poder aplicarlas correctamente. Obviamente, la calidad de una redacción no se basa solamente en no cometer errores gramaticales. Es importante que no te equivoques cuando escribas, pero también que aportes un valor al contenido para el lector. Esto significa dar riqueza léxica, un vocabulario que impresione a la persona que nos está leyendo y no simplemente limitarnos a no equivocarnos sin mostrar un nivel complejo donde podamos ver el dominio del idioma desde todas las vertientes. En este sentido, si no conoces las reglas gramaticales principales no te preocupes porque aprenderás lo fundamental para escribir correctamente en español.

¿Qué son las reglas gramaticales?

Las reglas gramaticales, en líneas generales, son el conjunto de normas que utiliza cualquier idioma para marcar la pauta a seguir para que el mensaje que se emita sea entendido por el receptor. La comunicación se basa en la comprensión y, por tanto, si no existieran una serie de patrones que marcaran una línea a seguir sería imposible que se pudiera establecer una comunicación fluida y correcta entre las dos partes. En algunos casos, se utilizan palabras propias del latín, mientras que en otras se usan criterios aleatorios que se conocen como artefactos. Por ejemplo, ¿porqué una silla se llama silla y no mesa? Básicamente, porque se ha seguido un criterio arbitrario a través de un acuerdo entre las diferentes partes que crearon la lengua.

Si tu objetivo es llegar a ganar dinero trabajando desde casa con un blog, te señalamos aquellas múltiples reglas gramaticales que son fundamentales para tener éxito y evitar que tus lectores puedan encontrar lectores que les ahuyenten de tus contenidos. Desde un punto de vista gramatical y léxico, la RAE ya acepta Internet desde un punto de vista femenino. Desde este caso, leer «la Internet» puede resultar chocante pero es absolutamente correcto. Además, múltiples términos que eran considerados extranjerismos especialmente provenientes de la lengua británica. El ejemplo más claro lo tenemos en el marketing. Actualmente, muchos sitios optan por ofrecer contenidos relacionados con el marketing, o mejor dicho en español, márquetin. Los correctores aún consideran estos términos como incorrectos. Por ello, si escribes con WordPress no te extrañe verlo subrayado en rojo. Pero, tranquilo, es totalmente correcto.

Dejando a un lado a estas particularidades, vamos con algunas reglas gramaticales que son fundamentales de conocer para ganar dinero con un blog. Para empezar, recuerda que los cargos honoríficos no van en mayúsculas. Es muy frecuente observar Sr. Presidente o Sr. Ministro. Dichos cargos, o cualquier otro, irán siempre en minúscula. Las diferencias de significado a nivel gramatical también es importante, cuando aplicamos la regla del acento diacrítico. Esto hace que dos palabras que suenan igual pero tienen un significado diferente se puedan distinguir. Aún y aun es el caso más frecuente. Cuando se acentúa nos referimos a algo que todavía no se ha llevado a cabo, especialmente aquellas acciones futuras. En cambio aun se refiere a un punto de inclusión, es decir, que está incluido en un grupo.

Algunos errores al escribir un blog

Siguiendo con los cargos de personas, como hemos dicho anteriormente especialmente aquellos que sean de prestigio, los días de la semana así como los meses del año también se escriben en minúscula. Es lunes y no Lunes y es enero y no Enero. Son detalles pero que pueden restar puntos a la calidad de nuestros contenidos y comprometer el éxito de nuestro blog. Otro de los errores más frecuentes en cuanto a reglas gramaticales está relacionado con los signos de puntuación. Recuerda que la coma se usa cuando realizamos una enumeración o queremos mostrar una pequeña pausa en la lectura. El punto y seguido separa oraciones, mientras que el punto y aparte lo hace con diferentes ideas y párrafos. Al final de cada signo de puntuación se reanuda con mayúscula. Lo mismo pasa con los signos de exclamación, interrogación y puntos suspensivos. Sin embargo, recuerda que después de una exclamación o interrogación no llevan ningún tipo de punto justo después. En cambio, sí que está permitido el uso de puntos suspensivos, alguna coma o incluso el punto y coma.

Los monosílabos en castellano nunca se acentúan, salvo los que sean para aplicar la función del acento diacrítico, como por ejemplo sí que ejerce una función afirmativa, y si que aplica un sentido más condicional a la oración. Además, también debemos estar muy atentos a la diferenciación entre un determinante y un pronombre. Los primeros siempre irán acompañados de un nombre, mientras que los segundos realizan una función de sustitución. Por otro lado, nunca olvides aquellas conjunciones y preposiciones que juegan un papel interrogativo o exclamativo van a llevar a acento. Por ello, es importante estar atentos. Que y qué significan lo mismo, pero se escriben diferentes si van entre signos de exclamación o interrogación de cuando no lo van. Lo mismo pasa con los cómo y como. Uno es interrogativo, mientras que el otro es interrogativo. Como este podemos señalar numerosos ejemplos más. Algunas expresiones también se suelen ser incorrectas. ¿Has escuchado detrás mío o lo has dicho? Pues que sepas que estabas equivocado. No es así, sino detrás de mí. Finalmente, para poner un ejemplo más en esta primera parte, los números que queremos expresar como parte de un porcentaje se escriben separados del signo, aunque muchos lo escriban juntos.

