¿Sabías que la mayor parte de los dolores de espalda son provocados por culpa de una mala postura al sentarse? Pues, efectivamente, así es. De hecho, según la Organización Mundial de la Salud (OMS), más del 40 % de los trabajadores que permanecen sentados en sus puestos de trabajo alrededor de 8 horas al día, tienen más problemas de espalda y de salud que el resto de las personas.

¿Es fácil aprender cómo sentarse?

Existen muchos libros que hablan de una correcta posición a la hora de sentarse. Aunque realmente sentarse con corrección puede ayudarnos, y mucho, a mejorar la salud de nuestra espalda y acabar con los dolores que tenemos en ella, es muy importante que no olvidemos realizar algún tipo de ejercicio todos los días para mantenernos activos y mejorar nuestra salud en general. Intenta adecuar tu agenda para que por lo menos puedas dedicar una hora al día la a realizar algún tipo de actividad física, ya sea caminar, salir a correr, nadar, montar en bicicleta, hacer Pilates o cualquier otro tipo de entrenamiento con el que te sientas cómodo y a gusto.

Si buscas más información para sentarte al volante aquí la puedes encontrar: Cómo Sentarse al Volante

La natación es considerada uno de los deportes más adecuados para aquellas personas que padecen de dolores de espalda. No obstante, si se trata de un deporte que no dominas, que no te gusta, o que te provoca miedo, es una tontería que pierdas el tiempo en realizarlo. Según Francisco Kóvacs, uno de los máximos especialistas en la lucha contra los dolores de espalda y cuello, es más efectivo realizar cualquier deporte con el que no sintamos cómodos y vayamos a hacer con asiduidad, que intentar practicar otro tipo de entrenamiento que no nos guste pues lo más lógico es que terminemos por abandonarlo cuando pase algo de tiempo.

Teniendo en cuenta estas variables, y dando por hecho que lo que mejor va a sentarle a nuestra espalda es practicar algún tipo de ejercicio, no está de más que conozcamos algunos turcos para saber cómo sentarnos correctamente y mejorar así nuestra posición habitual en el trabajo o en casa. No te obsesiones con alcanzar la postura correcta, es importante pero no va a curarnos de un día para otro ni a mejorar la salud de nuestra espalda como por arte de magia. Veamos poco a poco qué hemos de aprender para saber cómo sentarse con corrección. ¡Comencemos!cómo sentarse bien

¿Que necesitas para sentarte?

Para saber cómo sentarse vamos a necesitar

  • Leer el siguiente post
  • Prestar atención a los consejos que te ofrecemos desde doncomos
  • No te cortes y compara información con manuales técnicos.
  • No te obsesiones con la postura y si tienes frecuentes dolores de espalda y cuello, acude a tu médico de cabecera y realiza ejercicio para mejorar

Instrucciones para sentarte

Paso a paso para saber cómo sentarse

  1. Hazte con una silla cómoda y ergonómica. Parece una obviedad, pero el primer paso para saber cómo sentarse es contar con una silla adecuada y cómoda que nos permita pasar largas horas en ella sin obligarnos a adoptar posturas imposibles o que terminarán por provocarnos dolores de espalda y cuello. Existen muchos tipos de silla diferentes y no todas las personas estamos cómodas con los mismos modelos. Hay gente que trabaja mucho mejor y mantiene una postura correcta sentados sobre un balón de Pilates, otros que utilizan unos modelos de silla muy modernos, como son las sillas de sesión activa, donde te apoyas sobre las piernas y rodillas en vez de sobre el trasero, algunos prefieren trabajar de pie y otros se decantan por las sillas de oficina con ruedas para permitir el desplazamiento por el espacio de trabajo de forma más natural y sin forzar. Dentro de las sillas de trabajo normales, que se regulan tanto en altura como en la espalda, existen modelos con reposabrazos y sin ellos. A mí, personalmente, me resulta mucho más cómodo no tener un modelo de reposabrazos porque utilizo la misma mesa para reposarlos. Otras personas, en cambio, prefieren los modelos con el reposabrazos porque no tienen la opción de colocar los brazos en otro lugar.sillas de oficina
  2. Si te decantas por una silla de oficina, que es lo que solemos tener todos en nuestros puestos de trabajo o zonas de estudio, coloca las caderas lo más al fondo posible de la misma. Una vez tengas la cadera lo más dentro posible, es decir, que tu trasero reposará en el centro de la silla y tu coxis se apoyará sobre el respaldo, es el momento de adecuar el resto de componentes móviles de tu silla. Si te decantas por el uso de una silla con espalda dura y recta, es mejor que coloques tu parte trasera en el borde de la silla y pongas los hombros y la espalda los más rectos posible. En todos los casos intenta mantener los pies planos sobre el suelo.
  3. Coloca los hombros hacia atrás, de esta forma lograrás tener la espalda derecha. Todas las personas tienden a encorvarse tanto cuando caminan como cuando se sientan. Si intentas mantener los hombres rectos lograrás una mejor postura y un alivio considerable en toda tu espalda. Aplícalo mientras trabajas y notarás muy pronto cómo mejora tu posición.
  4. Ajusta la parte trasera de tu silla para que componga un ángulo entre los 100 y 110º. Nunca debes de tener una silla ergonómica completamente recta, siempre ha de estar ligeramente inclinada, pues resulta más cómodo para tu espalda ya que se trata de una postura mucho más natural. Recuerda también que tanto la parte superior como posterior de tu espalda ha de tener soporte si estás sentado sobre una silla normal. No es el caso, por supuesto, de las sillas de sesión activa, cuyo principio es completamente diferente al del resto.
  5. Nivela tus hombres y muñecas con la altura del teclado. Ya sea ajustando el apoyabrazos o, como es mi caso, apoyándote directamente sobre la mesa en la que descansa tu teclado. El ángulo en este caso ha de ser recto para evitar posturas incorrectas y que te generen dolor de espalda.
  6. Coloca el teclado y el monitor de forma adecuada. El teclado debe de estar a la altura correcta. Esta altura es aquella que permite que tus hombros se encuentren en una posición relajada y no estén tirantes. Intenta que se encuentra a una distancia prudente que no te obligue a desplazarte sobre la mesa o la bandeja de teclado de forma incorrecta. Respecto a la altura del monitor, éste ha de estar colocado de tal manera que nos permita que el cuello adquiera una postura relajada y natural, si necesidad de girar la cabeza hacia arriba o hacia abajo. Lo ideal es que tu monitor se encuentre entre 5 o 7 cm sobre el nivel de tu vista.
  7. Utiliza un ratón ergonómico. A mí, personalmente, no me resulta nada cómodo, pero otros compañeros de trabajo que he tenido a lo largo de mi carrera profesional han preferido tenerlo para mejorar el movimiento de su muñeca. De hecho, más de un compañero ha evitado una tendinitis gracias a este tipo de ratones. Estos ratones te ayudan a que tu muñeca permanezca paralela a tu cuerpo y se encuentre en un estado de descanso completamente natural. Si tu muñeca se encuentra paralela al suelo puede terminar por provocar el síndrome del túnel carpiano.ratón ergonómico

Consejos para sentarte

Un último consejo sobre cómo sentarse correctamente

No olvides descansar de vez en cuando. Levántate de tu puesto de trabajo, camina ligeramente, estira las piernas y haz estiramientos de tronco. De esta manera conseguirás mejorar tu postura y evitar que la espalda se sobrecargue en aquellos puntos donde siempre suele dolerte.

¿Te ha gustado?
3 usuarios han opinado y a un 100,00% le ha gustado.