Desde hace miles de años los humanos han usado las matemáticas para las actividades más cotidianas de la vida, desde contar una manzana, hasta las distancias. Hay que tener en cuenta que en la vida todo está hecho por proporciones, y las matemáticas son las encargadas de ello, de ahí la importancia de los números.

Si hay algo que se ha dicho siempre es que da igual en el país en el que estés porque siempre entenderás los números ya que son un idioma universal. Puede que no entiendas la letra, pero la grafía de los números es igual en España, en China o en Londres, por poner varios ejemplos. Por lo que siempre ha sido muy importante saber cómo se escriben los números con letras y cómo se escriben los números con grafía numérica.

Además, también hay que tener en cuenta que los números pueden ser de varias formas. O bien naturales, es decir sin decimales, como puede ser el número de habitantes de una ciudad; decimales, como puede ser la distancia entre dos puntos; o también pueden ser romanos, que en este caso sí que se escriben diferente, ya que es otro sistema.

Números naturales

Los números naturales son aquellos que sirven para contar objetos o cantidades enteras, es decir, sin partir una de ellas. El número de botellas que hay en una mesa es un número natural, diferente de la cantidad de agua que hay en ellas. Los números naturales son contables y ayudan a que sumemos, restemos o juguemos con las cantidades de una manera sencilla.

Número decimales

Los números decimales son aquellos que no son enteros, es decir, que no tienen cantidades completas. La cantidad de litros que hay en tantas botellas puede dar como resultado un número decimal, sin embargo el número de botellas, no. Los números decimales se caracterizan porque tienen una coma y detrás de esa coma, es decir, a la derecha de la misma, continúan otros números y esos son los decimales.

Números romanos

Los números romanos es un sistema de numeración que, como su propio nombre indica, usaban los romanos y consiste en usar letras, en mayúscula, para escribir los números. Su característica es que para formar el número final había que ir sumando cada uno de los números desde la izquierda, dado que poner un número delante o detrás de otro significa que restas o sumas, de ahí que se empiece por la izquierda. Para poner el uno, se usa una I y puedes poner como máximo tres seguidas, ya que para nombrar al cinco esta la V y al cuatro se llega restándole un número al cinco, es decir, en lugar de poner el I detrás se pone delante: IV. Y así con la X hacías el diez, con la L cincuenta, por lo que cuarenta es XL o lo que es lo mismo, a cincuenta que es la L, restarle los diez que es la X. Para el cien estaba la C, para el quinientos la D y para mil la M. Y con estas pocas letras en el sistema romano se podían escribir todos los números que fuesen naturales o enteros. Teniendo siempre en cuenta que se empieza por la izquierda y que dependiendo de si los números van a la izquierda o derecha de otros sirven para sumar o restar, por lo que el número 1243 sería MCCXLIII (la M de mil; las dos C para sumar los doscientos; para hacer cuarenta tenemos que poner cincuenta menos diez, por lo que es XL; y para hacer el tres, tres III seguidas).
Cómo se escriben los números

El mayor problema que existe a la hora de escribir los números reside en la separación de los mismos a la hora de ir sumando unidades, decenas, centenas y así sucesivamente. Esto lo que quiere decir es que cuando solamente hay una unidad, del 0 al 9 no hay ningún problema, cuando ya hay decenas, es decir del 10 al 99 empiezan las complicaciones y luego a partir del 100 todo es seguir las primeras pautas pero sabiendo que estamos en la centenas, de cien, y no en las decenas, de diez, que esto hace referencia a la cantidad de números que tiene.

Es muy importante saber escribir los números con letras, porque en muchos ejercicios escolares hay que saber si te dan una cantidad escrita con grafía numérica, cómo se traduce a letras. Lo sencillo del español es que todos los números se escriben tan cual se pronuncian, de distinto modo que ocurre en otros idiomas como el inglés en el que ves escrito el 1 pero dices ‘one’.

Si empezamos desde el principio estaría el 0 y si lo pronunciamos en castellano solamente tendremos que escribir las cuatro letras que pronunciamos, es decir, cero. Con el 1 sería uno; con los 2, dos; y así hasta el 9 que sería nueve. A partir de aquí se acaban las unidades y comienzan las decenas que no es otra cosa que la unión de cifras más altas de unidades. El 10 no sería uno cero, como podría pensarse, porque no es una suma con el símbolo +, sino que ambos número se han unido, así que después del nueve, va el diez. Con el 11 pasaría lo mismo, no es uno uno, sino once. Otra forma de pensar que se pueden escribir sería decir, si 10 es una decena, sería diecicero, dieciuno, diecidos…y así sucesivamente, pero esa manera de escribir los números es errónea.Cómo se escriben los números

Cuando pasamos a los 20 y tantos llega otro problema y es que muchas personas entre una cifra y otra quieren ponerlo un nexo, es decir, la y, pero esto no es así. Si vemos escrito el número 23, no es un dos tres, ni un veinte y tres, no. Sería veintitrés todo junto porque no estamos separándolo según unidades (que sería el tres) y decenas (que sería el veinte). Con los 30 (treinta), 40 (cuarenta), 50 (cincuenta) y así sucesivamente.

