Quizás has oído decir que dos personas cuando están juntas producen una reacción o que tienen química por la forma que se ven, se tocan, se hablan entre muchos otros aspectos, logrando tener una compenetración que no tienen las demás personas.

¿Qué es química? Si nos vamos al término de la ciencia, puedes encontrar que es una acción que estimula una reacción que logra descomponer los diferentes estados en que se encuentra la materia además de estudiar sus propiedades y las diferentes transformaciones a las cuales es sometida.

Por ello, si se trata de relaciones químicas podemos encontrar que son una composición que transforma dos corazones palpitantes y llenos de distintos sentimientos en uno solo, lo que les confiere la plena libertad de entregarse de inmediato con solo una mirada.

Que Necesitas

  • Gusto por la química
  • Un buen manual de química y ciencias en general.
  • Leer este post.

relaciones-quimicas-todo-lo-que-has-saber3

Instrucciones

La relación química como un análisis

Una relación química surge de tantas arbitrariedades a partir de una mirada, el roce de una mano o simplemente con un saludo generando chispas entre las dos personas que sienten el flechazo de una vez, durando poco o mucho tiempo dependiendo el carácter de las personas.

Cuando el primer encuentro genera ese fuego necesario para gustarse, existe un efecto connotado que va a sentirse en el ambiente donde las personas que sienten esta reacción se encuentran, manteniendo una tensión extrema porque normalmente se espera un rápido acto de unión.

Más sobre las relaciones químicas

Un atracción física o química ¿Cuál de las dos?

Decir atracción física igual a química es una falacia, ya que por los ojos entra muchas cosas que muchas veces hace que cometamos errores y nos equivoquemos en cualquier momento, sin llegar a pensar en las consecuencias que esto nos puede traer.

La atracción física ocurre dentro del plan netamente de la parte externa de una persona, vista desde el punto de vista de la otra persona, generalmente suele ser una atracción momentánea, hasta que se conocen los distintos caracteres y entran en conflictos los dos.

La atracción química se siente a leguas, dándose entre dos personas desde el interior mismo de cada una, resultando en casi el olvido total de todas las personas que se encuentren dentro de un mismo salón, en este tipo de atracción funcionan los cinco sentidos del individuo.

Formas en las cuales se usan los cinco sentidos

  1. Vista: sólo hay ojos para esa persona que se busca con la mirada desde cualquier parte de donde se encuentre.
  2. Olfato: el perfume de la persona entra por las fosas nasales y se aloja en el cerebro, siendo capaz de reconocerlo a distancia.
  3. Tacto: solo se quiere tocar a la persona objeto de atracción química.
  4. Gusto: en el cerero de la persona surge un choque eléctrico que pretende responder a estímulos que indiquen el desear saborear cada parte de la persona objeto del deseo intenso.
  5. Oído: a pesar de estar en un salón grande con muchas personas, solo se puede escuchar la voz de la otra persona identificándola del resto.

Dos personas un mismo sentimiento

En una relación química, el afecto y simpatía se da entre dos personas llegando a un aspecto íntimo que aparta del resto a la elegida, sin ninguna explicación, generando que exista un felicidad duradera además del sentimiento de amor que existe entre los dos.

Es más que pura física, se trata de sentimientos y de chispa revoloteando que van a dar como resultado una composición completa sobre quienes sienten ese tipo de simpatía mutua, tomando en consideración que se trata de algo muy dentro que se exterioriza con profundidad.

Tratar de poner en palabras una relación química es un tanto difícil, porque se trata de exteriorizar algo que solo se siente dentro de la persona, y que generalmente es distinto entre una y otra, porque muchas veces la atracción mutua puede verse incluso como amor verdadero.

Las relaciones químicas una fuerza poderosa

Las relaciones químicas son una seguridad para quienes llegan a sentirla de manera intensa, teniendo como característica principal el estar haciendo cualquier actividad pensando siempre en la otra persona, sin sacarla del pensamiento.

Es querer estar en el mismo tiempo y espacio que la otra persona, e invadir su privacidad manteniendo una unión que no puede ser desatada por nadie, a pesar de presentar diverso conflictos y obstáculos se presenta como una fuerza poderosa e imbatible.

Se piensa a la persona, se siente, se transmite un mensaje telepático, que conecta las dos mentes y la hacen una sola, tomando en consideración que el amor es la fuerza que rompe contra todo pronóstico en favor de la unión entre dos seres que son muy distintos.

Sensaciones que se producen en una relación química

  1. Mariposas en el estómago.
  2. Ansiedad.
  3. Nerviosismo.
  4. Confianza y fe en la otra persona.
  5. Valentía y capacidad a afrontar los obstáculos.
  6. Fortaleza y sinceridad.
  7. Sensación de caminar por las nubes.
  8. Bienestar y a la vez tranquilidad.
  9. Paz y sosiego.
  10. Pensar en la otra persona.
  11. Alegría y placer.

La energía existente en las relaciones químicas

Ya te explicamos lo que conlleva la atracción física, además ésta no lleva a ningún lado porque al final los sentimientos no entran en juego, caso contrario de las relaciones químicas que entran a formar parte de una decisión de estar con una persona para toda la vida.