Beneficios de conocer las reglas gramaticales

Con todo, conocer las reglas gramaticales comportan numerosos beneficios para todos aquellos que emplean tiempo en descifrar y aprender sus complejas normativas y dominar el idioma. Los más destacados son:

  • Conocer el idioma. Obviamente, las reglas gramaticales son un parte realmente importante de una lengua de un idioma. Si no seguimos dichas normativas no podremos expresarnos correctamente y esto frenará nuestra evolución hacia conseguir dominarlo correctamente.
  • Poder comunicarse correctamente. La comunicación es cosa de más de una persona. Si alguna de las partes falla, no habrá un mensaje que llegue correctamente a un receptor. Las barreras del idioma y las reglas gramaticales son un serio problema que debemos
  • Entender los mensajes. La comprensión de todo aquello que nos dicen puede acabar convirtiéndose en un verdadero problema. Por ello, el respeto a las reglas gramaticales se antoja como algo fundamental. Como hemos visto antes, podemos encontrarnos con numerosas dificultades de tipo léxico.
  • Aspiraciones profesionales. Los idiomas son un requisito indispensable para ciertos cargos. De hecho, actualmente en España, además de dominar el castellano también es indispensable aportar una lengua internacional especialmente el inglés. Por tanto, si somos españoles debemos entender estas reglas gramaticales y saber aplicarlas correctamente para determinados puestos.

Algunos gremios como los medios de comunicación y determinados puestos en empresas requisan de una correcta redacción del castellano. Por ello, realizaremos una revisión de aquellos errores más frecuentes que se cometen entre los españoles. No olvides también que los diferentes dialectos pueden llegar a confundir. Además del catalán que tiene una relación directa con el castellano, determinadas palabras y expresiones son diferentes en Latinoamérica, lo que también puede llevar a determinadas confusiones y a cometer algunos errores que son perfectamente evitables.

Cómo aprender las reglas gramaticales

Aprender las reglas gramaticales requiere dedicación y constancia, independientemente de la lengua ya sea el español o cualquier otro tipo de idioma internacional. A continuación, queremos recordar aquellas reglas gramaticales donde las personas que solemos comunicarnos en castellano tendemos a realizar un mayor número de errores. A la hora de nombrar organismos importantes, solemos abreviarlos por comodidad, y a la vez porque queremos ofrecer una mayor rapidez en nuestra comunicación. Por ello, Unión Europea le llamamos UE, mientras que a Boletín Oficial del Estado le nombramos BOE. En estos casos, el plural de estas palabras es totalmente incorrrecto. Sin embargo, en múltiples ocasiones, lo cotidiano acaba provocando la aparición de nuevas palabras. UFO ya no se suele decir sino que lo nombramos ovni y, en ese caso, el plural se puede usar perfectamente.

Cuando estamos en situaciones sociales, solemos utilizar el plural. El problema es que normalmente nos solemos anteponer al resto, y esto en castellano no es gramaticalmente incorrecto pero sí que por cortesía la RAE recomienda que nos nombremos los últimos. En ese caso, no diríamos «yo y mi hermana», sino «mi hermana y yo». Asimismo, las oraciones subordinadas del tipo copulativo también suelen provocar numerosas confusiones entre los hispanohablantes. Inicialmente, era totalmente incorrecto pero finalmente se ha dicho tanto en la región de América Latina que se ha acabado aceptando. Todos los que en situaciones donde se posible que se sustituyan por «por lo que» son totalmente aceptados. Un ejemplo sería «Es por eso que no he podido estudiar antes». Suena raro, cierto, pero es totalmente correcto. Si seguimos hablando de las conversaciones de nuestro día a día no se nos puede escapar cuando vamos de compras. ¿Has oído decir ¿qué cuesta eso? Pues el que lo ha dicho ha cometido un error gramatical. La acepción del qué indica identificación y propiedad, y cuando hablamos de magnitudes es realmente preferible el uso del cuánto.

Otro ejemplo similar: «en cuyo caso». La palabra cuyo se utiliza para indicar un cierto tipo de posesión, y no sirve para dirimir la situación de la que estamos hablando. Está realmente popularizado, aunque de momento la RAE sigue sin aceptarlo. La expresión correcta sería en tal caso. Con el tiempo, es cierto que la RAE sí ha ido aceptando otro tipo de terminología léxica como por ejemplo finde. Hemos hablado tanto de finde en lugar de fin de semana, que finalmente se ha acabado aceptando. Siguiendo con los errores frecuentes, queremos recordar la regla que los adverbios no admiten determinantes justo detrás suyo. En ese sentido, la tan extendida «delante mío» es totalmente incorrecta, sino que deberíamos decir «delante de mí». La única excepción sería con alrededor, donde «alrededor tuyo» sería correcto, ya que esta palabra puede clasificarse tanto como un adverbio como un sustantivo. En cuanto a los números, una curiosidad: como decíamos antes, la RAE ha ido aceptando palabras. Sin embargo, la cuestión: ¿veintipico o veinte y pico? En el caso del veinte, ambas son correctas. Sin embargo, a partir de treinta se recomienda más la expresión separada. Eso sí, no olvides que en Chile pico alude al órgano reproductor masculino, y puedes tener algún problema.

Las reglas gramaticales se encuentran en constante evolución, y existen muchos organismos que varían la forma en que nos comunicamos, o que por lo menos, lo llevan a discutirlo. Por ejemplo, muchos especialmente en el ámbito político o de la comunicación, decimos «a día de hoy». Esta expresión ha sido debatida en el Instituto Cervantes, al considerarse un derivado del francés. Se pueden utilizar otras fórmulas mucho más hispanas como el «hoy por hoy».

¿Te ha gustado?