Cuando pasamos del veintinueve (29) sí que comienzan los nexos para los siguientes números. Esto quiere decir que si el 30 se escribe treinta, el 33 será la suma de treinta y de tres, por lo que es treinta y tres, en este caso sí que se usa el nexo. Pero esta regla nunca sirve para los 20-29.

Sabiendo esto, para el 40, 50, 60, 70, 80 y 90 ocurre lo mismo que con el 30. Teniendo en cuenta que ya sabemos cómo se escriben del 0 al 9 y que 30 es treinta, 40 es cuarenta, 50 en cincuenta, 60 es sesenta, 70 es setenta, 80 es ochenta y 90 es noventa, tenemos todo listo, solo hay que sumar. Si ponemos como ejemplo el 88, sabemos que la decena es 80 y hemos dicho que se escribe ochenta, y que la unidad es 8 que hemos aprendido que es ocho, por lo que si unimos mediante un nexo tenemos que 88 se escribe ochenta y ocho. Con otro ejemplo demostramos que es una regla universal, si tenemos el 53, sabemos que la decena es 50 que es cincuenta y que la unidad es 3 que es tres, ponemos el nexo y sabemos que 53 se escribe cincuenta y tres.

Solamente hay que aprenderse cómo se escriben los números del 0 al 9 y cómo se escriben las decenas del 10 al 90. Sabiendo eso tenemos todo hecho.

Si pasamos al nivel de las centenas, es decir de 100, tenemos que aprender una cosa nueva y es cómo se escribe el número 100 y como es una centena, lo dejamos en cien. Del 101 al 109 es igual que del 0 al 9, sabemos que 100 es cien y que 8 es ocho y que hasta que no pase de 30 no hay que usar el nexo, así que 108 sería ciento ocho, eso sí, separando las palabras.

Si cogemos un número entre 100 y 999, es decir, de tres cifras, pasará siempre lo mismo usando el patrón aprendido. Habría que conocer solo una cosa más, y es que cuenta son centenas, siempre irá la palabra ‘cientos’ acompañado por delante del número de veces que se repita ese ciento. Por ejemplo, si es 400, ¿cuántas veces repetimos el cien?, 4, por lo que es cuatrocientos. Y si fuese 401, ahí ya sí que tenemos que separar la cifra y sería cuatrocientos uno. Si tenemos el 500 no sería cincocientos como deduciríamos si seguimos el patrón, sino que sería quinientos, este es el único cambio, por el resto sigue igual. Por lo que si vemos que es el 567 sería quinientos (500), sesenta (60) y siete (7): quinientos sesenta y siete.

Si pasamos al millar, es decir 1.000, hay que saber un detalle más y es que en lugar de ser cientos son ‘miles’ así que siempre habrá detrás del número de veces que se repite un ‘mil’. Lo que quiere decir que 4.000 es cuatro mil, y aquí con el 5.000 sí que sería cinco mil. A raíz de esto, solo hay que seguir las reglas que sabemos del 0-9 del 10 al 99 y del 100 al 999. Por lo que si tenemos el número 6.892 tendríamos que pensar que el millar es de seis (6) por lo que es seis mil; que la centena es de 800 por lo que es ocho cientos; que la decena es 90 que es noventa; y que la unidad es un 2 que es dos, por lo que si lo unimos todo el resultado sería seis mil ochocientos noventa y dos.

Lo difícil es hacer los primeros traspasos de grafía numérica a escritos, pero a partir de los primeros números todo es mucho más sencillo. Cuando más grande sea la cifra de la izquierda hay que ir sumando las reglas que hemos aprendido desde el cero, pero por lo demás es todo muy sencillo.

Para facilitarte las cosas, lo que podrías hacer es escribir en una hoja las reglas básicas, es decir, cómo se escriben del 0-9, cómo se dicen el 10, el 20…y luego lo mismo con el 100, 200… y así solamente tendrás que mirar si es unidad solo, o hay decenas y centenas y saber qué mirar en el papel que te escribas.

Al principio puede que te cueste un poco, pero con algo de práctica te darás cuenta de que es muy sencillo, puede que te líes con el cinco, porque hay veces que cambia ya que no es regular a la hora de escribirse porque a veces es quinientos y no cinco cientos, y tener en cuenta cuándo se usa el nexo y cuando se escriben juntos y separados, pero son unas reglas muy básicas que con un par de ejemplos que sigas notarás que es mucho más sencillo de lo que pensaste en un inicio y si tienes dudas, puedes preguntarle a alguien y poco a poco te irás soltando para saber cómo se escriben los números.

¿Te ha gustado?
3 usuarios han opinado y a un 100,00% le ha gustado.