En las relaciones químicas las personas expresas sus sentimientos más internos sin miedo y nada de escondite, entregando su corazón de tal manera que lo colocan a los pies de la otra persona sin medir las consecuencias, siendo culpable de muchos corazones rotos en el mundo.

Las relaciones químicas vienen a ser la punta del iceberg de un cúmulo de entrega de la personalidad, caracteres, modo de ser y pensar, además de muchas otras emociones que van a permitir que dos seres puedan compartir la vida en muchos aspectos.

Las emociones prevalecen en una relación química

Hablar de emociones es simplemente la posibilidad de encarar lo que realmente significa una relación que es basada en la química entre dos seres que se han encontrado y tienen los mismos caracteres, ideas pensamientos forma de ser, gustos, preferencias, entre otros.

Una persona que basa su relación emocionalmente, tiene la gran posibilidad de entablar una conexión con otra y así poder expresar todo lo que tiene en el corazón, dedicándole su más sincero afecto el cual va a ser el principal protagonista de esta unión que comienza.

Las relaciones químicas que comienzan estableciendo conexiones entre las dos personas, logrará encender todas las alarmas del subconsciente para saber si esa persona cuadra en la vida del otro, por esto siempre hay que pensar con la razón y nunca con el corazón.

La responsabilidad de sentir atracción química

Las relaciones químicas comienzan en el momento menos esperado con una mirada entre dos seres que se distinguen dentro de un salón lleno de personas y quizás sin conocerse aún, produciendo una conexión de improviso que va a comenzar casi de inmediato sin que podamos reprimirla.

Se puede sentir en cualquier lugar y momento, incluso cuando se está en el gimnasio, además fortalece lazos de amor, comprensión, lealtad y cooperación, dejando entrever que se trata de una forma de manifestar sentimientos que muchas veces creemos que están ocultos.

La relación comienza por una atracción inmediata, que va a hacer que la otra persona sienta múltiples sensaciones y sentimientos a pesar de no haberla visto nunca, tomándose ese primer encuentro como una atracción directa entre personas adultas y responsables.

La liberación de sustancias atenuantes

Cuando una persona observa a otra a una distancia corta, y siete de inmediato una atracción química, el organismo reacciona de inmediato, teniendo diferentes síntomas en las partes más evidentes del cuerpo, los sentidos que son la parte externa del mismo.

Dentro del cuerpo, se libera una sustancia tanto en cualquiera de las dos partes que va a hacer que el cuerpo reaccione de una manera positiva produciendo los sentimientos que van a formar parte de quienes llegan a sentir este tipo de afecto, siendo la feromona la cual se siente por el olfato.

Al establecer esta sustancia en el ambiente donde se encuentren después de una primera vista, los sentidos se agudizan y entran a formar parte de los mecanismos que van a asegurar el interés entre ambas partes y así establecer las relaciones a largo plazo que forman las familias seguras.

Las feromonas se liberan al aire sin que nos demos cuentas, por lo que son una parte importantísima en las relaciones químicas, ya que transforman el proceso de una manera directa, haciéndolo más eficaz hacia la persona correcta de la cual nos prendamos.

El papel de las feromonas en las relaciones

Las feromonas como y hemos visto, es una sustancia que el mismo organismo produce para hacer que los sentidos entren a formar parte de todo este juego de relaciones e interacción social, pero lo que llama la atención es el proceso químico que se gesta dentro del cuerpo.

Muchos animales segregan esta sustancia y les garantiza un acto sexual donde lo que se busca es la reproducción, en las relaciones humanas, ese juego previo se realiza a través de tres sentidos, el oído, vista y olfato que son los más decisivos para emparejar a quienes lo sienten.

Es importante resaltar entonces que todo se vuelve más decisivo, fortaleciendo las acciones a tomar para que cada individuo pueda realizar de forma directa los mecanismos que le van a dar la confirmación de una relación con la persona que su cuerpo ha escogido de inmediato después de verla.

Momento en que se da la química entre las personas

La atracción química se evidencia en el mismo momento del primer encuentro a través del roce de las manos, una mirada, una palabra e incluso una interacción comunicativa, pero lo importante es que suele darse desde el inicio en la gran mayoría de individuos.

Durante todo este tiempo de cortejo se van formalizando dándose una relación seria que va a determinar si se puede lograr una estabilidad profunda, clara y sencilla que es el inicio de todo instrumento que establezca una nueva familia en la sociedad.

relaciones-quimicas-todo-lo-que-has-saber2

La química es algo voluntaria, por tanto las relaciones químicas también lo son, pero siempre y cuando se respete el espacio, la forma de ser, gustos y preferencias de la otra persona, tomando en consideración además de respetar las decisiones de la otra persona.

Consejos

La química desaparece en una relación

Si no se afianza la atracción química, las reacciones que el cuerpo, manifiesta en el proceso pueden cambiar, generando que las personas puedan cambiar de parecer proporcionando que se cansen, olvidando los momentos únicos y románticos que se pueden producir al inicio.

Para estimular la relación, es necesario tener detalles significativos con la otra persona, además de mantener una misma línea de comunicación, asumir los detalles y proporcionar una ambiente de tranquilidad, armonía, paz y comprensión todo el tiempo.

¿Te ha gustado?